HOMENAJE A JUAN ANTONIO POLO (y más del fin de semana)

HOMENAJE A JUAN ANTONIO POLO

El sábado 20 de agosto se celebró en el Hogar de la 3ª Edad de Montijo un Homenaje a mi hermano Juan Antonio y a Juan Piñero Casco también músico como mi hermano y además poeta y también fallecido recientemente.

Estuvo organizado por la Concejalía de Sanidad, Mayores y Bienestar Social del Ayuntamiento de Montijo y por la dirección del Hogar. Y contó con la presencia (entre otros) del alcalde de Montijo, D. Manuel Gómez Rodríguez, la concejala de Cultura, Educación y Mujer, Mª Jesús Rodríguez Villa y del concejal de Sanidad, Mayores y Bienestar Social, Jaime Sánchez, quien presentó el acto.

Fue un acto muy emotivo donde, como dijo Paqui Quintana, la música lloraba; pero que, añado yo, también inyectaba esperanza y fuerzas de superación. Donde los versos se mezclaron con la música en una sinfonía de recuerdos, de denuncias, de coraje y de amor.

Las actuaciones poéticas y musicales arroparon la entrega de placas de homenaje a las viudas de los músicos y la develación de placas conmemorativas en la pared del Hogar. Debo agradecer al Ayuntamiento y al Hogar estas placas que han quedado para la posteridad presidiendo un espacio donde mi hermano, y también Juan Piñero Casco, estuvieron amenizando durante muchos años los bailes de los domingos de los mayores.

En mi intervención agradecí públicamente al Ayuntamiento, la Concejalía y al Hogar el homenaje y leí unos poemas que trasncribo al final de esta publicación. Al finalizar el acto tuve ocasión de charlar un poco con Carolina Piñero Gabardino, hija de Juan Piñero Casco, para felicitarle por la bella canción que había compuesto a la memoria de su padre con el título de su libro “Luces entre la niebla”, que me gustó mucho, al igual que el último poema escrito por su padre y que leyó su hermana Jara Piñero.

FOTOS DEL HOMENAJE:

.

.

.

Jaime Sánchez, Concejal de Sanidad, Mayores y Bienestar Social

.

Fermín García Díaz

.

.

.

Diego (Balada triste de trompeta)

.

Lo siento, no me salió ninguna foto buena de Paqui Quintana Vega, esta es de google

.

Juan Manuel del Pozo Jiménez

.

La presidenta del Hogar de la 3ª Edad entrega la placa a Mª Dolores

.

.

.

Jara Piñero Gabardino, recitó un poema de su padre Juan Piñero Casco

.

Carolina Piñero Gabardino canto “Luces entre la niebla”

.

El alcalde D. Manuel Gómez Rodríguez entrega placa a la viuda de Juan Piñero Casco

.

.

.

.

He pasado un fin de semana muy intenso en Montijo, que ha coincidido con los atentados yihadistas en Cataluña, he participado en los cinco minutos de silencio que convocó el Ayuntamiento.

.

He visitado el cementerio para ver la lápida de mi hermano, que me ha encantado, por el saxofón y las notas musicales que le representan y por el logotipo de Latidos, que fue su principal creación,

Por supuesto visité la sepultura de mi madre y como siempre el monumento a los republicanos asesinados tras el golpe de Estado de 1936, y la ocupación del pueblo por las tropas del genocida fascista Yagüe, entre ellos mi tío, Pedro Polo Ramos. También ha coincidido con el parto de Carolina, la mujer de mi sobrino Víctor Manuel, han tenido una niña que se llama Claudia, ya están en casa pero no he podido verlas, solo la conozco por fotografías. He organizado con la concejala de Cultura, Educación y Mujer, Susi Rodríguez Villa, parte de la presentación de mi libro “Versos y reversos de la memoria” que tendrá lugar el 13 de octubre en la biblioteca municipal, con quien por cierto también estuve tratando el asunto de las Colonias Penitenciarias. He contactado y conocido a Antonio, un compañero de  IRE, Iniciativa por la República, que vive en Puebla de la Reina, pero ha vivido muchos años en Montijo.

Un fin se semana muy productivo, pleno de emociones y de futuro.

MI INTERVENCIÓN EN EL HOMENAJE :

“Voy a leer un poema que podría titularse “Música”,

pero también podría titularse “Miedo”.

Podría tratar de la inmensidad, de la armonía y de la impaciencia,

pero también de lo incoherente, la angustia, la inoportunidad.

Podría describir la fuerza de un hombre

para enfrentarse a molinos de sueño, de invierno y de salvación.

Podría rasgar las hojas de mi libro,

y quemarlas en la hoguera de la sinrazón.

 

Voy a leer un poema que podría titularse “Saxofón”,

pero también podría acumular incienso en las palabras.

Podría construir un puente de confrontación

porque de verdad no creo que hubiera llegado su hora,

es solo que se desprendieron las manecillas de su reloj.

Porque de verdad no creo en ningún más allá,

más infinito, más inescrutable, más alegórico,

más pleno de notas musicales y silencios de contención.

 

Voy a leer un poema que podría titularse “Hermano”,

pero también podría huir y dejar que mi voz se ahogara

en un océano de escombros e improperios,

de conspiraciones, reminiscencias y discontinuidades.

En un pozo de profundas extorsiones,

ambiguas plegarias y confusas emociones.

En un suspiro amargo e intolerante

que cubra todo el tiempo del mundo con nuestro dolor.

 

Voy a leer un poema que podría titularse “Junio”,

pero también podría despejar la senda de un amigo,

ayudar a comprender el vacío y lo inconcebible,

apostar por una solución sin espacio y sin dimensión.

Porque aunque la vida no siga, seguirá la música,

sonará el saxofón, amaremos al hermano

y tras el verano, el otoño y el invierno,

llegará de nuevo junio, nueva primavera, una buena razón.

 

Voy a leer un poema que en realidad no tiene título,

no puede tenerlo,

porque es un poema de amor.

 

Desde la infancia, la música

siempre ha germinado por sus venas,

metódico e incansable;

por su dedos, su garganta,

conformando su universo, su infinito,

su familia, su sustento,

latidos de pop y de estribillo.

 

Miles, millones de kilómetros,

atravesando nubes rojas,

siempre prudente al volante;

con sus hermanos e incontables testigos,

de verbenas, pasacalles, redobles,

montajes, luces, compases,

latidos de twists y pasodobles.

 

Llegó la maldita crisis,

y él intentó vadearla,

con nuevos formatos,

con tríos, con dúos, con el máximo respeto,

con facebook, con sudor,

siempre con su familia,

latidos de rumba y sintetizador.

 

Desde su padre, la música,

siempre ha alimentado su destino,

sus hijos, sus sentidos;

pero llegó la maldita crisis,

intentó vadearla, fondearla, espantarla,

con sus recursos, con sus amigos,

latidos de reggaetón y de salsa.

 

Una tarde salió de casa,

salió del pueblo,

salió de su mundo,

salió de su partitura,

salió de su corazón,

dio un paso hacia la nada,

y el latido se perdió.

 

A veces la vida me golpea, nos golpea,

con latentes mazas de tiempo,

alargo la mano y alcanzo vacío,

descargo el abrazo y resuena sinsentido,

invierto la lucha y descubro iniquidad,

confundo el verso y construyo infortunio,

mendigo la mirada y abraso en infierno.

 

Y maldigo la crisis y la historia,

la fortuna y el camino,

el soliloquio y la despedida,

la necesidad y el juego,

la casualidad y la causalidad,

la imposibilidad y la imponderabilidad,

sin significado los significantes.

 

Y maldigo hasta al pueblo que me vio nacer,

del que salí para no tener que adulterarla,

que confinarla,

que jugármela.

Renegando de años de indefinición,

dejando amistades deshilachadas,

buscando futuro más allá de la comprensión.

 

A veces la vida me golpea, nos golpea,

con letales mazas de desvelo,

y un río de lágrimas surca el cielo,

como el humo de un avión,

como la pérdida de un hermano,

y siento la necesidad de huir,

huir de la incertidumbre, de la metáfora.

 

Y maldigo con los tobillos hundidos en la nada,

los nudillos ensangrentados, como escamas,

las pupilas dilatadas, como lunas,

la garganta surcada por aves migratorias,

la luz apagada,

como en un cortocircuito intemporal,

la luz apagada.

 

No hablo por hablar, sino por no callar,

no escribo por escribir, sino por no olvidar,

no salgo a la calle a reivindicar, por reivindicar,

sino por construir, por legar, por liberar,

por liberar mi angustia surcando el cielo,

como el humo de un avión,

como la pérdida de un hermano

g.bruno 2017

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: