Posts tagged azogue

CAPÍTULO X: INFANCIA ADOLESCENCIA JUVENTUD

LOS CAMINOS DEL HOMBRE DE AZOGUE

CAPÍTULO X: INFANCIA ADOLESCENCIA JUVENTUD (*)

El Hombre de Azogue iba vestido con un traje gris perla, camisa blanca y corbata roja, le gustaba vestir de traje en las ocasiones más cotidianas. Para comprar el pan, para echar una carta al buzón, para arrancar los carteles que los acólitos de Franco habían pegado en las paredes para conmemorar los 25 años de pax, o simplemente para darse un paseo por el parque.

El Hombre llamado Jardín iba vestido con suaves pieles de frutas, hojas tiernas de hortalizas, cálidos pétalos de flores silvestres, y espinosas espigas, su cuerpo era un mosaico archimboldiano (**). Barba de lunas o de mariposas como un poema de Whitman (***). Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »

CAPÍTULO III: MI NOMBRE ES JARDÍN

LOS CAMINOS DEL HOMBRE DE AZOGUE

CAPÍTULO III: MI NOMBRE ES JARDÍN

Aquella mañana de octubre, tras el sueño, el hombre de azogue caminaba con cierto desasosiego. Sentía que algo extraño estaba ocurriéndole.

Cada paso que daba era como si alguien diese otro paralelo a su lado. A cada parada que hacía le parecía que alguien se detenía junto a él.

Se sentía acompañado. Esta sensación le daba seguridad, tranquilidad por un lado, pero le estremecía por otro. Porque no sabía quien estaba con él, por qué razón estaba con él, desde cuando estaba con él, hasta cuando estaría con él. Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »

CAPÍTULO II, UN SUEÑO

LOS CAMINOS DEL HOMBRE DE AZOGUE

CAPÍTULO II, UN SUEÑO

Algunas noches, las más, sufría de insomnio, y entretenía el tiempo de oscuridad en intentar olvidar lo vivido.

Esa noche, tras el hallazgo y ocultamiento de la herradura, tuvo un sueño. No era la primera vez que soñaba. Aunque a decir verdad, sí podría haber sido su primer sueño. O su último sueño. Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »

CAPÍTULO I: LA HERRADURA

LOS CAMINOS DEL HOMBRE DE AZOGUE

CAPÍTULO I: LA HERRADURA

La llegada del otoño dibujaba silencios en los caminos de azogue, cada vez más profundos y sudorosos, cada vez más sangrantes y seductores. Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »