Viaje a China, Beijing.

Viaje a China, Beijing.

Domingo 12 de agosto de 2012.

El avión de Xian a Beijing tiene prevista la salida a las 21:30, pero se retrasa un poco, lo cual viene siendo habitual en todos los vuelos domésticos en China. Hacemos algún consabido chiste a costa de que a lo mejor hay tifón en Beijing y tenemos que bajar del avión y tomar un tren. Al final el despegue se produce a las 23:30. Aterriza en Beijing a la 1:30 de la madrugada, desde el aeropuerto hasta el hotel hay una hora de viaje en autocar. En el camino el guía representante de Panavisión, Álvaro, nos anuncia que al día siguiente nos abandona, toma otro avión para hacerse cargo de otro grupo. El guía chino nos da algunos datos y anécdotas, entre ellas que por las mañanas los trabajadores chinos forman militarmente para recibir instrucciones de su jefe de sección. Me estoy acostando a las 3:00 de la madrugada en el hotel West International Trade. Es un hotel lujoso con mucho cristalito de colores colgando del techo, algunas buenas esculturas de jade, algún jarrón de cloisoné interesante.

Lunes 13 de agosto de 2012.

Me levanté a las 7:30 y a las 7:45 estaba en el gimnasio, para llegar al mismo hay que atravesar la piscina que en esta ocasión consiste en una serie de bañeras comunicadas entre sí a modo de baños termales, estaban sin agua. Desde el gimnasio observo la instrucción de los trabajadores, formados en dos filas mirándose frente a frente, reciben las instrucciones, de vez en cuando prorrumpen en gritos de ánimo, cantan un himno, hacen gestos de lucha. Un pequeño espectáculo.

El gimnasio es grande pero no tiene muchos aparatos, uno de ellos es una polea con barra alta para ejercicios de hombros y espalda. Descolgué la barra para poder coger directamente el cabo de la polea y hacer ejercicios de tríceps. El chino encargado se acercó sorprendido, sin pronunciar palabra miró la polea, me miró a mí, sin poner mala cara parecía reprocharme que le había estropeado la máquina. Con gestos le expliqué que así ejercitaba los tríceps. Había otra mujer china en una cinta. Hablaron algo entre ellos. Cuando yo estaba en otro aparato la mujer china me dijo en inglés que la polea no funcionaba, yo le repliqué que sí, volví a montar la barra y la utilicé para mostrárselo, el chino encargado volvió a comprobar que todo funcionada correctamente. Me sorprendió este episodio porque demostraba que el empleado no tenía mucha idea de cómo funcionaban los aparatos.

Desayuno buffet y ducha. La habitación con cama dos por dos, es de las que tienen un cristal de separación entre el baño y el dormitorio.

A las 10:00 comenzamos la visita a la ciudad. Además del guía chino, nos acompaña una fotógrafa china que nos va a ir haciendo fotos y nos va a grabar en video a lo largo de toda la estancia en Beijing. Nos dan la consigna de que siempre que la vemos saludemos “Nijao”. También aprendemos que para las fotos en grupo debemos decir: “Siet”, que significa berenjena, es la correspondencia  a nuestro “patata”.

Vamos en autocar hasta la Ciudad Prohibida. Paseamos por la Plaza de Tian’am men con el monumento a los héroes del pueblo

y el mausoleo de Mao

flanqueado por dos grupos escultóricos que rememoran la lucha revolucionaria.

.

Es de esos lugares que estamos hartos de ver y nos resultan tremendamente familiares, los hemos visto en fotografías, en televisión, en acontecimientos festivos y en manifestaciones reprimidas a base de tanques. A pesar de ello es una imagen un poco fría por lo inmensa.

Entramos en la Ciudad Prohibida a través de la famosa Puerta de la Paz Celestial presidida por la foto de Mao y las consignas que en chino proclaman: “Viva la República Popular China” y “Viva la Unidad de los Pueblos del Mundo”. Muy bonito se hubiera plasmado en una corriente de solidaridad y respeto a los derechos humanos de todos los pueblos del mundo.

.

Paseamos por los diversos patios donde se yerguen los pabellones y lugares de culto que conforman la Ciudad Prohibida. No podemos acceder a los interiores aunque podemos fotografiarlos desde las puertas principales, eso sí, es necesario abrirse paso a base de codazos entre los turistas asiáticos.

.

.

.

.

.

.

El almuerzo lo hacemos en un restaurante café “Molly Malone”, decorado en estilo irlandés, pero con menú chino.

Tras el almuerzo nos llevan a visitar el Templo del Cielo.

Es muy interesante, forma parte del patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, representa el Universo y es donde el emperador celebraba los ritos del Solsticio de Invierno y del Equinoccio de Primavera. Lo cual, entre otros hallazgos que hemos ido constatando a lo largo del viaje, demuestra que todas las culturas del mundo celebran exactamente las mismas fiestas: Navidad y Semana Santa no son celebraciones cristianas sino fiestas universales humanistas.

El guía nos ofrece la posibilidad de dar un paseo en triciclos por un barrio antiguo de callejas o hutong por las que no puede pasar el autocar. Hay que pagarlo aparte y es un poco caro pero merece la pena y en principio es divertido, el paseo incluye la visita a una casa tradicional. Vamos todo el grupo. El guía nos cobra y contrata las bicicletas, los conductores parecen pasárselo bien haciendo carreras y adelantamientos entre ellos, haciéndonos y pidiéndonos que les hagamos fotos.

.

.

Hacemos dos paradas, una para visitar la casa tradicional y otra para pasear por el barrio más comercial, mientras tanto los conductores descansan y nos esperan para después continuar la marcha. La casa antigua tiene una estructura medieval, varias estancias en torno a un patio, se trata del hogar de una familia que cobra a los turistas por permitirnos ocupar su casa y así ganar algo de dinero para poder enviar a su hija a la universidad. El guía nos habla de las tradiciones y el respeto a la familia. Nos anuncia que dentro de unos 7 años todo ese barrio habrá desaparecido porque el gobierno no quiere restaurarlo y prefiere que se hunda y recalificar el terreno para construir rascacielos.

En la calle más comercial, que tal se salve de la quema, descubrimos una churrería de unos españoles.

.

En el último tramo de triciclo constato que nuestro conductor tiene que hacer grandes esfuerzos para pedalear y ha perdido la sonrisa, de repente recuerdo la sensación que Manolo sintió en Cuba viendo el esfuerzo que tenían que hacer los jóvenes que conducían los bicitaxis, reflexiono sobre el hecho de que lo más seguro es que de los 180 yuanes que hemos pagado, la mayor parte vaya para Panavisión y en cambio a ese hombre tal vez solo le lleguen apenas cinco, por supuesto nunca llegaré a saber exactamente este dato, y lleva varias horas pendiente de unos turistas ricachones que se divierten montados cómodamente haciendo fotos a costa de que ellos se deslomen. Me sentí francamente hastiado, al bajarme le dí una propina de 10 yuanes. En aquel viaje a Cuba defendí que si el trabajo físico y duro estaba bien pagado era tan digno como cualquier otro, en aquella ocasión pagamos en euros y pagamos bastante bien. Pero aquí me temo que fui tacaño.

Finalmente volvemos al hotel. En el camino de vuelta el guía nos resume el plan para el día siguiente y nos ofrece para quienes vamos a quedarnos un día más visitas opcionales al zoo, a la ópera china o al circo de Beijing. Yo le anuncio que me gustaría ir a la ópera pero él me dice que sería mejor el circo porque es más espectacular.

Cena buffet.

Martes 14 de agosto de 2012.

Como hoy toca subir a la muralla me he saltado el gimnasio. Desayuno buffet y salida. Le recuerdo al guía que por la noche quiero ir al Circo, me dice que hará un sondeo para ver si alguien más quiere ir.

En el autocar nos habla del horóscopo chino y nos ofrece la posibilidad de adquirir un sello con el animal de nuestro horóscopo y nuestro nombre en español y la transcripción fonética al chino, le pido que me encargue uno.

Primero nos llevan ana fábrica de Cloisonné, nos explican en qué consiste la técnica, vemos a los artesanos trabajando y hacemos algunas compras. Compro un bolígrafo y unos imanes decorados con cloisonné.

.

Y nos ponemos en marcha hacia la Gran Muralla. En el camino tenemos un gran atasco y decidimos hacer el último kilómetro a pié. Era mi principal aliciente de este viaje, creo que nadie debería morir sin haber paseado un trecho de la Gran Muralla, Álvaro nos había dicho que él no se creía que se pudiera ver desde la Luna, pero el guía chino nos dice que no lo ha dicho los chinos sino el propio Neil Armstrong. No estoy seguro de que esta afirmación sea cierta o no, pero desde luego es una Maravilla del Mundo, que está a nuestro alcance y que merece la pena. Hay varios tramos visitables, aunque parece ser que a los turistas suelen llevarnos siempre al mismo, en cualquier caso fue una experiencia inolvidable, tuvimos que hacer un gran esfuerzo para llegar hasta el final previsto pero llegamos casi todos los del grupo.

.

.

Me llamó la atención constatar que niños incluso bebés llegaban al final del tramo junto con sus ancianos abuelos, no es de extrañar que luego copen tantas medallas en los juegos olímpicos.

En el restaurante al pié de la muralla donde almorzamos me compré una sudadera con el lema “I climbed to the Great Wall”, porque realmente me siento orgulloso de haberlo hecho.

Tras el almuerzo nos acercaron a la Villa Olímpica donde quedan algunos grandes edificios singulares, damos un paseo y volvemos al autocar.

Algunos tenemos la cena que hoy incluye Pato Laqueado, otros quieren quedarse en un gran centro comercial de Imitaciones que llaman Mercado de la Seda. El grueso del grupo, incluidos algunos de la cena, deber ir al aeropuerto. El guía lo organizó todo excepto mi opción, en público y de forma jocosa me dice a bocajarro que me olvide del Circo. Me sentó realmente mal, me había hecho ilusiones. Consideraba que tenía tanto derecho como los que preferían quedarse en el mercado y no tenía interés en la cena ya que no iba a probar el pato. Me sentí bastante dolido.

Por otro lado también nos había hablado de que nos haría un plan a los que nos quedábamos un día más, al final el plan quedó en que tomáramos un taxi y pasáramos el día a nuestro aire, por la tarde nos recogería otro guía distinto, nos pareció que se desentendía de nosotros de forma poco amable.

Mientras los compañeros visitaban el Mercado de Imitaciones me dediqué a hacer fotos a varios rascacielos y edificios emblemáticos de la ciudad, he publicado en el blog de creación poética Forjador de Lunas algunas de estas fotos:

http://forjadordelunas.wordpress.com/2012/08/17/arquitectura-en-china/

Dí un agradable paseo que incluyó escenas pintorescas como la ruptura de una pareja en la que la chica, justo cuando yo pasaba entre ellos tiró su bolso al suelo haciendo un ruido estruendoso y se largaba a buen paso, el chico me miró avergonzado, después constaté que se agachaba a recoger el bolso y seguía a la chica. Poco después asisto a lo que pareció el robo de una batería eléctrica de una moto eléctrica, ví a un hombre que colocaba la batería en el reposapiés de su moto y de repente descubrí el hueco en la moto que estaba atada a un árbol, el hombre puso el marcha su moto y creí constatar que me miraba temeroso por si yo le había visto hacer la maniobra. 

Al final fui a la cena y no fue tan malo, aunque estuve de mal talante, pero comí suficientemente bien, incluyendo tofu, que tan difícil es encontrar en los restaurantes chinos.

Y nos llevaron de vuelta al hotel.

Miércoles 15 de agosto de 2012.

Tras el desayuno buffet pido en conserjería un taxi que me lleve al Palacio de Verano.

El resto de los que nos quedamos prefirieron volver al Mercado de la Seda. El Palacio de Verano ha sido otra de las visitas que considero imprescindibles, no comprendo como Panavisión no la incluye dentro del programa y ni siquiera la ofertan los guía como opcional. A lo largo del viaje hemos visitado varios templos y palacios, pero creo que ninguno tan impresionante como este. Incluye como todos los jardines chinos varios pabellones, vegetación, lagos…También llamado Jardín donde se cultiva la Concordia, era la residencia estival de los emperadores. Me lo recorrí siguiendo las indicaciones de los planos que tienen en inglés a lo largo del camino y leyendo en mi guía las características de cada rincón y cada pabellón. Destaco la Pagoda del Perfume Budista en lo más alto de la colina,

.

con una imagen del Buda de mil manos.

.

.

El gran lago es muy agradable de pasear. Me recorrí el Pasillo cubierto, descubrí el barco de mármol,

.

, en un templete una orquesta de viento tocaban una canción que cantaban un gran coro de Corazones:

.

la Calle de Suzhou en torno a un pequeño lago.

En una galería descubrí una pequeña exposición de un artista contemporáneo.

En el blog Forjador de Lunas he publicado una entrada con más fotos de las escasas manifestaciones de arte contemporáneo que he logrado descubrir a lo largo de este viaje:

http://forjadordelunas.wordpress.com/2012/08/17/arte-contemporaneo-en-china/

En el recinto podemos encontrar varios restaurantes. Podría haberme pasado todo el día,

.

.

Los chinos son muy amables cuando les pido que me hagan una foto, suelen hacer más de una y en ocasiones me piden que pose para sus cámaras con su familia.

A medio día, tras haberlo recorrido de Sur a Norte decidí salir y tomar un taxi hasta el hotel. Comí en el buffet del mismo hotel aunque ya estaban cerrando y después estuve descansando en uno de los grandes sillones del vestíbulo. Como había quedado en que hasta las 6:00 no volvían los compañeros me dí un paseo por los alrededores del hotel, nada de interés. Al volver, ellos llegaron enseguida, hice algunas fotos en el hotel. Y esperamos a que llegara el guía chino que iba a llevarnos al aeropuerto.

.

Ha sido uno de los mejores viajes que he hecho en mi vida, a pesar del percance del tifón y el tren de literas. He hecho nuevas amistades con las que continuaré contacto a través de e-mail y Facebook. Creo que ha merecido la pena la inversión que hice, aunque espero que Panavisión me devuelva la parte proporcional a los servicios que estaban incluidos y no me han proporcionado. He conocido a grandes rasgos la cultura y la geografía china. Incluyendo Hong Kong y Macao que la mayoría del grupo no ha podido visitar. E incluyendo el Museo de Shanghai que pocos visitaron y el Palacio de Verano que solo yo he tenido el privilegio de conocer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: