Posts tagged sueños

BAL (miel)

Bal (Honey)

Magnífica película, la vi en los Cines Golem, el domingo 30 de enero de 2011, junto a un amigo, un hombre “sonriente”.

Es un poema visual, sin violencia, sin gritos, sin aspavientos, sin sangre, sin estridencias, sin efectos especiales, ¡sin música!

Lo primero que se me vino a la cabeza al salir de la sala fue: “Todo lo opuesto a la Balada triste de trompeta

Extrema delicadeza. Fotografía impresionante. Interpretación de los actores impecable, contenida, emotiva, humanista. Poéticos sonidos de la naturaleza. Sueños, deseos y mucha ternura.

Advierto que puede resultar demasiado lenta. Pero también exaltadoramente humanista.

Dirección y guión de: Semih Kaplanoglu.

Semih Kaplanoglu

Fotografía: Baris Ozbicer.

Festival de Berlín: Oso de Oro mejor película.

Pre-seleccionada por Turquía como “Mejor película de habla no inglesa” para los Óscar.

Premios del Cine Europeo: Nominada mejor película, director y fotografía.

Leave a comment »

SABOR A CANELA

“El sabor de la canela le hacía sentir el amor” (Capítulo 75)

El 23 de  abril, mientras yo celebraba en secreto mi aniversario de pareja de hecho, en el colegio celebramos el Día del Libro. Entre las actividades programadas, estaba el juego del “Amigo Invisible”, para regalarnos un libro entre los maestros y maestras del colegio.

Mi amigo o amiga invisible me regaló “SABOR A CANELA” de José Carlos Carmona. Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »

CAPÍTULO IX: FILIPPO BRUNO

LOS CAMINOS DEL HOMBRE DE AZOGUE

CAPÍTULO IX: FILIPPO BRUNO

El Hombre llamado Jardín había leído en la biblioteca de Alejandría dos libros de Frances A.Yates (*), una de las más reputadas estudiosas del Renacimiento.

Ambos trataban de Filippo Bruno. Un tipo que al ser condenado por la Inquisición miró a la cara a sus verdugos y les espetó: “Tremate forse piu voi nel pronunciare la sentenza che io nel riceverla”. Algo así como “Temblad, temblad, malditos”. (**)

Había nacido así su conciencia política anticlerical. Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »

CAPÍTULO VIII: LA CANCIÓN DE MI ROSA

LOS CAMINOS DEL HOMBRE DE AZOGUE

CAPÍTULO VIII: LA CANCIÓN DE MI ROSA

Durmieron junto a Juan, el desertor, en su cueva. Era una cueva cálida llena de historia, de recuerdos, de fantasías, de prestidigitación.

Como una instalación del museo Vostell en Malpartida (*), cada silla, cada esquina, era un pedazo de tiempo congelado. Se sentaban sobre un mosaico y se envolvían de la violencia de las guerras púnicas, y  de elefantes cruzando los Alpes, de barcos llegando a Cartago, de hombres festejando, cantando y silbando. Y construyendo y reconstruyendo. Incluso creando. Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »