Expulsión de la bestia triunfante/ De los heroicos furores. Giordano Bruno

Expulsión de la bestia triunfante/ De los heroicos furores

GIORDANO BRUNO

Edición de Ignacio Gómez de Liaño

He leído mucho sobre la vida y la obra de Giordano Bruno, pero no he leído su obra.

La primera vez que leí sobre él, fue en un libro de texto de historia del Instituto. Era una breve columna biográfica, básicamente recuerdo que se destacaba que Giordano Bruno creía que podía haber vida en otros planetas del Universo, teoría que apoyaba en la concepción heliocéntrica de Copérnico, según la cual la tierra no era el centro del universo ya que los planetas giraban alrededor del Sol, y que por defender esta teoría fue asesinado en la hoguera por la iglesia católica. Este recuerdo me bastó más tarde para comprender que este hombre y yo teníamos mucho en común.

Cursando segundo curso de Magisterio llegó a mis manos un manual del Movimiento de Objeción de Conciencia. En este manual se expresaba la necesidad de enfrentarse a la injusticia militarista oponiéndole el poder de nuestra conciencia. La Conciencia, algo que no todo el mundo llega a asumir, algo que nos transforma de animales en personas (sin querer caer en el “especismo” y a la espera de lo que los adelantos científicos descubran sobre las características de la conciencia animal). Y Giordano Bruno había sido objetor frente a la inquisición, se había negado a retractarse de sus convicciones filosóficas. Había hecho prevalecer su conciencia como ser humano frente a la violencia militarista de la doctrina católica. Y comprendí que yo también era Objetor de Conciencia, que no aceptaría ninguna conscripción militarista.

Viviendo ya en Madrid, colaboré durante varios años con el Movimiento de Objeción de Conciencia. A la vez asumí mi homosexualidad, una opción vital despreciada, vilipendiada y condenada hasta nuestros días por la misma iglesia católica (entre otras) que asesinó en la hoguera a Giordano Bruno. También a mí, por pecador, me esperaría la hoguera de su “infierno”. Esta realidad forjó mi pensamiento anticlerical y ateo como filosofía y ética humanistas de la vida. Ya no me espera la hoguera porque, como Punset, he descubierto que hay vida antes de la muerte. Y no será un paraíso, pero se pueden gozar buenos momentos de felicidad y orgasmo.

Me hice socio de la Biblioteca Pública Acuña, en Arguelles, allí encontré y leí varios libros sobre Giordano Bruno. Dos de Frances A. Yates: “Giordano Bruno y la Tradición Hermética” y “El arte de la Memoria”, éste último traducido por Ignacio Gómez de Liaño. Y un tercero del propio Gómez de Liaño: “El idioma de la Imaginación”. Estos libros me descubrieron una nueva concepción de Giordano Bruno como filósofo y mago, como persona capaz de transformar el mundo gracias a la imaginación. Creo que también él creía que había vida antes de la muerte y estaba dispuesto a vivirla con todas sus consecuencias. En definitiva descubrí un Giordano Bruno poeta.

Y entonces conocí a Manuel, y a través de él el Surrealismo y el Grupo Surrealista de Madrid, quienes en 1992 me invitaron a participar en una exposición colectiva en Estudio Áncora (calle de Áncora). Y entonces até cabos: conciencia, anticlericalismo, humanismo, transformación, imaginación, poesía… Y decidí que mi obra iba a presentarse con el pseudónimo “g. bruno”. Y hasta hoy.

En nuestro viaje juntos a Italia en 1997 encontré y me emocioné ante algunos momunentos y placas conmemorativas de Bruno y otros personajes relacionados con su historia, y compré el libro “Giordano Bruno, vita e avventure di un pericoloso maestro del pensiero”, de Gabriele La Porta. En italiano, no muy difícil de entender y con unas ilustraciones extraordinarias de las 36 imágenes de la memoria y una recopilación de sus poemas.

Entre los libros que compre y leí durante nuestras estancias en el Hospital Madrid Norte San Chinarro se encuentra también otro de Gómez de Liaño: “Hipatia, Bruno, Villamediana”.

El último libro que he leído sobre Bruno ha sido: “Giordano Bruno o el espejo del infinito” de Eugen Drewermann, del que apunté en este blog algunas notas (Ver enlaces abajo).

Hoy, 5 de septiembre de 2011, he comprado en la librería Anto nio Machado (Círculo de Bellas Artes) el libro que recoge las obras de Giordano Bruno: “Expulsión de la bestia triunfante”/ “De los heroicos furores”, en edición y traducción de Ignacio Gómez de Liaño. Ediciones Siruela.

Conforme lo vaya leyendo publicaré comentarios al texto.

Entradas anteriores de este blog donde se hace referencia a Giordano Bruno y su obra:

https://floredo.wordpress.com/2010/09/19/giordano-bruno-o-el-espejo-del-infinito-de-eugen-drewermann/

https://floredo.wordpress.com/2010/09/24/giordano-bruno-o-el-espejo-del-infinito-de-eugen-drewermann-2/

https://floredo.wordpress.com/2010/09/25/giordano-bruno-o-el-espejo-del-infinito-de-eugen-drewermann-notas-finales/

https://floredo.wordpress.com/2010/09/21/filosofo-del-pensamiento-libre-quemado-por-el-papado/

https://floredo.wordpress.com/2010/01/23/galileo-en-la-filmoteca/

https://floredo.wordpress.com/2009/11/08/capitulo-ix-filippo-bruno/

https://floredo.wordpress.com/2008/09/25/1997-italia/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: