MI QUERIDA COFRADÍA

El sábado 5 de mayo estuvimos en los cines Princesa viendo esta película dirigida por Marta Díaz

Y protagonizada por Gloria Muñoz

La tesis de la película parece ser que que consiste en reivindicar el feminismo dentro de las instituciones de las cofradías de semana santa.

Personalmente nunca he entendido el papel de las mujeres en un contexto tan patriarcal y tan machista como es el de las religiones en general y el de las cofradías en particular. Que una mujer  reivindique que hay que ir a misa, recriminándole incluso a su oponente al cargo que a él no se le ve casi nunca por la iglesia, que presuma de haberle dedicado la vida a la cofradía y después nos venga con que hay que llevar las faldas más cortas e ir maquilladas, para mí no es feminismo. Nunca he visto a feministas reivindicando  la mantilla, ni con la falda larga ni con la falda corta. Ni reivindicando que para ser más feministas tengan que ir con los labios pintados, maquilladas y con “generosos” escotes. Desde mi visión de hombre todo esto me parece más bien parte del machismo sociocultural, es a los machos a quienes les gustaría que salieran, no digo con faldas cortas, mejor solo con mantillas y bikinis de encajes.

Considero que las cofradías son instituciones decimonónicas que nada tiene  que ver con el feminismo y los movimientos sociales del siglo XX. Cuando era niño formé parte de una cofradía, me vestía de nazareno y a las mujeres se les prohibía vestirse de nazarenas. Los varones nos vestíamos en la iglesia y cuando salíamos de la iglesia a la calle, aparecían las chicas que venían de casa vestidas de nazarenas y se colaban en las filas, entre risas y expresiones de supuesta rebeldía juvenil, habían conseguido burlar la autoridad de los sacerdotes. Todo muy de finales de la dictadura y principios de la democracia. Pero ahora, cuarenta años después, todo esto me parece muy absurdo. Ahora no tiene sentido que las mujeres reivindiquen vestirse de nazarenas, ni de mantilla con labios pintados y falda corta. Ahora las feministas muestran en medio de la procesión sus pechos desnudos donde han escrito “El obispo no nos deja, comernos las almejas”, por ejemplo. Y procesionan lo que llaman “El coño insumiso”. Todo lo que no sea esto, es pura comedia.

Y la película sí funciona como pura comedia. Con una serie de gags que sacan la sonrisa, pero no demasiado hilarantes.

Tiene una serie muy completa de personajes de lo más peculiares. Algunos con connotaciones políticas como el alcalde que se pasa el día de copas con el escolta y que se queda de piedra cuando el Delegado Provincial llega a la iglesia montado en una moto, con ropa deportiva y con la mochila a la espalda, cuando él esperaba llegar un lujoso coche oficial y un señor vestido de traje y corbata.

Por cierto que al alcalde se le critica que ha erigido una escultura muy fea en el parque. Me gustaría saber si se refieren a una escultura abstracta contemporánea o a un busto decimonónico de los que también se siguen erigiendo y que curiosamente a la mayoría les suele parecer “más bonitos”. Yo prefiero las esculturas contemporáneas.

O el sacerdote corrupto que amaña las elecciones a “hermano mayor”. (Y a mí que este título me recuerda muy peligrosamente al de “Gran hermano” de la obra de George Orwell)

Creo que no sería dificil que encontráramos en la película el personaje con el que podríamos identificarnos. Yo me identifico con el hijo del oponente de la protagonista, que no vota ni por la mujer ni por el hombre, porque a él ni siquiera le gusta la semana santa.

Hace una referencia crítica al uso de las redes sociales.  “Hoy en día estos videos llegan a todo el mundo”. Y además todo el mundo los visiona con morbo “Este es otro, uy, pues desde este ángulo se ve mucho mejor”

Me ha encantado el homenaje a Colombo. “De este piso al de arriba no hace falta ser Colombo para atar cabos”

Pero lo que más me gustó de la película es el trabajo de la cámara, lejos de los efectos especiales de las películas estadounidenses (o de españoles como Alex de la Iglesia), aquí los efectos son puramente visuales, pictóricos, impactantes. La primera toma acercándose la cámara al puente de Ronda por donde camina la protagonista es la escena más espectacular de la película.

Luego hay otros efectos como el de la protagonista ante la imagen yuxtaponiéndose la corona de la imagen sobre la cabeza de la protagonista, un tanto irreverente, pero es que para los antimonárquicos tampoco nos parece muy reivindicativo.

Y hay otra escena en que la cámara toma a la protagonista desde el techo enfocando los cuadrados del suelo.

También me ha gustado la canción de Conchita Bautista, “Será el amor”:

Y luego está lo de la misteriosa multiplicación de los panes, ¿de donde sale tanto pan para tanta torrija?

Bueno la recomiendo pero sin pretensiones feministas, solo como pura comedia.

Trailer:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: