Viaje a China, Hangzhou

Viaje a China, Hangzhou:

Martes 7 de agosto de 2012.

Me levanto a las 6:30 para ir al gimnasio, ducha y desayuno. A las 8:00 estamos preparados para ir a la estación. Tomamos un tren rápido que nos llevará a Hangzhou. Empezamos a sentir el viento y se habla de la amenaza de que el tifón llegue a Shanghai, aunque los guías nos animan recordando que en otras ocasiones se han acercado tifones que en el último momento se han desviado a otras regiones.

La guía local es Inés (Feng). Nos montamos en una barca que nos llevará por el Lago Occidental (Xi Hu). Desde la barca veremos las tres islas características. Nos llovió un poco pero solo fueron unas gotas. El cielo estaba cubierto. De las tres islas solo una es natural, las otras dos se han creado artificialmente. Tienen abundante vegetación. La guía nos habla de las tres mentiras de Hangzhou. La primera es que la isla natural se llama “Isla solitaria”, aunque en realidad no está sola, es la isla donde se encuentra el embarcadero y desde la que partimos para recorrer el lago. La segunda que es uno de los puentes que podemos admirar se llama “Puente roto”, pero en realidad no está roto, aunque a veces al nevar parece que desaparece una parte del mismo y desde lejos da la impresión de estar roto. La tercera es que otro de los puentes se llama “Puente largo”, en realidad solo tiene 50 metros, pero cuenta la leyenda que una novia quería despedir a su novio en el puente, pero como no querían separarse se lo recorrieron varias veces de ida y de vuelta con lo cual el puente se hizo muy largo.

Ante otra de las islas podemos ver tres pequeños monumentos funerarios sumergidos en el agua distribuidos en forma de vértices de un triángulo, se llaman las Tres Torres que reflejan la Luna.

Tras pasear y hacer unas fotos en el parque de la Isla Solitaria, nos llevan a un almuerzo buffet. Por la tarde visitamos el “Monte que llegó volando”. Se trata de otra leyenda, un peregrino hindú, creyó ver en esta colina una parte de otra que él conocía bien en la India, y supuso que había venido volando desde allí. Es una colina en cuyas paredes de piedra se han escavado huecos donde vemos diferentes esculturas de Budas, nos cuentan que han sido esculpidas en la propia roca aunque a nosotros nos parece que están elaboradas de una roca diferente y simplemente han sido colocadas en los huecos.

Junto al Monte que llegó volando se encuentra el Templo Budista del Alma Escondida, con varios pabellones, uno de ellos alberga la mayor escultura tallada en madera de alcanfor.

Volvemos a Shanghai, me gusta el relos de la estación de Hangzhou de estilo Art Decó.

En el Bussiness Centre del hotel intento conectarme a Internet pero no es posible a causa del tifón que se está acercando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: