MI CONCIENCIA

Me llamo Pedro Enrique Polo. Nací en 1963. Estudié Magisterio en la escuela Normal de Badajoz, de 1981 a 1984.

moc

Fue en 1982, con 19 años, mientras estudiaba en Badajoz, disfrutando de una prórroga para la incorporación al servicio militar, cuando llegó a mis manos un manifiesto del Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC). Ahí empezó mi vida política.

DSCN1359

Poco después escribí una carta a la capitanía general de la 2ª región militar, renunciando a la prórroga y declarándome objetor de conciencia.

Al año siguiente, en agosto de 1983, escribí otra carta a dicha capitanía general, donde exponía las 100 razones por las que me oponía a los ejércitos y la defensa armada. Avisaba ya de que quería desprenderme de la cartilla militar, y que o la devolvía o la quemaba.

DSCN1360

Y definitivamente en 1984 devolví la cartilla militar.

DSCN1362

Como consecuencia de la carta con las razones contra los ejércitos, el 22 de mayo de 1984 fui inculpado por injurias al ejército “considerando que desde el momento que del sumario aparecen indicios racionales de criminalidad contra determinada persona debe declarársela procesada” Quedé en libertad provisional. ¿Racionales?

DSCN1363

Como criminal que ya era me integré en el “Colectivo por la Paz y la Ecología de Montijo-Puebla de la Calzada”. Hicimos campañas por la salida de la OTAN y el desmantelamiento de las bases militares, contra los gastos militares, contra la intervención norteamericana en Nicaragua, por la paralización  y desmantelamiento de las centrales nucleares de Valdecaballeros y Almaraz, contra la visita del presidente de EEUU a España…

DSCN1368

En 1985 recibí la “papeleta de citación incorporación a filas”. Debía presentarse el 30 de abril en Badajoz, para trasladarme a Alicante. Debía llevar la cartilla militar (¡). Y de no justificar mi falta de presentación se me amenazaba con “El recluta o inscrito en marinería que hubiese sido citado a incorporación con arreglo a las disposiciones reglamentarias y no lo efectuare en tiempo de paz en el plazo fijado para la concentración será corregido con arresto militar”. Ni me presenté ni justifiqué nada. ¿En tiempo de paz?

DSCN1388

Por el contrario fui contactando con diversas organizaciones y personalidades relacionadas con los derechos humanos para defenderme en el juicio por injurias: Justicia y Paz, Grupo de Abogados Jóvenes, Pablo Castellanos, presidente de la Comisión de Justicia e Interior…

DSCN1387

En septiembre de 1985 participé en las Primeras Jornadas de debate del Movimiento por la Paz en Extremadura, celebradas en Piornal.

DSCN1369

Y finalmente el 3 de octubre de 1985 se sobreseyó la causa por injurias. Había sido mi primera acción política contra el estado y resultó que racionalidad y tiempo de paz eran otra cosa muy diferente a lo que entendían los ejércitos.

DSCN1370

El 25 de noviembre de 1985 el consejo nacional de objeción de conciencia acuerda reconocer mi condición de objetor de conciencia y me anuncian que la oficina de la prestación social de los objetores de conciencia me remitirá documentación con los sectores donde desarrollarla y las causas de exención, aplazamiento o exclusión de la misma. O sea que el mismo procedimiento militarista que el ejército.

DSCN1371

Del 10 al 17 de diciembre de 1985 participé en la huelga de hambre contra la OTAN, organizada por la Comisión Anti-Otan y por la Coordinadora Extremeña de organizaciones pacifistas, nos concentramos en Cáceres en unos locales que habían pertenecido a la secretaría general del “movimiento”.

En 1987, tras fracasar en la convocatoria de oposiciones a magisterio y sin otras salidas laborales dignas, abandoné  el pueblo haciendo autostop y me lanzé a la aventura para buscarme la vida. Tras ser acogido por amigos y objetores de Cáceres y Guadalupe, llegué a Madrid y me afinqué.

 homenaje victimas

Uno de mis primeros recuerdos de Madrid fue un acto a favor de las víctimas de la represión franquista. Además de actuaciones musicales, diversas personalidades tomaron la palabra, todas solían decir que había que perdonar, pero no olvidar los crímenes del franquismo. Hasta que llegó Lola Gaos y sentenció “Yo no olvido ni perdono”, esta frase se me quedó para siempre grabada en la conciencia.

 DSCN1389

En seguida busqué la sede del Movimiento de Objeción de Conciencia  y comencé a colaborar en las acciones antimilitaristas y en la campaña por la insumisión.

No fue fácil buscarse la vida en Madrid, había huido de la idea de terminar recolectando tomates para tener que aceptar infratrabajos, que en algunos casos llegaron a entrar en colisión con mi conciencia política. Especialmente el tiempo en que estuve vendiendo en un puesto callejero y a comisión llaveros e insignias de una agrupación fascista. Mi conciencia no lo aguantó mucho.

Una de las primeras acciones del MOC fue la de colocar una pancarta en el balcón del Ministerio de Justicia en la calle San Bernardo. Nos organizamos en dos grupos, uno teníamos que entrar y sentarnos en el vestíbulo del ministerio para distraer la atención de los guardias mientras el resto subía al balcón. A los del vestíbulo nos desalojaron y nos llevaron a la Dirección General de Seguridad, en la Puerta de Sol, en el edificio que actualmente es sede de la Comunidad de Madrid. Nos tuvieron poco tiempo encerrados en un calabozo, en principio preferíamos no salir hasta que no detuvieran a los compañeros del balcón, pero finalmente nos soltaron. Pero antes de soltarnos un inspector (o cargo por el estilo) nos espetó: “Ya tenemos bastante en el distrito centro con chulos, putas y maricones, para que ahora empecéis los objetores”.  La acción terminó muy bien, nos soltaron, volvimos al ministerio donde aún estaban los compañeros encaramados en el balcón. Cuando los desalojaron nos sentamos ante los furgones policiales para intentar evitar la detención. Se los llevaron pero los soltaron al poco tiempo.

DSCN1374

El gobierno socialista amenazó a los objetores con una amnistía que supondría dejar aislados a los jóvenes del último reemplazo. Para evitarlo el 5 de mayo de 1988 los objetores veteranos renunciamos, por motivos personales de fuerza mayor, a la “causa de exención del servicio militar que me fue otorgada” . Volvimos a renunciar en marzo de 1989 alegando motivos laborales. El 31 de mayo de 1989 el consejo nacional de objeción de conciencia acordó aceptar la renuncia y nos amenaza con dar cuenta del citado acuerdo a la dirección general de personal del ministerio de defensa a los efectos procedentes. Evidenciándose una vez más el carácter militarista de dicho consejo.

cogam

En 1988 comencé a colaborar con el Colectivo de Gais de Madrid (COGAM). En sus estatutos se declaraba  colectivo solidario con la lucha de los objetores antimilitaristas. En el seno de este colectivo participé en asambleas, manifestaciones y acciones a favor de la igualdad de derechos de todas las personas independiente de su sexo, origen étnico, clase social, y lo que entonces llamábamos “opción sexual”. Entre otras acciones destaco el encierro en el local de titularidad municipal que entonces utilizábamos en la calle Carretas y del que el alcalde Álvarez del Manzano quería desalojarnos. Y la concentración frente a los autocares para donación de sangre de la Comunidad de Madrid en la Puerta de Sol. Había ido a donar sangre y además de rellenar un indignante cuestionario con preguntas sobre mi actividad sexual, me habían hecho todo un interrogatorio inquisitorial preguntándome porqué lucía una insignia gai, si tenía contacto con personas seropositivas… me sentí despreciado y amenazado. Otros compañeros habían sufrido el mismo maltrato. Decidimos manifestarnos ante el autocar con una pancarta que decía “Mejor muerto que con sangre de un maricón”. Dejé de donar sangre muchos años. Por intermediación de este colectivo gai obtuve mi primer trabajo con contrato como operador de una empresa de líneas múltiples telefónicas de contactos gais. Cuando por cuestiones legales esta empresa tuvo que cerrar tuve mi primer contacto con abogados del sindicato Comisiones Obreras que negociaron el finiquito.

Huelga general 14D 1988 2

El 14 de diciembre de 1988, volví al pueblo para participar en los piquetes de la Huelga General contra la precariedad laboral. Allí, intentando negociar con la propietaria de una tienda de calzado para que cerrase el local, fui amenazado con un fusil por su marido, por cierto también supuestamente socialista, quien le conminó a su mujer que “no hables con maricones”. Por primera vez declaré públicamente que era gai y que por lo tanto no lo consideraba un insulto.

DSCN1374

El 26 de abril de 1989 me autoinculpé ante el juez togado militar de Zaragoza de inducir, aconsejar, instar y prestar apoyo al objetor de conciencia José Martín Igual que se encontraba en prisión. El noviembre de 1990 volví a autoinculparme.

DSCN1386

El 13 de mayo de 1989, acampamos ante la cárcel de Alcalá Meco, para protestar por el encarcelamiento de José Martín. Por esta acción la dirección general de la guardia civil nos denunció por infracción sobre la ordenación de campamentos de turismo. Quien se encargó de imponernos la sanción fue la dirección general de turismo. Se evidenció el estado de militarización social en que vivíamos. Se nos instó a pagar una multa que ninguno pagamos.

DSCN1376

El 19 de julio de 1989 la junta nacional de reclutamiento de Badajoz me notificó el acuerdo de la junta de clasificación que me consideraba “útil servicio militar”.

DSCN1381

El 18 de octubre de 1989 nos encadenamos a los leones del congreso de los diputados reivindicando una sociedad desmilitarizada, en contra de la profesionalización del ejército. Por esta acción, el 13 de diciembre de 1991 nos condenaron a pagar una multa de 14.000 pesetas con arresto sustitutorio de 7 días. Hicimos caso omiso.  El 30 de junio de 1995 fui requerido por el juzgado de instrucción y me amenazaron con robarme el coche si no pagaba. Otros compañeros y compañeras recibieron parecidas amenazas, ninguno cedimos al chantaje y no fuimos embargados.

DSCN1377

En noviembre de 1989 el ministerio de “defensa” me sorteó y me asignaron al cuartel de Tenerife. En enero de 1990 recibí la documentación militar para incorporarme al servicio militar obligatorio y la devolví a su origen aclarando que no iba a cumplir dicho servicio.

En febrero de 1990 conocí a mi pareja, con quien conviví hasta su fallecimiento en 2008. Esta convivencia supuso una estabilidad económica y emocional para volver a prepararme las oposiciones al cuerpo de maestros.

grupo surrealista

También por intermediación de mi pareja conocí al Grupo Surrealista de Madrid y asistimos a diversas exposiciones y jornadas sobre el Surrealismo. Enseguida empecé a colaborar en la revista que editaban y a participar con mis collages y ensamblajes en las exposiciones que organizaban. El Movimiento Surrealista reivindicaba que el arte debía ser revolucionario, otorgándole una fuerte carga política al hecho de crear. El caos, el deseo, la libertad, el imaginario onírico, la introspección, eran expresiones de una apuesta por la conformación de una nueva sociedad libertaria. Algunas de las exposiciones las hicimos en locales de colectivos libertarios. Conocí que varios miembros del Dadaísmo y el Surrealismo habían sido desertores en la II guerra mundial, y por ello perseguidos. Como seudónimo para firmar mis obras en las exposiciones adopté “g. bruno” homenaje al monje Giordano Bruno que fue asesinado por la jerarquía catolicista por haber cometido el delito de no querer retractarse de sus convicciones científicas.

DSCN1385

El juez togado militar me citó para el 5 de marzo de 1990 para practicar diligencias judiciales.

Comparecí en la administración de justicia de Madrid el 1 de marzo de 1990 y aclaré que no colaboraba con el ejército porque reivindico la abolición de todos los ejércitos. Empezamos una campaña de presentaciones colectivas en los cuarteles militares con el fin de que no se detuviera a ningún objetor de forma aislada. No dio resultado y muchos fueron encarcelados en sus hogares tras haberse presentado en los cuarteles.

El 1 de abril de 1992 se iniciaron las diligencias de mi juicio por insumisión.

denip

Este año de 1992, tras presentarme a las oposiciones al cuerpo de maestro, comencé a trabajar como interino. Desde el principio empecé a organizar en los colegios comisiones de educación para la paz, organizando talleres para celebrar el DENIP (Día escolar de la noviolencia y la paz), pero también talleres, exposiciones y diversas actividades escolares en torno a la educación en valores, los derechos de la infancia, el día de la mujer, el día de la lucha contra el sida.

Me afilié al sindicato Comisiones Obreras. Y desde entonces he participado en manifestaciones, concentraciones, huelgas generales y huelgas de enseñanza para reivindicar una escuela pública de calidad de tod@s para tod@s. Y he colaborado como interventor en varias elecciones sindicales.

DSCN1378

El 15 de marzo de 1993 el ministerio de defensa me notificó que se me clasificaba exento del servicio militar por tener cumplidos 30 años. Decidí no presentar esta notificación como prueba en el juicio.

la radical gai 2

En 1994 abandoné el COGAM y me integré en el colectivo La Radical Gai, el motivo fue que tras un congreso en el COGAM decidieron que dejaban de apoyar el antimilitarismo y comenzaban a colaborar con la militarización social aceptando que objetores de conciencia trabajasen como esclavos sin sueldo en la librería del colectivo.

DSCN1383

A su vez, dentro del MOC se creó la comisión de “Antimilitarismo y liberación sexual” que más tarde terminó constituyéndose en  “Gais antimilitaristas”.

DSCN1384

Establecimos contacto con gais y lesbianas militantes en colectivos antimilitaristas de todo el estado español. Denunciabamos que los ejércitos mantienen, desarrollan y propagan un modelo de sociedad homófoba, patriarcal, heterosexista y machista. Lanzamos la campaña “Insumisión rosa” porque salir del armario es también salir de las instituciones y leyes militaristas que reprimen nuestras opciones sexuales, es denunciar la homofobia de los ejércitos en los juicios por insumisión, es denunciar la homofobia de las cárceles con las que se nos castigaba a los gais insumisos. También propusimos la Objeción Fiscal para proyectos de liberación sexual. Algunos proyectos alternativos a los que desviar el dinero que les negábamos al militarismo fueron “Campaña de liberación sexual y antimilitarismo” (1995), “La radical Gai” (1996), “Unión Española de Enfermos de Sida” (1997)

DSCN1380

Fui citado a juicio por insumisión el 21 de abril de 1994. Escenificamos un juicio a los ejércitos introduciendo en el juzgado un casco militar que transformamos en el símbolo de la objeción de conciencia. Entre otros, un representante de La Radical Gai testificó en el juicio, junto a un objetor fiscal y un ecologista. Intenté que también testificara un miembro del Grupo Surrealista de Madrid pero no fue aceptado por la jueza. Mi pareja se sentó a mi lado en mi banquillo y estuvimos durante todo el juicio cogidos de la mano.

El 27 de abril de 1994 se dictó la sentencia, se me condenó a la pena de tres meses de arresto mayor, suspensión de cargo público y derecho de sufragio durante el tiempo de condena.

DSCN1382

Nunca ingresé en prisión, ni dejé de trabajar como maestro en la escuela pública de tod@s para tod@s y seguí votando. Pero estuve cuatro años sin pasaporte hasta junio de 1999.

plataforma escuela

En 2002 el gobierno de Aznar intentó imponer una nueva ley educativa (LOCE) con carácter retrógrado, eliminando los aspectos positivos de la anterior ley (LOGSE) como eran los temas o áreas transversales relacionados con la educación para la paz, la igualdad de oportunidades entre los sexos o la educación medioambiental, e intentando dar un mayor peso a la religión en los centros públicos. Yo estaba trabajando en un colegio de Torrelodones, allí un grupo de maestras y maestros organizamos la Plataforma por la Escuela Pública, y nos unimos a la Plataforma Regional para oponernos activamente a la aplicación de la ley. Como la regional se reunía en Madrid, yo solía asistir a dichas reuniones en representación de la plataforma de Torrelodones. Se organizaron manifestaciones, asambleas, encierros, huelgas, y finalmente conseguimos que nunca se llegara a aplicar la ley. También nos manifestamos contra la guerra de Irak, en el carnaval de 2003 tanto el alumnado como el profesorado llevamos el lema “No a la guerra” en nuestros disfraces.

no a la guerra

En 2003 tuvieron lugar en España diversas manifestaciones contra la guerra de Irak. Algunos objetores de conciencia fueron a Bagdad para actuar como escudos humanos. En Madrid la mayor manifestación tuvo tugar desde Moncloa a Sol (creo que el 22 de marzo). Cuando íbamos por la Gran Vía, cerca de la Red de San Luís, la policía que hasta el momento se había limitado a custodiarnos a distancia desde sus furgones, y que se encontraban a la altura de Callao, empezaron a bajarse, se colocaron los cascos… Las compañeras y compañeros del MOC íbamos en la cola de la manifestación y decidimos echarnos al suelo porque nos temimos lo peor. Al poco las balas de goma empezaron a volar sobre nuestras cabezas. Los policías se acercaron a nosotros y empezaron a golpearnos con sus porras. Tras la paliza continuamos la manifestación. Por primera vez empezamos a corear “Lo llaman democracia y no lo es” El gobierno de Aznar había derivado en una auténtica dictadura militar.

donante de sangre

En 2008, mientras mi pareja estuvo en el hospital, volví a donar sangre al autocar de la Puerta de Sol. Ya habían suavizado el cuestionario y el sanitario había dejado de hacer interrogatorios sobre la vida privada. Desde entonces dono asiduamente cada 4 meses.

donante de organos

También soy donante de órganos.

contra el cancer

Tras su fallecimiento me hice socio de la Asociación Española Contra el Cáncer, colaborando cada año en las mesas para recaudar fondos para la investigación de nuevos tratamientos contra el cáncer.

Considero que tanto las donaciones como la lucha contra el cáncer también son acciones políticas. Porque implican un compromiso solidario con la sociedad. Porque denunciamos que los recortes en sanidad y en las ayudas a la investigación están condenando a mucha gente a la muerte. Porque la salud es un derecho humano. Porque si como antimilitarista me niego a matar a otros seres humanos, también como antimilitarista al donar doy y comparto vida con otros seres humanos. Porque si como gai reivindicábamos “Haz el amor y no la guerra”, como donante reivindico “Da la vida y no la muerte”.

jaque al rey

Además de las manifestaciones y huelgas de enseñanza, he participado en manifestaciones organizadas por movimientos sociales y organizaciones republicanas como las propuestas “Rodea el Congreso” (25 de septiembre de 2012 y 25 de abril de 2013) o el “Jaque al rey” (28 de septiembre de 2013)

latina reverde

En 2010 se creó la Plataforma por la Escuela Pública del distrito de Latina (Latina Reverde), con la que colaboro desde sus inicios en las diversas propuestas y reivindicaciones a favor de un modelo de escuela pública de tod@s para tod@s, laico, feminista, solidario, integrador. Y en contra de la aplicación de la nueva ley de educación (LOMCE) que está imponiendo los mismos criterios retrógrados, clasistas y religiosos de la antigua LOCE que habíamos conseguido paralizar años atrás.

cabecera plataforma ENGLISH

En 2012, juzgaron al juez Baltasar Garzón, quien estaba investigando los crímenes del franquismo, casi cuarenta años después de la muerte del genocida Franco. Participé en las concentraciones que se realizaron en la Audiencia Nacional para evitar su inhabilitación. Allí tomé por primera vez contacto con la Plataforma en contra de la impunidad de los crímenes del franquismo que llevaba varios años reivindicando que se investigaran estos crímenes. Esporádicamente estuve asistiendo a sus concentraciones y manifestaciones en la Puerta de Sol, hasta que en 2014 he comenzado a asistir asiduamente a estas manifestaciones y a colaborar activamente con la Plataforma. Cada jueves de 7 a 8 en invierno y y de 8 a 9 en verano nos manifestamos ante la antigua sede de la Dirección General de Seguridad, donde fui encerrado por primera vez durante la acción contra el Ministerio de Justicia. Mi pareja me contaba que siendo niño solía visitar a su madre en estos calabozos, a veces la veía a través de los ventanucos. Una de las consignas que cada jueves recitamos es “Ni olvido ni perdón, verdad, justicia, reparación”, y yo siempre me acuerdo de Lola Gaos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: