FUEGO EN EL MAR

FUEGO EN EL MAR

fuego-en-el-mar-1El sábado 15 de octubre estuve con mi amigo Palmira en los cines Renoir Plaza España, viendo esta película italiana dirigida por Gianfranco Rosi, sobre el drama de la inmigración en la isla de Lampedusa.

rosiEn realidad la película nos muestra dos realidades en Lampedusa. Por un lado la llegada casi a diario de embarcaciones con cientos de inmigrantes de África que quedan a la deriva tras ser abandonadas en medio del mar, los inmigrantes piden ayuda a través de la radio y la guardia costera se encarga de rescatarles. Les internan en un espacio acotado donde hacen su vida, se les atiende médicamente, hacen llamadas telefónicas y hasta hacen liguillas de fútbol entre los compatriotas de las diferentes naciones de origen.

fuego-en-el-mar-3Por otro lado la vida de los habitantes de la isla, ABSOLUTAMENTE AL MARGEN DEL DRAMA DE LOS INMIGRANTES. Se trata de un pueblo dedicado a la pesca, podemos ver a los niños en el colegio y en sus juegos, a los padres faenando y al presentador de la radio local dedicando discos al marido de la Tía María que al parecer ha desaparecido en el mar y a todos los marineros que se juegan la vida a diario en el mar. Ni una palabra en la radio respecto a los rescates diarios de inmigrantes.

fuego-en-el-mar-2Parece que los habitantes de la isla viven de espaldas a la inmigración.

No profundiza en el origen de la inmigración ni en las penalidades de la travesía. Se centra en las labores de rescate por la guardia costera. Una labor encomiable que en muchas ocasiones se deja en manos de ONGs, cuando se trata de un deber de los gobiernos democráticos.

fuego-en-el-mar-4Lo mejor de la película es la actuación del niño Samuelle Pucillo. La verborrea, la vitalidad, la creatividad, la espontaneidad, las ganas de vivir (con un punto de hipocondría), el deseo de superación… Un reflejo, a menor escala, de lo mismo que sienten y viven los inmigrantes.

samuelle-pucilloMuy buenos también los cantos de los africanos mezclados con la narración en inglés de su periplo, a modo de rap. Un reflejo, a mayor escala, de lo mismo que sienten y viven los niños.

Lo peor el despelleje de los pulpos. No creo que en una película de ficción deban seguir sacrificándose animales, aunque pretenda ser una película documental. Los medios y efectos especiales que existen hoy en día (no haría esta crítica a un documental de los años 30 de Buñuel) se puede simular perfectamente la pesca y cocinado de animales de atrezzo. Y encima después no se comen en escena el pulpo sino unos espaguetis.

No hay que perdérsela, pero advierto que se puede hacer un poco lenta.

Trailer:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: