EL CLUB de Pablo Larraín

EL CLUB

El-club-aficheEl sábado 10 de octubre fuimos a ver esta película chilena dirigida por Pablo Larraín en los cines Renoir Plaza España.

Pablo Larraín. Berlinale. Foto  AFPHa obtenido el Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín y a nosotros nos impresionó.
Hace una crítica feroz de la jerarquía eclesiástica. Los protagonistas son sacerdotes delincuentes a quienes la jerarquía les ha alejado de sus parroquias para ocultar sus delitos a la justicia civil. Pederastas, capellanes militares que han colaborado con el genocidio de Pinochet, negociantes que han cobrado comisione ilegales, ladrones de bebés. Lo mejor es que la encargada de su custodia, que asume que la han enviado allí como carcelera, es una monja que tras dejar los hábitos adoptó una hija a quien maltrataba. Su castigo fue alejarla de la justicia civil.

el club 1El compendio de delitos y el propio título “El club” extrapolan el argumento. Podría tratarse de cualquier partido corrupto, de cualquier institución o incluso empresa con poder que defiende con los mejores (y más tramposos) abogados a sus delincuentes.
En el fondo es una película sobre el abuso del poder. Y, desgraciadamente, en casi todo el mundo, la iglesia católica acumula demasiado poder político, militar y estructural.
El final de la película es la constatación de que la injusticia en esta institución (también en muchas otras) es estructural y vertical.
el club 3Es una película que nos generó muchos comentarios y muchas reflexiones. Entre otras lo pernicioso que llega a ser el celibato. Así como la represión de la propia sexualidad, especialmente de la homosexualidad dentro de esta institución.

el club 5Por otro lado me fijé mucho en el carácter simbolista de algunas escenas. El perro al que están entrenando para la carrera de galgos haciéndole girar en círculos concéntricos, claustrofóbicos, endogámicos y viciosos tras el cebo.

el club 4Todos los actores y la actriz son magníficos pero la interpretación más impresionante es la de Alejandro Sieveking.

Alejandro SievekingPrácticamente sin palabras escenifica la decrepitud. Me recordó las imágenes de los putrefactos de Dalí y Lorca,

dalíLos grabados de José Hernández

josé hernándezo la escena de los obispos putrefactos de “La edad de oro” de Buñuel.

Luis-Bunuel-1930-2Toda la película está inmersa en un ambiente esperpéntico que nos evoca tanto a la tradición valleinclanesca de Gutierrez Solana

SOLANAcomo a las novelas del mejicano Juan Rulfo.

rulfoY la oscuridad, casi toda la película se ha grabado sin luz, el hombre que había sido violado de niño repite varias veces el concepto de oscuridad como ambiente propio para el abuso, para la vergüenza, para el delito, para la impunidad.

el club 2Película obligatoria en clase de religión.

Trailer:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: