Diario del viaje a China: Guilin

Diario del viaje a China: Guilin

Viernes 10 de agosto de 2012.

El viaje en tren fue molesto, aunque la mayoría intentamos tomárnoslo como una aventura más, yo comenté que a fin de cuentas si queríamos conocer la cultura China, el tifón formaba parte de ella y este tipo de tren también. Vimos, vivimos y olimos cosas desagradables como bebés cuyos padres o abuelos les dejaban hacer pis en los pasillos, los olores desagradables de los botes de comida precocinada, suciedad, etc. Gran parte del grupo nos desplazamos a un vagón de asientos cinco o seis vagones más allá de nuestras literas, donde pudimos estar sentados y prácticamente solos charlando, jugando y compartiendo lo que habíamos comprado para picar. Había pagado la opción de todo incluido por lo cual deberían habernos dado una cena aunque fuera pic-nic. A las 22:00 nos dijeron que iban a cerrar la puerta que comunicaba con nuestros vagones de literas, así que nos volvimos. La litera estaba a un palmo del aire acondicionado, me tapé bien con el edredón que parecía haber sido usado por otros pasajeros, no estaba sucio pero sin planchar. Apagaron la luz e intenté descansar pero no pude por falta de espacio. Había sido un cambio brutal, había pasado de una cama de dos por dos, a una mediana y ahora a una de prácticamente medio metro de ancha. Todos habíamos pagado por un viaje de lujo en hoteles de cinco estrellas, esto era inaceptable. Creo que dormí un par de horas y con frío. A las 6:00 empecé a oir movimiento en el vagón y aproveché para bajarme, ir al baño y esperar a que alguien más se levantara. Fui con otro compañero al vagón comedor donde pedí una botella de té verde y unas manzanas. Nada que ver con el desayuno buffet al que tenámos derecho.

Álvaro, como representante de Panavisión no podía ofrecernos nada a lo que no le hubiera autorizado su empresa, pero nosotros nos sentimos estafados. Por supuesto no era problema de Álvaro, pero como representante tuvo que recibir nuestras críticas a la nefasta organización.

Otros compañeros pasaron y se fueron hacia el vagón de asientos, tras el desayuno me uní a ellos y pasamos juntos la mañana.

Tras 22 horas de tren llegamos a Guilin a las 15:00,

.

nos espera un guía y nos llevan al hotel Lijiang Waterfall . Tenemos tarde libre, me paseo por el hotel, lo que más me gustan son las vistas desde la piscina, es un piso quinto con gran ventanal desde el que se pude ver todo el parque del Lago de los Pinos con las Pagodas del Sol y de la Luna, la colina de la Belleza Solitaria y otras colinas. Todo muy verde y frondoso. El gimnasio no me gusta, tiene pocos aparatos y muy dispersos. Junto al hotel hay una calle comercial con un mercadillo de souvenirs, me di un paseo llegando hasta las pagodas.

Tras la cena buffet, vemos la cascada de agua que cae por la parte posterior del hotel,

otro pequeño paseo fotografiando las pagodas iluminadas

y me acuesto pronto para intentar recuperarme del viaje en tren.

Sábado 11 de agosto de 2012.

Tras el desayuno buffet, nos llevan a realizar el Crucero por el Río Li. Ha sido una de las visitas más relevantes e imprescindibles del viaje. Un paisaje con neblina, con grandes rocas de las que en ocasiones brotaban cascadas de agua,

vemos pescadores algunos con cormoranes,

.

vemos búfalos

 Algunos  nadando en el río,

una de estas vistas está reflejada en el billete de 20 yuanes,

son las típicas estampas de acuarela que los artistas chinos han pintado durante años, romántico y relajante.

Algunas colinas reciben nombres según su forma, por ejemplo la colina del gato:

O la cabeza del hombre tumbado:

Alguna gruta.

El crucero nos sirvió para quitarnos el mal sabor del viaje. Incluía un buffet a bordo para el almuerzo, tras el cual nos sorprendieron ofreciéndonos licor de serpiente, unos turistas creo que italianos lo probaron, fue otro espectáculo que aplaudimos.

Llegamos a Yangshuo donde tuvimos tiempo libre para pasear, me hice una foto con un pescador y sus cormoranes,

y me compré un sombrero de pescador y el libro rojo de Mao en español para regalar y en chino para conservar. Me llamó la atención al respecto un local con el nombre de Minnie Mao’s.

A última hora le compré también unos bolsitos artesanales a una mujer de una minoría étnica.

Volvimos en autocar hasta Guilin. Tenemos tiempo libre antes de la cena que aprovecho para visitar el Colina de la Trompa de Elefante, donde me hacen unas fotos con cormoranes y puedo asistir a un espectáculo musical.

.

.

.

Cenamos en un restaurante y tras un breve paseo vuelvo al hotel a dormir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: