El desconocido del lago

El desconocido del lago

el desconocido

El domingo 20 de abril de 2014, tras venir de Úbeda fuimos a ver esta película francesa dirigida por Alain Guiraudie en los Cines Renoir de la Plaza de España.

Nos sorprendió que una película que se exhibía en cines comerciales tuviera varias escenas de sexo explícito. Recuerdo siempre que Manolo solía comentar que es habitual ver en el cine mujeres totalmente desnudas, incluso hombres por detrás, pero que un pene en erección seguía siendo tabú. En esta película vemos el pene en erección y eyaculando. Parece que por fin se van desafiando los tabúes judeocristianos.

La historia que nos cuenta es muy sencilla y está contada con pocos medios, todas las escenas prácticamente están rodadas en los mismos exteriores, aparecen pocos actores y como dijo Hilario, no se han gastado un euro en vestuario.

Se trata de lo que los surrealistas llamaban “amor fou”, una pasión que rechaza cualquier componente de racionalidad. Por eso el final resalta en la oscuridad como algo inesperado, pero congruente (no lo voy a contar). Desde luego Christophe Paou está pero que muy bien escogido para el papel.

Christophe Paou

Nos gustó mucho la naturalidad con que el policía, protagonizado por Jérôme Chappatte, se mueve en el ambiente gay sin prejuicios, intentando comprender las relaciones sin juzgarlas. Y como los gays le tratan a su vez con total naturalidad y siguen manteniendo sus relaciones sin que su presencia les coarte ni intimide. Un ejercicio de libertad, entendimiento y respeto mutuo que pocas veces asumimos en la vida real.

Jérôme Chappatte,

No comparto un detalle que entiendo políticamente incorrecto, podríamos considerar que el director quiso resaltarlo a posta como acto subversivo. Para ser la primera o de las pocas películas que muestra sexo explícito entre hombres considero que simplemente podría haberse obviado. Me refiero al sexo anal sin preservativo con desconocidos (como el propio título de la película indica). Si queremos normalizar la realidad homosexual, es verdad que esto existe, pero hoy en día no es tan habitual como para que haya que resaltarlo. No ayuda a que la sociedad nos respete.

Destaco como muy educativa una pequeña conversación entre uno de los protagonistas y el personaje que hace de “voyeur”. Los dos protagonistas están charlando y el voyeur les observa masturbándose, uno de los protagonistas le pide que se vaya por que no están haciendo sexo, solo están charlando, el voyeur le responde que él no está escuchando, y el protagonista le replica que “Aunque no escuches, algo puedes oír”. Cada vez encuentro a más personas que confunden el significado de estos dos verbos, está bien que podamos encontrar películas y otros contextos culturales donde se aclaren estas confusiones. Recuerdo a un amigo que me decía que cuando le decía que “no te escucho” le respondía que “¡Pues qué maleducado!”. Porque una cosa es que no me oigas porque yo hable muy bajo o tengamos ruidos que entorpezcan la comunicación, pero que no me prestes atención es una falta de respeto.

Os recomiendo la película, os dará mucho que comentar.

Trailer:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: