DIARIO DEL VIAJE A JAPÓN, AGOSTO 2013. Tokyo

Hotel New Otani.

http://www.newotani.co.jp/en/tokyo/

Buena habitación, amplia, buen baño, Como es pronto aproveché la tarde para ir a Ginza, allí me había indicado Yuri donde comprar el disco en Yamano Gakki y los tés en Mitsukosshi. Comenzó a llover por lo que me quedé a cenar en el mismo establecimiento Mitsukoshi, que Yuri llamaba “el Corte Inglés japonés” que tiene una planta con muchos restaurantes, entre ellos una pizzería con el horno a la vista.

186 Tokyo

Regresé al hotel caminado para ver algo más del barrio y comprar leche.

Martes 13 de agosto de 2013

Este es el único hotel del viaje que tiene gimnasio, a las 6:00 voy a probarlo, pero solo tienen aparatos de cardio, nada de musculación, tienen una cinta vibradora para la cintura y la pruebo, estoy poco tiempo y me vuelvo a la habitación.

El desayuno se puede hacer en tres restaurantes diferentes, uno es un desayuno japonés que ni intenté, el primero que probé fue el Top of the Tower, con unas vistas impresionantes de la ciudad, me ponen cacao y tiene un buen bufet de frutas, cereales, huevos…. En el Lobby me prestan un cargador para la cámara de fotos.

Visitamos la ciudad con la Plaza del Palacio Imperial,

189 Tokyo

el Santuario Shintoísta de Meji

190 Tokyo

y el templo Asakusa Kannon,

191 Tokyo

.

192 Tokyo

con un gran mercadillo, donde compro una cucharas doradas y veo unas bandas para la cabeza que me quedo con ganas de comprar.

Comemos en un restaurante buffet pero con pocas opciones para mí, a cambio tenía fuente de chocolate con frutas.

Tras comer teníamos tarde libre y un grupo nutrido de participantes del tour nos pusimos de acuerdo para visitar la Isla Odaiba. Magnífica visita, es un lugar con muchos centros comerciales y atracciones infantiles, estaba lleno de gente porque hay fiestas de difuntos. Son unas fiestas que  duran tres días durante los cuales, según los sintoístas, los familiares fallecidos regresan a sus hogares, se les hace comida y fiestas, el último día encienden hogueras en el monte para guiar a los difuntos de vuelta al más allá.

Lo primero que vemos al llegar es una reproducción de la Estatua de la Libertad, es como si llegáramos a Liberty Island.

199 Tokyo

El edificio más interesante es uno formado por dos bloques y una inmensa esfera en medio que es el mirador, para entrar hay unas colas kilométricas y desistimos.

203 Tokyo

También me gusta un edificio que en realidad es una incineradora de residuos pero con una línea que considero muy elegante.

218 Tokyo

Paseamos por la zona, en la entrada de un centro comercial hay un inmenso robot que nos llama mucho la atención,

207 Tokyo

nos acercamos a la gran noria,

219 Tokyo

En un pasillo comercial hay un joven con un mono amaestrado que realiza una serie de acrobacias circenses, nos quedamos un rato a verlo. Finalmente decidimos tomar algo en una terraza con vistas a la bahía ya que comenzaba a oscurecer. La vista fue excepcional con todo el skyline del barrio de la ciudad financiera de Tokyo y el puente del arcoíris iluminado.

222 Tokyo

De vuelta desde el tren pudimos ver la noria iluminada. De lo mejor del viaje. Me he dado cuenta que las visitas que más me han interesado del viaje no estaban incluidas en el tour: Hiroshima y Nikko que se pagan aparte, Odaba Island y el Museo de Arte Moderno de Tokyo que los vemos por nuestra cuenta…

Vuelvo al hotel y ceno en el restaurante chino. Aunque la comida de Japón no me ha cautivado, lo mejor es que en todas las ciudades hay restaurantes chinos y occidentales, especialmente italianos, donde me he defendido bastante bien las noches que no tenía las cenas incluidas. Y con buenas vistas con las que puedo autoretratarme.

224 Tokyo

Miércoles 14 de agosto de 2013

Hoy he probado el otro restaurante que está en la planta baja, tiene mejor buffet pero sin posibilidad de cacao y faltan las vistas impresionantes del Top of the Tower.

Me he apuntado a la visita opcional a Nikko, (entrada aparte en este blog)

Cené en el restaurante chino del hotel por segundo día consecutivo.

En la habitación tenía dos Fax anunciando el 1º  la recogida al día siguiente para ir al aeropuerto a las 18:00 en el lobby de mi hotel,  el 2º anunciaba el adelanto a las 17:30 en el lobby de mi hotel. Pero antes de acostarme me pasaron otro bajo la puerta con la desagradable sorpresa de que debía estar a las 17:30 en el lobby del Shinagawa Prince Hotel, donde se alojaban los pasajeros que había pagado la categoría más barata del viaje. Se suponía que era por si teníamos tanto atasco como el día anterior. Me parecía impresentable que tuviera que desplazarme yo que había pagado más en lugar de los del otro hotel que habían pagado menos. Así me acosté con cierto malestar.

Jueves 15 de agosto de 2013

Subo a desayunar en el Top of the Tower, pero nos pasan a otro que está al lado, Bella Vista, con el mismo buffet, cacao e impresionantes vistas.

En el Bussiness Support del hotel me imprimen la tarjeta de embarque, miraron el asiento que tenía asignado y me aseguraron que estaba en pasillo.

Hago check out y dejo la maleta en consigna.

Salgo a las 9:00 para ir al Museo Nacional de Arte Moderno de Tokyo,  (entrada aparte en este blog)

Al terminar fui a ver la torre del Arcoiris, una torre de televisión que inauguraron el año pasado y es la más alta del mundo. Por las noches tenía la vista iluminada de la torre desde la ventana de mi habitación del hotel. No subí al mirador pero subí al último piso del edificio comercial colindante.

281 Tokyo

Había varios restaurantes con colas para entrar, decidí aguantarme con las galletas de bellota que había comprado en una de las paradas técnicas del tour.

Volví al hotel y fui a recepción a preguntar si había recibido un nuevo Fax, con la esperanza de que el último se tratase de un error. Llamaron por teléfono y me aseguraron que no. Recogí la maleta y tomé un taxi hasta el otro hotel. Llegué pronto y me paseé por los tres vestíbulos del hotel, me crucé con dos sumos que iban con sus respectivas parejas femeninas paseándose, me quedé con ganas de hacerme una foto con ellos. De pronto apareció la persona que iba a llevarnos al aeropuerto, me dice que me estaba buscando y otra persona de la agencia me buscaba en mi hotel porque el fax había sido un error, al parecer había podido avisar a otros pasajeros por la mañana pero yo ya había salido del hotel. Preguntaron en recepción si había dejado la maleta y le respondieron que no lo sabían, y es curioso porque en la maleta estaba el número de habitación y mi nombre y apellidos, la consiga está junto a la recepción. Tengo la impresión de que en realidad no se les ocurrió la brillante idea de preguntar por la maleta para dejarme el mensaje junto a la misma. Al menos el taxista me había dado ticket y me devolvieron el dinero (poco más de 20 euros)

En el aeropuerto descubro a tiempo que el asiento que tenía no era de pasillo y lo cambio, me confirman la comida vegetariana y como tengo el boarding pass y no tengo que facturar maleta, entro enseguida, el resto de  los compañeros del grupo pasan dos horas en la cola.

En el aeropuerto aprovecho para hacer algunas compras porque me ha sobrado mucho dinero. Compro unas galletas de arroz pero que al empezar a comerlas descubro que tienen cangrejo y tengo que tirarlas, un par de libros de manga con portadas eróticas, un libro de origami en inglés y japonés, y una banda para el pelo que había visto en el mercado del templo Asakusa Kannony y me había quedado con las ganas de comprar.

El vuelo a París en Air France tiene previsto despegar a las 21:55, pero se retrasa a las 22:40.

Me dan una cena con lácteos (queso brie, mantequilla, panacotta)

Viernes 16 de agosto de 2013.

Tras dormir un poco veo una película. “A late quartet” (El último concierto) dirigida por Yaron Zilberman, y portagonizada entre otros por Philip Seymour Hoffman, quien también protagonizó Capote, la película que vi en el viaje de ida de Ámsterdam a Osaka. Una bella y seria experiencia vital compartida entre cuatro personajes que se precipita cuando uno de ellos comienza a sufrir Parkinson. Me gustó.

El_ultimo_concierto.

Nos dan otra comida completa antes de aterrizar.

Aterriza en París a las 4:00 hora española, hasta las 5:00 no abren el ala del aeropuerto desde donde sale mi vuelo por lo que tenemos que esperar en otro ala. Al abrir tomo un desayuno de cacao y pastel de manzana en una cafetería.

El avión a Madrid en Air France tiene prevista la salida a las 7:15, despega a las 7:25 y aterriza a las 9:10 diez minutos antes de lo previsto.

Con este viaje doy por ahora por terminada mi exploración de Oriente, considero que China y Japón son los dos grandes gigantes de oriente que pueden ofrecerme culturalmente todo lo que pueda ver en otros pequeños países como Corea, Vietnam, Taiwan, etc. Merecen la pena los dos, estoy muy satisfecho de haber hecho estos dos viajes. Son dos culturas muy parecidas, espiritualmente en ambas hay budismo y shintoísmo, arquitectónicamente ambas tienen grandes edificios muy contemporáneos. Y en ambas queda poco de las viviendas antiguas. En ambas hay elementos imprescindibles, en el caso de Japón son imprescindibles Hiroshima y el Fuji.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: