Posts tagged racionalista

Arquitectura de Santiago (nosoloconvento, nosolobarroco)

Con motivo del Centenario de Eugenio Granell, he visitado y fotografiado la ciudad, es verdad que en un primer paseo parece que todo es arquitectura religiosa (iglesias, conventos…) y que todo es barroco (catedral…). Pero si espigamos bien, entre tanto barroquismo encontramos arquitectura bastante variada:

MEDIEVAL (románico y gótico):

La iglesia que más me ha gustado ha sido la de Salomé, templo del siglo XII, cerca de la Praza do Toural, he fotografiado el pórtigo y una bóveda de crucería gótica (tres primeras fotos):

. Lee el resto de esta entrada »

Comments (1) »

Arquitectura de Lisboa, mayo 2012

Siempre me han impresionado los edificios modernistas y racionalistas en Lisboa, especialmente los de la Avenida da República, pero también los hay por otras calles y avenidas de la ciudad:

Destaco el Teatro Eden en Restauradores:

. Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »

LISBOA, puente de mayo 2012

LISBOA, puente de mayo  2012

He pasado el puente de mayo en Lisboa, vuelo en Iberia y hotel reservados a través de Atrápalo.com. Destaco en negrita lo más relevante.

Sábado 28 de abril

Primera buena sorpresa (aunque con posterior decepción): en la ventanilla del check-in me informan de que viajo en clase business. Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »

“COMPOSICIÓN EN MADERA” (1971) de AMADOR

Composición en madera 1

 “COMPOSICIÓN EN MADERA” (1971)

Obra del escultor AMADOR RODRÍGUEZ  MENÉNDEZ (1926- 2001)

He subrayado algunas notas de la biografía que he encontrado en la web “esacademic.com” relacionadas con el tiempo y la temática de ésta escultura.

 “De ascendencia y querencia asturianas, desde su infancia se formó en Asturias, en Cangas del Narcea, donde realizó estudios escolares y trabajó de aprendiz en una carpintería de carros. Desde aquella temprana vocación artesanal, hasta 1972, en que Amador Rodríguez fue reconocido internacionalmente, gracias a su aportación a la XXXVI Bienal de Venecia, discurre un tiempo de dificultades: realiza los estudios de comercio e ingresa como técnico en el Ministerio de Hacienda, en 1947, simultáneamente a un largo aprendizaje artístico (pintura y escultura en la década de 1950), que acaba hacia 1958, cuando consigue sus primeras creaciones escultóricas de interés, dentro de la figuración expresionista, pero revelando siempre un instinto espacial extraordinario.

Así, en aquellas piezas expresionistas ya se descubre el espacio como lugar en el que se desarrolla una forma tridimensional: “Grito”, “Desolación”, y también el espacio interno de la figura: “Entraña”, “Soledad”. Hacia 1960, Amador Rodríguez abandona por completo la figuración, e intenta una delimitación del espacio a través de una escultura de alambre acerado y contrapesos de guijarro, que se establece como dibujo aéreo y dinámico (serie “Tensiones”). El afán investigador de este proceso acelera su ritmo, al incorporar a sus materiales habituales -madera, hierro y mármol- plástico transparente, un medio para la revelación escultórica tangible del hueco (piezas de la serie “Móvil”), y culmina hacia 1965 en que Amador Rodríguez acepta plenamente el racionalismo, las formas geométricas puras y el espacio como realidad mensurable. Entonces, el escultor encuentra su identidad a través de dos series fundamentales de obras basadas respectivamente en el análisis de la esfera y del cubo (sin con ello minusvalorar su investigación sobre el cilindro, la pirámide o el paralelepípedo).

Con la esfera (“escultura perfecta, donde nada sobra ni nada falta”), se propuso una serie de trabajos, basados en la contracción de la esfera al disco y en la desmaterialización de ambas formas.

Pero, ha sido en sus piezas basadas en la sección y despiece del cubo, y en la conjugación de las formas resultantes, donde Amador Rodríguez ha compuesto su escultura más personal, apoyada en el equilibrio del volumen virtual y de las formas reales con los espacios interno y circundante. Estas construcciones en alabastro (“Rotura de un cubo”) y hierro (“Incorporación de un cubo”, “Cubo rampante”, “Doble cubo vertical”), en las que, en ocasiones, su creador permite la manipulación compositiva del espectador, cuentan entre nuestra escultura más racionalista y analítica, ejemplo de cómo el volumen sensibilizado en el espacio constituye la esencia escultórica. Sigue, naturalmente, en marcha este proceso artístico, de acento arquitectónico y monumental, de cumplida perfección técnica, que asombra por su peso y por su capacidad combinatoria, y que, como declara su protagonista, desea “destacar la significación del objeto”, lo que supone trascender la percepción sensible para alcanzar el conocimiento de las estructuras primeras.

Su obra está representada en el Museo Español de Arte Contemporáneo de Madrid; en el Museo de Arte Moderno de Barcelona; Museo Middelhim de Amberes; Museo de Bellas Artes de Bilbao; Museo de Arte Moderno de Sevilla; Museo de Toro en Soria; Museo-Palacio Elsedo de Santander; Museo de Villafamés; Museo de Salamanca; Museo de San Telmo, en San Sebastián; Museo de Ostende; Museo de Arte Contemporáneo de Elche; Museo de Lanzarote; Museo de Arte Contemporáneo de Finlandia; Museo Jovellanos, de Gijón; Museo de Bellas Artes de Oviedo; Biblioteca Nacional de Madrid, etc”.

http://www.esacademic.com/dic.nsf/eswiki/73396

Más información en:

http://www.esculturaurbana.com/paginas/ama.htm

Composición en madera 2

Composición en madera 3

Composición en madera 4

Composición en madera 5

Comments (1) »