Azul y no tan rosa

Azul y no tan rosa

Azul_y_no_tan_rosa-354113611-large

Ayer, viernes 9 de mayo de 2014, fuimos a ver esta película venezolana de Miguel Ferrari en los Cines Princesa.

Una gozada de película. Me emocioné, lloré, reí, disfruté, reflexioné, admiré… al final de la proyección no me pude contener el aplauso (pude oír que varios espectadores siguieron el aplauso tras de mí).

Desde luego lo mejor de la cartelera actual y de lo mejor que he visto en lo que va de año. Imprescindible.

Le dieron el Goya a la mejor película hispanoamericana, sin embargo en el ranking de películas vistas por los críticos está muy abajo. Yo la pondría la primera. Tiene todo lo que debe tener una buena obra de arte cinematográfico: buena fotografía, buenos actores, buen montaje, buena música, buen guión y buena dirección (para que me haya llorar en dos ocasiones dentro de la misma película).

De principio a fin, la escena con la que se introducen los títulos de crédito iniciales, es un ensayo de un ballet contemporáneo, la directora les recrimina a los bailarines que les faltaba pasión, sin embargo a mí ya de entrada me pareció muy intenso y pasional.

Es una película reivindicativa del derecho a la diferencia. No sólo en cuanto a homosexualidad y transexualidad, también trata el divorcio y los derechos de la mujer, incluso el trastorno dismórfico.

Aunque podríamos concluir que cada personaje es un esterotipo de cada una de estas diferencias, en realidad todos son tan humanos que me podría  identificar con cualquiera de ellos indistintamente. En menos de dos horas se llega a comprenderlos y quererlos.

Como le ocurre a Armando, el hijo de Diego, que termina queriendo y llorando la muerte de Fabrizio, (pareja sentimental de Diego) a pesar de no haberlo conocido ni visto nunca.

armando

El personaje de Delirio del Monte, (me recordó a Carmen Maura en “La ley del Deseo” de Almodóvar) representa la crítica a los programas de debates- telebasura. Me acordé de mi madre cuando vino a Madrid porque había sido seleccionada como espectadora para un programa que no recuerdo el título. Me contó que les encendía un letrero donde les indicaban cuando había que aplaudir, reír, callarse, todo eran emociones-basura, todo era mentira.

delirio

En la película se reivindica el derecho a emocionarnos de verdad. Con historias de verdad como la de la propia Delirio.

Guillermo García, el actor que encarna a Diego, se parece a Víctor Manuel (años 70)

guillermo

Es un melodrama donde se destila mucho amor, mucho coraje, mucha solidaridad, mucha libertad.

De verdad, no os la perdáis.

Trailer:

Vídeo de los actores:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: