29 de marzo, un día de huelga

29 de marzo, un día de huelga

Debo reconocer que desde la huelga general del 14 de diciembre de 1988, no había vuelto a participar activamente en los piquetes.

Recuerdo especialmente aquella huelga precisamente porque la tarde anterior viajé a mi pueblo y enseguida me enteré de que se convocaba a mediodía a toda la ciudadanía a concentrarse en la plaza. Allí estuve junto a amigos y conocidos del pueblo. Recuerdo que fuimos a los pocos establecimientos que estaban abiertos, hablamos con los empresarios tranquilamente y nos manifestamos de forma festiva. Hasta llegar a la zapatería de Mario, hermano del entonces alcalde del PSOE. Mientras conversaba con su mujer acerca de las consecuencias que tenía aquella reforma laboral para los jóvenes, yo entonces aún lo era, apareció su marido apuntándome con una escopeta y gritando: “¡No hables con maricones!”. A día de hoy ignoro si en realidad Mario sabía que yo era homosexual o simplemente utilizó despectivamente el calificativo sin connotaciones sexuales. El director de la radio local me sugirió que fuera a su programa para denunciarlo, pero yo decliné asegurando públicamente que para mí ser maricón no era un insulto. Para esa fecha yo ya estaba colaborando activamente con el COGAM, colectivo de gais y lesbianas de Madrid. Y, por otro lado, en Europa se extendía el movimiento “Queer”, en España los seguidores de este movimiento defendían que utilizásemos este término en lugar del anglosajón “gay”. Más tarde, el 1989 comencé a colaborar con el colectivo queer, “La Radical Gai”. En nuestros comunicados antimilitaristas proclamamos que “maricas y bolleras” nos oponíamos a la ley de objeción de conciencia militarizada.

En estos años me he declarado en huelga en numerosas ocasiones, en huelgas de la enseñanza en contra del proceso de privatización que lleva a cabo el gobierno del PP desde hace casi una década, y también en huelgas generales. Pero no había vuelto a participar en un piquete.

Esta vez me animó que en la última reunión de la Plataforma por la Escuela Pública Latina Reverde,

http://latinareverde.wordpress.com/

una colaboradora de la Asociación de vecinos Avaluche

http://www.avaluche.com/index.php

nos invitara a formar parte de los piquetes.

Más tarde recibí un correo de un compañero de la Red Verde anunciándome concentración a las 8:00 ante la Consejería de Educación.

Y ahí estaba a primera hora, con la camiseta de la Escuela Pública de tod@s para tod@s y una cazadora ligera, ya que anoche, en la concentración en Sol, tenía calor. Y al salir de casa no parecía que hiciese frío, pero hora y media ante la Consejería, de pié a perro parado, terminé congelado. Pero me ha parecido muy interesante, he estado con compañeras y compañeros de CGT, hemos increpado a las personas que entraban a trabajar y que encima al poco tiempo volvían a salir para tomarse un café, nos parece una vergüenza que personas así trabajen en educación. Una, incluso nos dijo que seguro que a los que estábamos en los piquetes no nos quitaban el día de sueldo. Indignante, sobre todo después de que ellos, los piquetes de la Consejería, llevan un mes amedrentándonos con el argumento de que como mañana no es lectivo nos podrían descontar 11 días de sueldo. Cuando esta individua volvió de tomar el café le llamé de todo menos decente, (ni docente, por supuesto).

El caso es que tras hora y media, el piquete decidió moverse y yo decidí volver a casa porque estaba congelado. Hice algunas cosas personales y volví a salir a buscar los piquetes.  Encontré un numeroso piquete de CCOO y UGT en Cibeles y allí estuve coreando eslóganes, hasta que de repente observe a compañeras y compañeros con sus cámaras mirando hacia la Gran Vía, en la confluencia de Alcalá con Gran Vía otro piquete muy numeroso se acercaba. Fuimos a su encuentro y volvimos a Cibeles, os aseguro que me emocioné.

Después hubo una rueda de prensa donde dirigentes de CCOO y UGT dieron datos de la huelga. Tras la rueda de prensa me encamine hacia casa. Ante el Ministerio de Hacienda encontré un piquete también numeroso de USO.

Y ya en Sol, recibí una llamada de una compañera del colegio que estaba en los piquetes del barrio de Aluche. Me encantó comentar la experiencia con ella. Aunque por móvil no pude expresar todo lo que he sentido.

Y es que me he sentido muy bien, creo que he estado haciendo lo que debía, defendiendo mi dignidad como persona, trabajador y enseñante. No consigo entender a esas personas que tras llamarles esquiroles y decirles que era una vergüenza que trabajaran en la enseñanza, aún nos miraba con desprecio y orgullo. No sé qué valores transmitirán a sus hijos y a su alumnado. No entiendo de qué se sienten orgullosos. Yo sí que me siento orgulloso de haber participado en estos piquetes.

Defendiendo de verdad el derecho al trabajo, porque los esquiroles no defienden ningún derecho, el derecho al trabajo lo hemos conseguido históricamente con huelgas. Y no creo que nadie tenga derecho al “esquirolaje”.

Para mí, esta jornada, también ha sido histórica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: