Viaje a China: Shanghai

Viaje a China: Shanghai

Domingo 5 de agosto de 2012

A primera hora aprovecho para ir al gimnasio del hotel ya que hemos quedado en el vestíbulo a las 10:45, un conductor para a recogernos y nos lleva al aeropuerto, el avión tiene prevista la salida a las 13:45 pero no despega hasta las 15:00, la puntualidad no es una cualidad de los chinos. En el aeropuerto se exponen en vitrinas trajes y atrezzo de ópera china.

.

Aterrizamos a las 17:00, en destino nos esperan Álvaro como representante de Panavisión quien nos acompañará hasta Beijing y Christian como guía chino local, junto al resto del grupo que han llegado en un vuelo anterior. Ya somos 18 amigos. Se trata de un grupo bastante heterogéneo que iré conociendo poco a poco, varias parejas jóvenes, alguna de mi edad y alguna otra mayor. Todos amables y puntuales, algunos más reservados que otros. Seguramente a mí me hayan catalogado entre los más reservados, aunque he intentado abrirme en general al grupo, a fin de cuentas era el único que viajaba solo.

Álvaro es un buen hombre, me ha caído bien aunque hayamos tenido el percance que narraré más adelante cuando viajemos de Shanghai a Guilín.

Nos llevan al hotel Mercure Baulong, me quedé anonadado al llegar al vestíbulo, es un hotel de cinco estrellas de superlujo. El dormitorio es inmenso con una cama casi de dos por dos, una mesa de despacho en forma de riñón y un sillón con flexo estilo Mary Poppin, el baño es grande y está bien aunque un poco estrecho el lavabo y el minibar está con llave y para conseguirla hay que dejar 500 euros en recepción, prescindo de él, televisión digital pantalla grande.

El buffet de la cena incluye verduras, sopas, arroz, ensaladas…por cierto que no tenían tofu, lo mejor los postres, frutas, pastelitos, y una fuente de chocolate. Me ha extrañado comprobar que en la mayoría de los hoteles y restaurantes que hemos visitado en toda China no tenían ni tofu ni brotes de soja, ni salsa de soja, siempre había supuesto que la soja era un alimento básico de la dieta china y en realidad es casi desconocida. 

Lunes, 6 de agosto de 2012.

A las 6:30 abren el gimnasio, es el más completo que he tenido en todo el viaje, con pesas, aparatos de musculación para bíceps, tríceps, hombros, espalda, pecho y piernas, además de las cintas y bicicletas que sí estaban en todos los otros hoteles.

Después de un copioso desayuno buffet con fruta, huevos fritos, cereales y té, a las 9:00 hemos quedado para empezar la visita a la ciudad.

Paramos en el Malecón con sus impresionantes edificios rascacielos

.

y paseamos por una calle peatonal con alguna escultura del tipo “monumento al peatón desconocido”.

Nos llevan al Jardín Yuyam junto al templo de los dioses de la ciudad. El jardín chino incluye pabellones, quioscos, agua, rocas y plantas. En este caso incluía también chicharras que no dejaban hablar al guía.

 

.

Visitamos también un conglomerado de casas de estilo tradicional chino que fueron construidas en los años 70, y es un gran centro comercial.

Después nos enseñaron el Templo del Buda de Jade. Es un templo del siglo XIX, para albergar los Budas de Jade traídos de Birmania, pero reconstruido en 1993, se salvó de la revolución cultural gracias a que los monjes pusieron la foto de Mao en las puertas. En casi todos los templos aparecen los cuatro guardianes, las figuras de Buda, la campana y el tambor.

Ante la puerta vimos algunos fieles orando y quemando incienso, nos cuentan que deben quemar tres varas de incienso, pero la mayoría compran un paquete y lo queman entero, a veces les cuesta mucho apagarlos y no pueden entrar en el templo hasta que no se han apagado. También vemos a personas que intentan adivinar el futuro con un juego de tablillas que ya vi en Hong Kong, tienen que mover el bote hasta que cae una solo tablilla donde está escrito un poema que explica el futuro pero para interpretar el texto tienen que pagar a un adivino.

Comemos en un restaurante chino.

Nos llevan a visitar una fábrica de seda. Un guía de la fábrica nos explica el proceso desde que el gusano fabrica el capullo hasta que con la seda elaboran un edredón. Descubro que en el proceso matan al gusano ya que no pueden dejar que rompa el capullo, solo con el capullo intacto pueden sacar los hilos de seda. Este descubrimiento hace que deje de gustarme tanto la seda. Aún así tras la explicación aprovecho para comprar algunas prendas de seda como recuerdo, una corbata para mi padre, un pañuelo para mi hermana y unos colgantes de la suerte.

Tras pasar por lo que llaman la Plaza del Pueblo volvemos al hotel. Cenamos y volvemos a salir para realizar un pequeño crucero opcional para deleitarnos con la ciudad nocturna iluminada. Me gustó mucho más que el espectáculo de luz y sonido de Hong Kong, merece la pena, es todo un espectáculo digno de ver. Con una buena cámara, no es mi caso, se pueden hacer fotos impresionantes.

.

Tras el crucero visitamos el barrio francés, antiguo barrio colonial que ha sido restaurado y se ha convertido en un lugar de vida nocturna con bares y restaurantes.

Vuelta al hotel.

Martes 7 de agosto de 2012:

Visita a Hangzhou.

https://floredo.wordpress.com/2012/08/24/hangzhou/

Miércoles 8 de agosto de 2012:

Aunque estaba previsto levantarse a las 5:00 y salir a las 6:00 hacia el aeropuerto, a las 1:30 me llama Álvaro por teléfono anunciándome que se ha suspendido el vuelo por causa del tifón y quedamos a las 10:00 en el vestíbulo. Me levanto a las 6:30 para ir al gimnasio, ducha y desayuno. A las 10:00 nos convoca en el vestíbulo, nos entrega los pasaportes y nos anuncia que posiblemente podamos volar a las 16:00, quedamos a las 12:30.

Me quedo en la habitación y hago algunas fotos por el hotel.

.

Vamos en el autocar hacia el aeropuerto, en el camino constatamos que el temporal se recrudece, llueve con mucha intensidad y el viento zarandea el autocar. Pasamos la tarde en el aeropuerto esperando que se confirme que el vuelo está cancelado, ya que en principio solo aparece como retrasado. Aprovechamos para aprender a jugar a las cartas al Rabino Francés. Y para investigar el método que utilizan los locales para cocinarse unos botes de comida de olor insufrible, añadiéndoles agua caliente que está disponible en los baños. Aquí los ánimos de algunos compañeros y compañeras empiezan a caldearse, no entendemos porqué no nos llevan ya al hotel, porqué no nos dan alguna alternativa al avión como por ejemplo un buen autocar o un tren rápido…, Los guía español y chino hacen algunas gestiones pero no nos dan soluciones ni posibles alternativas, ni atienden a nuestras sugerencias. Finalmente nos llevan de vuelta al hotel, en el camino nos aseguran que están barajando dos alternativas pero que no pueden decirnos nada hasta que estén gestionadas. Quedamos para el día siguiente a las 10:00 en el vestíbulo. Me dan una habitación mucho peor que la que había venido disfrutando los días anteriores, dos camas separadas estrechas, televisión más pequeñas, despacho y lámparas más feos. Me llama la atención como dos habitaciones del mismo hotel, y supuestamente del mismo precio pueden ser tan diferentes. La única ventaja de la nueva habitación es que tiene abierto el minibar y un listado de precios por el que descubro que está todo en venta: paraguas, albornoz, toallas, cuadros, vasos… Como especial curiosidad que después se repitió en otros hoteles, el baño está separado del dormitorio con un cristal, de forma que estando sentado en la taza y con la ventana abierta podía ver y ser visto por los obreros que trabajaban en la calle.

Nos dan la cena buffet en el hotel.

Jueves 9 de agosto de 2012:

Me levanto a primera hora para ir al gimnasio y constato que ya ha amainado, luce un sol espléndido y el aire está en calma. Presupongo que en breve podremos volar a Guilin. Tras ir al gimnasio y desayunar, Álvaro nos explica que el espacio aéreo permanece cerrado y que vamos a viajar en tren, pero un tren lento que tardará 22 horas en llegar a Guilin. Los nervios empiezan a aflorar, pero decidimos de momento aprovechar la mañana, la mayoría de los compañeros deciden ir a un mercado de imitaciones, yo, junto a un matrimonio y su hijo decidimos ir a visitar el museo de Shanghai.

Tiene cuatro plantas y decidimos verlo de arriba para abajo. Vamos paseando por las diversas salas que acogen colecciones de muebles, monedas, piezas de jade, sellos, caligrafía, pintura, cerámica de diversas dinastías, terracota, porcelana, esculturas y bronces.

.

.

No es que albergue piezas especialmente relevantes, pero la diversidad sirve para darnos una idea global y completa de la cultura y la historia de China. Personalmente me gustó y creo que es recomendable. Desgraciadamente no muchos compañeros lo visitaron. Tras la visita nos acercamos al mercado de imitaciones, solo estuvimos media hora porque ya debíamos tomar el taxi para volver al hotel, no me gustó en absoluto, me pareció cutre, feo y desagradable.

Comida buffet en el hotel, Álvaro me recomienda que compre algo de comer para la cena y papel higiénico. Lo hago aunque en principio deberíamos tener la cena incluida ya que he pagado la opción de todo incluido. Salimos a las 15:00 camino de la estación. El tren saldrá a las 17:00.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: