Visita al MUSEO CERRALBO

Visita al MUSEO CERRALBO

http://museocerralbo.mcu.es/

Hoy, domingo 2 de enero de 2011, he visitado el museo. No recordaba nada del contenido de cuando lo visité con Manolo hace 20 años, aunque sí tenía la idea de una casa museo donde había que recorrer estancia por estancia, con vitrinas, mobiliario, pinturas, relojes, objetos de arte, armería, lámparas…

Como el Museo Fundación Lázaro Galdiano, https://floredo.wordpress.com/2009/01/11/fundacion-lazaro-galdiano/

Y el Museo Nacional del Romanticismo,

https://floredo.wordpress.com/2009/12/05/museo-nacional-del-romanticismo-2/

Voy a tomar algunas notas de la página oficial del museo y las voy a ir comentando, el texto del museo va en cursiva:

El recorrido del visitante se inicia tras acceder por el Zaguán (entrada al Museo) y la Escalera de Honor. El Piso Entresuelo, o planta primera, muestra las habitaciones privadas de la familia. El Piso Principal, o planta segunda, corresponde a las estancias en las que el Marqués dispuso sus amplias colecciones con un criterio decorativo y museográfico.

Al Zaguán del palacio se accede por dos enormes puertas de roble que, en vida de los marqueses, permitían el paso de carruajes. La pequeña escalera de la derecha conduce a una de las Salas de exposiciones temporales y al Salón de actos, que ocupan el espacio donde antiguamente se situaban el guadarnés, las caballerizas y la cocina grande.

Esta parte no está de momento abierta al público.

La Escalera de Honor nos conduce con una doble rampa y balaustrada de mármol a sendos accesos de la planta entresuelo, mientras que una barandilla de hierro forjado procedente del Palacio de Bárbara de Braganza, actual Palacio de Justicia de Madrid, nos invita a subir a la planta noble.

Los paramentos se adornan con múltiples elementos alusivos al origen aristocrático del propietario. El escudo de armas del Marqués de Cerralbo con los emblemas de los Pacheco y de la familia de su esposa, Dª Inocencia Serrano, es el eje decorativo de esta estancia de traza monumental; a ambos lados se ubican dos tapices de armas, elaborados durante el siglo XVII en Bruselas y en Pastrana. Destaca también la obra Santo Domingo en Soriano, pintada por Antonio de Pereda entre 1653 y 1656.

Me han gustado mucho dos grandes lienzos trapezoidales que conmemoran episodios bélicos, en los que intervinieron los antecesores del fundador del museo. Especialmente uno de temática marinera. Por sus representaciones de hombres en acción.

Piso entresuelo:

En todas las salas hay, además de mobiliario y objetos de arte y pinturas, relojes muy interesantes, algunos desconocidos por mí, como un reloj despertador de viaje de la segunda mitad del siglo XIX, con reflector eléctrico, encendedor de gasolina y doble campana (no recuerdo exactamente en qué estancia se encuentra).

RECIBIMIENTO DE VERANO

El Recibimiento de verano está sobriamente decorado, como corresponde al piso de diario, con el mobiliario característico de estas estancias en el siglo XIX: mesa de arrimo, armario y espejo de grandes dimensiones.

SALÓN ROJO

El Salón rojo fue el despacho de diario del Marqués, lugar en donde atendía la administración de sus fincas, recibía a proveedores y despachaba la correspondencia.

SALÓN AMARILLO

El Salón amarillo, gabinete y comedor de verano, presenta una sillería tapizada en damasco de seda amarilla y el único ejemplo de empapelado original conservado íntegramente en el palacio.

SALITA ROSA

La Salita rosa es una alegre habitación con vistas al jardín en la que doña Amelia, marquesa de Villa-Huerta, pasaba las tardes de primavera y principios de verano en compañía de sus íntimas los días de recibir.

DORMITORIO DEL MARQUÉS DE CERRALBO

En esta habitación de tonos sobrios y mobiliario funcional y clásico, utilizada por don Enrique desde su viudedad, se muestra la butaca en la que le sobrevino la muerte en el mes de agosto de 1922.

PASILLO DE SERVICIO

Se exponen aquí diversos recuerdos que testimonian la vinculación política y afectiva de Cerralbo a la causa carlista, como líder del partido tradicionalista entre los años 1889 y 1898 y representante en España de don Carlos de Borbón.

RECIBIMIENTO DE INVIERNO

Esta sala de tránsito, situada en ala del oeste del palacio, era la entrada a las habitaciones de diario de los marqueses de Cerralbo, y comunicaba también con una pequeña capilla.

SALÓN DE CONFIANZA

En esta elegante habitación, en la que observamos ciertos objetos de valor más íntimo, como los recuerdos de viaje, era donde se congregaban semanalmente los amigos más cercanos para tomar el té o jugar a las cartas.

En esta estancia se expone la mejor lámpara del museo, de cristal de Murano, inmensa, de una belleza deslumbrante, luminosa en sí misma.

SALÓN COMEDOR

Pieza de comer y de estar a la vez, donde es fácil evocar una comida o una sobremesa alejada del riguroso protocolo de las cenas de gala, está situada en una de las zonas más caldeadas del palacio, gracias a su orientación y a su ubicación cerca de los cuartos caloríficos.

Esta estancia estaba cerrada al público.

PISO PRINCIPAL:

ARMERÍA

Esta sala es el recibimiento del piso noble, en el se exhiben aproximadamente setecientas piezas entre armas y armaduras. Aquí los anfitriones daban la bienvenida a sus invitados y tenía lugar la ceremonia del besamanos.

Tiene una colección muy interesante de espadas, arcabuces, armaduras, me ha llamado la atención una armadura para caballo.

En esta estancia está la pintura que más me ha gustado del museo, representa el “Martirio de San Sebastián”, de José Antolínez, 1657.

SALA ÁRABE

El exotismo de la decoración del Gabinete Oriental, con objetos procedentes de Japón, Filipinas, China, Marruecos, Turquía o Nueva Zelanda, es consecuencia de la fascinación que produjo Oriente en Occidente, que en el seno del Romanticismo europeo tuvo como consecuencia variadas manifestaciones artísticas orientalizantes.

PASILLO DE DIBUJOS

En este pasillo de servicio que comunica con el Comedor de Gala, el Marqués decidió instalar, con gran criterio pues goza de una iluminación muy atenuada, 80 dibujos de su colección de más de 500 ejemplares. Hoy acoge facsímiles de gran calidad de estas obras, realizadas por autores como Goya, Pietro da Cortona, o Ranc entre otros.

Este pasillo, al igual que muchas de las estancias, estaba vedado con un cordón, por lo que solo se puede ver de lejos. Es una pena porque me habría gustado ver los dibujos y no es posible.

SALA DE COLUMNITAS

Zona de reunión de los caballeros, lugar donde conversar sobre los vaivenes de la política, la marcha de los negocios o el estado de la bolsa, debe su nombre a las columnas de mármoles, jaspes y ágatas armoniosamente dispuestas en la mesa central y coronadas por pequeñas esculturas de procedencia y culturas diversas presididas por el busto de Luis XV, un biscuit de porcelana de Sèvres.

Esta colección de columnas es de las obras más curiosas del museo.

SALÓN VESTUARIO

Su decoración supone la pervivencia, aunque a nivel meramente simbólico, de la costumbre, en los ambientes cortesanos y a imitación de los reyes, de vestirse o componerse delante de un séquito de ayudas de cámara en habitaciones destinadas a este fin, e incluso recibir en ellas. A esa idea contribuye el armario ropero de madera de roble, rematado por altos copetes adornados con tallas doradas del siglo XVIII francés, y los espadines y sables aparatosamente dispuestos en la mesa central.

SALÓN CHAFLÁN

Decorado con pinturas de José Soriano Fort y Máximo Juderías Caballero, es una estancia concebida para la tertulia, los cuchicheos y el descanso entre baile y baile. Su ambientación, inspirada en el XVIII francés, cuenta con una sillería estilo Regencia dispuesta en grupos de conversación.

Lo curioso es que la estancia tiene la forma del chaflán entre las calles de Ferraz y de Ventura Rodríguez.

DESPACHO

Es la habitación más estrechamente ligada a la personalidad del marqués de Cerralbo, concebida como sala de aparato y de recepción de ilustres visitas, en la que prima la exhibición por encima del sentido utilitario. La ingente cantidad de piezas que se despliegan por toda la sala nos dan noticia de los gustos, aficiones e inquietudes de su propietario.

BIBLIOTECA

Lugar de estudio y concentración intelectual, sus estantes albergan volúmenes de variadas materias como numismática, arqueología, historia, geografía, literatura, religión, derecho y política, así como monografías de viajes y manuscritos. Además destaca una muestra representativa de la amplia colección numismática y medallística reunida por el marqués de Cerralbo y su hijo político el marqués de Villa-Huerta.

GALERÍA PRIMERA

Las galerías fueron ideadas por el marqués de Cerralbo, a imitación de las de los palacios italianos, para facilitar el deambular de sus invitados mientras estos contemplaban las obras más importantes de su pinacoteca. En la primera galería los cuadros de los antepasados y los de los señores de la casa se mezclan con jarrones de porcelana, relojes, divanes y consolas, y compiten con las joyas y curiosidades de la vitrina central.

GALERÍA SEGUNDA

Decorada con un conjunto de muebles italianos realizados a finales del siglo XIX e inspirados en las producciones florentinas medievales y barrocas, esta estancia está presidida por el gran lienzo de La Piedad, de Alonso Cano.

GALERÍA TERCERA

En ella se distribuyen escritorios de tipología salmantina alternando con arcones neorrenacentistas, arquetas de diferentes procedencias, bustos de mármol y grandes espejos con molduras de talla dorada, sin olvidar la magnífica obra de El Greco San Francisco en Extásis.

SALÓN DE BAILE

Revestido de sedas de Lyon, paneles de ágata y mármol, estucos y numerosos espejos venecianos en los que se reflejan las alegorías de la danza y la música, pintadas al óleo por Mariano Juderías Caballero. Preside la sala un monumental reloj misterioso francés, fabricado por el relojero francés Farçot y coronado por un escultura de bronce plateado fundida por Barbedienne.

El reloj es excepcional pero hay que verlo de muy lejos (la estancia está vedada por un cordón), pero la entrada al Salón está flanqueada por dos candelabros sujetados por esculturas tamaño casi natural de hombre y mujer de inspiración africanista. El hombre prácticamente desnudo, lleva una tortuga tatuada en el vientre. Es la pieza de arte que más me ha gustado del museo.

Por supuesto tengo que volver para ir asimilando poco a poco todo este arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: