LUZ: VITALIDAD, ESPERANZA, EMOTIVIDAD Y ROCK

LUZ: VITALIDAD, ESPERANZA, EMOTIVIDAD Y ROCK

Llegué al recinto a las 19:30, no se abrían las puertas hasta las 20:00, pero ya había cola, de hecho en el momento de acceder al Arena Madrid la cola ya era considerable.

Gracias a llegar pronto ocupé una buena localidad en la segunda fila del anfiteatro 2º. Eran plazas no numeradas.

En la entrada nos entregaron una revista atrasada de septiembre de 2007 de la Asociación Geicam (Cáncer de mama), me interesó un artículo sobre los beneficios de caminar escrito por una periodista y deportista. Al final lo dejé olvidado en el asiento.

De pronto descubrí el atasco que se había formado en el acceso al anfiteatro 1º, que eran plazas numeradas. Comentarios generalizados a mi alrededor, era incomprensible la lentitud en asignar plazas a los espectadores, un joven buscaba y rebuscaba en una serie de folios, las acomodadoras solo sentaban a una pequeña parte de los que estaban esperando. La gente se agolpaba, nervios.

El resto del auditorio fue llenándose paulatinamente de espectadores, mientras el anfiteatro 1º permanecía semivacío.

A las 21:00 comenzaron su actuación el grupo telonero de mujeres “Mago”, buena y pegadiza música aunque la voz cantante no llegaba con suficiente nitidez.

Y el público se agolpó en la barandilla entre el 1º y 2º anfiteatro. El recinto se estaba llenando. Llegó a tener lleno absoluto.

Dan las 21:00, hora en que está prevista la actuación de Luz y se comenta que se puede liar un alboroto. Apagan las luces y mientras en las pantallas nos anuncian que el objetivo de este concierto es hacer realidad un sueño… empiezan los gritos, ¡Luces, luces, aún no nos han asignado todas las localidades!

Y, como por arte de birlibirloque, en prácticamente un minuto todo el público está sentado en su asiento.

Entra Luz en escena y recibe un caluroso aplauso de reconocimiento y bienvenida.

Creo que la asistencia a este concierto ha sido de las actividades más emotivas que he realizado desde el fallecimiento de Manolo. Lloré en más de una canción, en más de una alusión, en más de una expresión de vitalidad.

Luz estuvo magnífica.

Vitalista, esperanzadora, emotiva, rockera.

Por destacar solo unas pocas joyas del concierto lloré por supuesto con la “Historia de un amor”:

https://floredo.wordpress.com/2008/11/28/historia-de-un-amor/

Y con “Piensa en mí”, Si tienes un hondo penar…

Todo el público cantó en su honor la esperanzadora: “Quiero ser el rojo del amanecer, el sol de nuevo brillará, se llevará la soledad”.

El toque más feminista lo puso con su “No me importa nada”, todas las mujeres y muchos hombres se revolvieron en los asientos:

“Rufino”, fue la máxima expresión de la vitalidad de Luz, saltos, voz, rock, fuerza, futuro, vida. Muchos jóvenes se pusieron en pié a bailar con “aire de pingüino”.

Podríamos decir que “Gracias a la vida” fue la canción más aplaudida.

Hubo por supuestos otros momentos de emotividad, muchos de vitalismo rockero y de pasión.

Lo recordaré siempre.

Gracias Luz, sigue en la brecha, sigue dándolo todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: