Autogestión en la escuela. Una experiencia en Palomeras.

Autogestión en la escuela. Una experiencia en Palomeras.

Autogestión en la escuela

En la Feria del Libro 2013, en el Parque del Buen Retiro de Madrid, compré un par de libros en una librería libertaria, uno es magnífico libro de cómic sobre la vida de Thoreau- La vie sublime, con muy bellos dibujos de A. Dan y documentado texto de Maximilien Le Roy, editado por Impedimenta.

Thoreau

Leed más sobre el libro y sus autores en la web de la editorial:

http://impedimenta.es/libros.php/thoreau

El segundo libro es de Francisco Lara y Francisco Bastida, fue publicado en 2004 por Editorial Popular

http://www.editorialpopular.com/Libro/Autogestion-en-la-escuela-ISBN-978-84-7884-283-4-CODIGO-EXP,001704

Era una reedición de una experiencia ya publicada 20 años atrás. Los mismos autores publicaron en 2004 la continuación de esta experiencia en la misma editorial. “La escuela como compromiso”

la-escuela-como-compromiso

http://www.editorialpopular.com/Libro/La-escuela-como-compromiso-ISBN-978-84-7884-276-6-CODIGO-EXP,001703

Aprovechando mi estancia en Úbeda he terminado su imprescindible lectura.

FELICITO

Felicito porque desconocía esta experiencia de educación democrática que se empezó a practicar nada menos que en 1969. Al margen de algún criterio pedagógico con el que no estoy de acuerdo, me ha sorprendido constatar que esto estuviera pasando durante los mismos años en que yo comencé a ir a la escuela, en 1969 inicié la EGB, en un colegio privado subvencionado, algo como lo que ahora llamamos concertado, con una estricta disciplina militarista, donde iniciábamos la jornada cantando el caraalsol formados en el patio del colegio e izando la bandera franquista, donde recibí algunos castigos físicos y psíquicos.

He de reconocer que recibí una sólida formación, yo era buen estudiante, y tras la llegada de la democracia los cambios fueron radicales, la relación con el profesorado era más abierta y democrática, actualmente soy amigos de alguno de aquellos maestros que sigo viendo por el pueblo y con quienes diserto a veces sobre la situación actual de la Escuela Pública.

El director de este colegio fue la primera persona que me habló de Objeción de Conciencia, ligando el concepto a la confesión religiosa de los Testigos de Jehová.

En cualquier caso nada que ver la educación nacionalcatólica que recibí, autoritaria, memorística, con montones de libros de texto, deberes para casa, formación religiosa que incluía misa los sábados por la mañana en el gimnasio del colegio, yo solía escabullirme ofreciéndome voluntario para la limpieza de las aulas, que hacíamos afortunadamente a la misma hora de la misa. Ahora pienso que esta limpieza que hacíamos el alumnado es lo único que se parece a la “autogestión”, también que el material fungible se vendía en el mismo colegio y algunos alumnos se encargaban de despacharlo. Todo lo demás era puro nacionalcatolicismo.

Descubro impresionado que durante esos mismos años, en un barrio marginal de Madrid, se llevaba a cabo una experiencia de educación tan democrática, humanista y libertaria.

Aunque debemos reconocer que con el tiempo, la democracia, las reformas educativas, la cotidianidad en cualquier escuela pública actual se ha acercado un poquito a aquella experiencia, por ejemplo en los Consejos Escolares han ido abriéndose paso las participaciones de las familias y el alumnado, desgraciadamente ahora, con la nueva reforma del PP se quiere volver a eliminar estas participaciones.

Pero en temas muy relevantes que se exponen en el libro nunca se ha ni intentado este acercamiento a la práctica democrática de la escuela, por ejemplo cuando hablan de dirección colegiada entre todo el claustro, o eliminación de notas al alumnado. ¿Se plantean actualmente estas posibilidades en algún otro colegio de España?

Soy maestro de educación Infantil y llevo unos quince años trabajando por Proyectos Educativos, al margen de cualquier editorial, en diversos colegios públicos de la Comunidad de Madrid, podríamos considerarlo algo parecido a loa contratos que se trabajaban en Palomeras, pero procurando no salirnos mucho del Currículo prescriptivo y de modo bastante más dirigista. Enseño lectoescritura a través de métodos naturales, constructivistas y algunas técnicas Freinet. He visto trabajar más o menos así en bastantes colegios en Educación Infantil, pero nunca en Educación Primaria.

CRITICO

La principal crítica al libro es que creo que no está escrito con suficiente claridad para que otros maestros puedan practicar la experiencia, no me ha quedado nada claro el número de aulas, de cursos, de alumnado por aula, agrupaciones de alumnado por edades, por capacidades. Se habla de asambleas de alumnado conjunto de varios cursos, pero no me imagino cómo pueden participar tanto alumnado, en qué espacio, durante cuánto tiempo. Y si un grupo evalúa la actividad de cada alumno ¿a lo largo de cuánto tiempo se completa la evaluación e todo el grupo?

No entiendo para qué edades se tienen en un rincón una biblia, un corán, panfletos, los derechos de la infancia y de los seres humanos.

En cuanto a algún planteamiento pedagógico, me resulta muy difícil, al menos visto desde 2013, que el conductismo se pueda aplicar de modo no alienante. Sobre todo después de que en 1971 Stanley Kubrick nos mostrara sus efectos en Clockwork Orange. (Y estaba basado en una novela de 1962 de Anthony Burgess, antes de que se iniciara la experiencia de Palomeras). Asocio instintivamente Conductismo y Paulov con la disciplina militarista del palmetazo de mi escuela nacionalcatólica.

naranja mecánica

Otro aspecto de pedagogía que no comparto son las fichas. Los primeros cursos que trabajé como interino me encontré con maestras en infantil y en primaria que trabajaban con libros de fichas a los que añadían montañas de fichas elaboradas por ellas y que me ofrecían ya fotocopiadas para que las trabajara en mi aula. Llegué a padecer “fichitis aguda”. Ahora, cuando trabajo por Proyectos Educativos hacemos murales colectivos, libros viajeros, asambleas, juegos, danzas, canciones, entrevistas, textos… pero fichas las mínimas, las necesarias para evaluar el progreso en la escritura y resaltar algunos de los aspectos más relevantes de cada proyecto.

No entiendo porqué se dice en la página 78 del libro que “a partir de 1977- 78 la ficha comercializada ha dejado de publicarse”. El curso pasado, 2012- 2013 di clase de Arts en 5º de Primaria utilizando un absurdo libro de fichas, que alguien me explique qué tienen que ver las fichas con el concepto “Arte”. Por supuesto adorné las innecesarias y entorpecedoras fichas con la elaboración de collages sobre grandes cartulinas, ensamblajes con gran variedad de objetos y texturas reciclados y esculturas de arcilla.

PROPONGO

“Efectivamente, no todos tienen capacidad por igual para las mismas cosas, para las mismas profesiones. Lo dramático, lo verdaderamente nefasto de nuestra labor en la escuela, es que solemos medir exclusivamente algunas de esas aptitudes, no a la persona como algo integrado y en progreso.

Y esto es precisamente lo que venimos afirmando. Que los niños no son iguales lo afirmamos todos. Sin embargo los programas, los libros de texto, las instrucciones emanadas de los responsables educativos del país, etc, etc, todo está hecho con el criterio de que son iguales y después resulta que unos valen y otros no. Luego no son tan iguales”

(página 270)

Propongo este párrafo para que quienes leáis esta entrada del blog, intentéis reflexionar sobre ello, creo que es básico en  nuestro sistema educativo. A la luz de esta irracionalidad se plantean “notas de corte” para acceder a estudios superiores y pruebas externas de cálculo y lectoescritura en Educación Infantil, quienes jamás han realizado un examen en su vida y están en pleno desarrollo de la adquisición de estas capacidades. O se olvidan de en qué consiste educar, o no lo han sabido nunca, porque creo que los ministros y consejeros que proponen semejantes aberraciones son analfabetos cerebrales.

Propongo también aprovechar lo que Gianni Rodari llamó el “error creativo” para desarrollar un buen ensayo o incluso un texto literario con el encantador título “PORMACIÓN PELIGIOSA” (sic, página 75)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: