PIELES

PIELES

El sábado 17 de junio, en plena ola de calor, nos refugiamos en el Cine Princesa para ver esta película de Eduardo Casanova.

Es una película muy reivindicativa y a la vez con toques surrealistas. Aparecen una serie de personajes caracterizados por sus diferencias físicas, en unos entornos en los que predominan los colores rosa y violeta, lo que impregna las situaciones de discriminación vividas por los personajes de reivindicación feminista y LGTBI.

Cada situación podría considerarse una reivindicación metafórica visible de una diferencia habitualmente más invisible.

Se hace una crítica, y feroz, a los prostíbulos. Hemos oído muchas veces que dichos lugares cumplen una labor social, que sirven para evitar muchas agresiones a mujeres… pero esta supuesta labor social enmascara trata de blancas y esclavismo sexual.  La película arranca con la escena tal vez más escabrosa. La frase de la “madame” diciéndole al cliente: “No lo haga en la calle, hágalo aquí, estas chicas no sufren”. Es lacerante.

El joven a quien su madre echa de casa por estar enamorado de una mujer deforme recuerda mucho a las miles de personas que tienen que abandonar su hogar por enamorarse de un gay, una lesbiana o un transexual.

La frase del personaje de Candela Peña: “Yo soy una mujer normal” resume la reivindicación feminista y LGTBI.

El joven que considera que las piernas que tiene no le pertenecen, nos recuerda mucho a la transexualidad, y a como, en épocas pasadas, muchos jóvenes al sentirse atrapados en un cuerpo que no consideraban propio terminaban autolesionándose.

La mujer a quien su pareja continuamente le aconseja que no salga de casa, o que si sale se ponga una máscara, tapándose “sus vergüenzas”, nos presenta una clara reivindicación feminista. Reivindicación que culmina con la autodefensa en el momento de ser violada. Atención a esa escena.

Cuando una persona tiene un rostro deforme suele generar rechazo incluso inconsciente en las personas que tiene alrededor, seguro que todas y todos lo hemos sentido cuando hemos visto a una persona con el rostro deformado por un accidente. En la película se muestran además como hay personas que son rechazadas e incomprendidas de forma más consciente y habitual, por razones como la obesidad o por sufrir algún tipo de síndrome como la acondroplasia. Cuando la pareja de la chica acondroplásica le agrede con el fin de hacerla abortar me recordó a las esterilizaciones forzadas a las personas con discapacidad mental, esterilización legal en España paro que contraviene a la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Es posiblemente la película más combativa de las últimas décadas. Lo mejor de la cartelera actual. Ojalá hubiera una versión en inglés para todas las personas que vienen del resto del mundo a disfrutar el World Pride. Porque el Orgullo no es necesariamente disfrute cuando miles de jóvenes, también en España, siguen suicidándose como consecuencia del bullying por ser LGTBI, cuando desgraciadamente sigue habiendo habituales agresiones a personas por su identidad u orientación sexual y los feminicidios aumentan año tras año. Que proyecten esta película en más cines y en más sesiones, y en los institutos y universidades. Y que se dejen de tantas carrozas publicitarias de empresas comerciales y partidos políticos.

TRAILER:

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: