Ciclo de Howard Hawks

FILMOTECA ESPAÑOLA. CINE DORÉ

Ciclo de Howard Hawks

A girl in every port (Una novia en cada puerto)

La vi el martes 3 de julio de 2012

Como se destaca en el programa de la filmoteca, en realidad es una historia de amor entre dos hombres. La escena final es encantadora, sólo le falta el beso. Pero algunas escenas anteriores de los dos amigos caminando del brazo también son verdaderamente comprometedoras (ver vídeo). No olvidemos que es una película de 1928. Un hallazgo. Al final de esta publicación adjunto copia de parte de las notas a la programación donde trata la relación de las películas de Hawks con la homosexualidad.

Vídeo:

Se vuelve a proyectar el domingo 8.

Today we live (Vivamos hoy)

La vi el jueves 5 de Julio de 2012

Es una película de 1933 protagonizada por Gary Cooper y Joan Crawford. Como le decía a un amigo antes de entrar en el cine, “con que esté protagonizada por Gary Cooper ya me vale”, y hace un papel muy bueno. El contexto bélico donde los machos se miden a base de mostrar quien hace mejor la guerra no me interesó, pero la historia de amor triangular, incluso cuadrangular es muy original. Como en “A girl in every port”, en realidad los dos hombres enamorados parecen ser más fieles entre sí, dispuestos cada uno a dar la vida por el otro.

Se vuelve a proyectar el sábado 7.

Trailer:

Consultar la programación de la Filmoteca:

http://www.mcu.es/cine/MC/FE/CineDore/Programacion.html

“Howard Hawks. Relaciones masculinas

El interés que puede recabar el feminismo por la obra de Hawks tiene un estrecho paralelo con el interés que ofrece para el movimiento de liberación homosexual. De nuevo, no se trata en ningún caso de que los films presenten una imagen tan claramente positiva de las relaciones homosexuales que pudiera tener fuerza política directa; de nuevo, la palabra operativa ha de ser “ambigüedad”, y, de nuevo, y dentro del contexto clásico hollywoodense, los films plantean preguntas, ofrecen posibilidades.

Muchos críticos han notado la presencia de un “subtexto” homosexual desarrollándose en el mismo centro de la obra de Hawks. Esa presencia, por supuesto, hubiera sido vehementemente rechazada por el propio Hawks, que sin embargo describió dos de sus films (Una novia en cada puerto y Río de sangre) como “una historia de amor entre dos hombres”. Hojas de parra anticipaba ya esa práctica común en tantos films recientes de “amistad masculina” (California Split,1971 [Robert Altman], Cowboy de medianoche [Midnight Cowboy, 1969, John Schlesinger], El espantapájaros [Scarecrow, 1973, Jerry Schatzberg]) de denegar la posible implicación homosexual de la relación entre los protagonistas proyectándola hacia un personaje secundario, afeminado, ridículo o vicioso. Una novia en cada puerto es el único film que confirma finalmente una íntima relación masculina, deshaciéndose de la chica (Louise Brooks). En los demás, se avanza hacia una resolución heterosexual (Río de sangre, Río Rojo, Río Bravo, El Dorado) o muere uno de los hombres (La patrulla del amanecer,Thomas Mitchell en Sólo los ángeles tienen alas). Hay numerosos y llamativos ejemplos de simbolismo homosexual en los films de Hawks; el más explícito quizá sea el concurso de tiro entre Monty Clift y John Ireland en Río Rojo, para el que los hombres intercambian sus pistolas, con clara admiración mutua (después, Ireland explica que se ha unido al viaje con la esperanza de poder conseguir algún día la pistola de CGR). La forma en que Hawks coquetea con la atracción homosexual para luego rechazarla queda representada muy bien en un pequeño y característico momento de El enigma de otro mundo, difícil de describir con palabras porque está únicamente en función de la forma en que dos hombres se miran y se sonríen: el momento en que el sargento (Dewey Martin) camela al capitán (Kenneth Tobey) para que reduzca la guardia sobre el monstruo en el hielo y luego le dice: “Creo que tiene razón, capitán”; las miradas y la sonrisa de mutuo afecto que intercambian y mantienen; luego el capitán mira a Nicky (que tiene un nombre masculino y lleva pantalones) y cruza la habitación para reunirse con ella. También habría que notar la procesión de hombres jóvenes (especialmente en la última parte de la obra de Hawks) cuya apariencia es la de iconos masculinos homosexuales y cuyo rol, invariablemente, conlleva una estrecha intimidad con el héroe y una impresión constante (si bien constantemente reprimida) de representar una posible alternativa a la mujer: Monty Clift en Río Rojo, Dewey Martin en Río de sangre y El enigma de otro mundo, Ricky Nelson en Río Bravo, James Caan en El Dorado”

http://www.mcu.es/cine/docs/MC/FE/NotasalaProgr2012/notas_julio2012.pdf

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: