COMENTARIOS A LA LEY ANTITABACO

COMENTARIOS A LA LEY ANTITABACO

Desde que el gobierno empezó a hablar de la Ley, sus detractores han estado manipulando a la opinión pública, desarrollando una campaña anticívica e inhumana sin precedentes en un Estado Democrático.

Voy a reproducir una escena vivida directamente hace unos meses, aún no estaba en vigor la ley. Un padre que ya ha sufrido una angina de pecho, una madre que detesta el olor al tabaco y un hijo que también ha tenido dos anginas. El hijo, a pesar de la delicadeza de su propia salud se empeña en fumar. Van a comer a un restaurante donde se permite fumar y no hay zona de “no fumadores”. La madre aconseja al hijo que no fume por consideración a su padre. El hijo responde que mientras no esté prohibido no tiene porqué dejar de hacerlo. Además si están fumando en otra mesa cercana él no tiene porqué aguantarse más.

Evidente, lo mejor para la salud de los tres miembros de esta familia es que se prohíba fumar en ese restaurante.

Voy a reproducir el comentario a la ley de otra persona cercana, fumadora:

“Este gobierno solo quiere prohibir por prohibir”.

Recuerdo que durante cuarenta años gobernantes de determinado signo político estuvieron prohibiendo “por prohibir”. Sin ninguna ética que lo justificara. Sin ningún beneficio para la sociedad ni para los individuos. Como simple demostración de fuerza. Por pura dictadura.

Soy, ya lo sabéis, homosexual. Parece que siempre tengo que soltarlo “por soltarlo”. Pero es que durante cuarenta años se nos ha perseguido porque sí. Inventándose leyes como la de “vagos y maleantes” exclusivamente para vejarnos y maltratarnos. Impidiéndosenos el acceso a cargos y  profesiones, a no ser que “don’t ask, don’t tell”, o sea que no “saliéramos del armario”.

Considero que a este gobierno se le podrá acusar de muchas cosas, pero de “prohibir por prohibir”, lo considero una falta de respeto a todas las personas que estamos viviendo por fin un estado de libertad, no sé si de bienestar, pero para mí la libertad implica bienestar. Incluidas la mujeres, los niños y niñas, las personas con dificultades (motóricas, sensoriales, de capacidad…), personas jubiladas y desde luego las personas homosexuales.

Prohibir en democracia implica una ética de justicia, humanismo, respeto a los derechos de todos y en este caso, salud para todos, bienestar para todos.

Otro comentario cercano:

“Está habiendo una persecución a los fumadores”.

Principalmente porque individuos, a menudo miembros de asociaciones de salud, están denunciando a empresarios sin escrúpulos que incumplen la ley. OJO, NO SE DENUNCIA AL FUMADOR, SINO AL EMPRESARIO SIN ESCRÚCULOS QUE INCUMPLE UNA LEY DEMOCRÁTICA.

Si no lo hiciéramos ocurriría como en el poema de Martin Niemöller:

“Als die Nazis die Kommunisten holten, habe ich geschwiegen; ich war ja kein Kommunist.

Als sie die Sozialdemokraten einsperrten, habe ich geschwiegen; ich war ja kein Sozialdemokrat.

Als sie die Gewerkschafter holten, habe ich nicht protestiert; ich war ja kein Gewerkschafter.

Als sie die Juden holten, habe ich nicht protestiert; ich war ja kein Jude.

Als sie mich holten, gab es keinen mehr, der protestieren konnte”.

No quiero comparar “empresario sin escrúpulos” a “nazis”, por supuesto. Pero si no denunciamos, a final volverán a restringir nuestros derechos, y nadie protestará.

Hoy he leído:

“El cambio de los hábitos sociales y de consumo ha sido radical, tal y como diagnosticaba el sector, lo que ha supuesto una transformación extraordinaria de la actividad diaria de las pequeñas y medianas empresas, que ha provocado el desplome del consumo y un retroceso gravísimo de la recaudación diaria de las empresas”, denuncian.

Según sus datos, el retroceso de un 1% en la actividad del ocio y la hostelería nacional supone la pérdida de 1.228 millones de euros y más de 14.000 empleos, “una sangría que la economía española no se puede permitir y muchísimo menos las empresas de la hostelería y el ocio madrileño y español”.

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/01/20/madrid/1295521830.html

Lo siento pero no me creo que los españoles hayamos cambiado nuestros hábitos. ¿Ya no nos tomamos el café en la cafetería por las mañanas?, ¿ya no salimos a media mañana a tomarnos un tentempié?, ¿ya nadie come en restaurantes?, ¿ya no vamos a las cafeterías por las tardes a merendar?, ¿ya no vamos de noche a los bares, discotecas, clubs nocturnos a tomar cañas, bailar y ligar?. En cualquier caso sería por culpa de la crisis económica, pero achacarlo a la ley antitabaco es tomarnos a todos los españoles por analfabetos. Lo siento, me siento insultado por estos desaprensivos.

Mi experiencia personal (no extrapolable, claro está): Cuando dejé de fumar, hace 21 años, dejé también de tomar alcohol, (y me hice vegetariano). Pero no he dejado de ir a restaurantes, bares, cafeterías y locales de ligue. Y ahora que ya están libres de humo voy más a gusto y más a menudo. Y consumo más.

Otra persona me comentó que había visto en la televisión, el primer día de la entrada en vigor de la ley, a uno de esos “empresarios” diciendo que en su local iba a permitir fumar y si se lo cerraban ya abría otro en otro país. Entiendo que fuera de la Comunidad Europea. O sea que los que protestan por “una sangría que la economía española no se puede permitir y muchísimo menos las empresas de la hostelería y el ocio madrileño y español” , en realidad son multimillonarios que con tal de hundir al gobierno, son capaces de invertir todo lo que tienen en un país de Latinoamérica donde las leyes de salud, o no las hay, o se las saltan con una pingue “mordida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: