HERMANO LABORDETA, AQUÍ MI MANO SERÁ TUYA EN MI FRENTE

Manolo le consideraba el político más honesto de España. Además de un profundo humanista. Solía seguir su programa “Un país en la mochila”. Le admiraba.

Fuimos juntos a uno de sus conciertos y el tema que nos levantó y emocionó a todos fue este:

“Habrá un día en que todos al levantar la vista

veremos una tierra que ponga LIBERTAD.

Hermano, aquí mi mano será tuya en mi frente

y tu gesto de siempre caerá sin levantar

huracanes de miedo ante la LIBERTAD.

Haremos el camino en un mismo trazado,

uniendo nuestros hombros para así levantar

a aquellos que cayeron gritando LIBERTAD

Habrá un día en que todos…

Sonarán las campanas desde los campanarios,

y los campos desiertos volverán a granar

unas espigas altas dispuestas para el pan.

Para un pan que en los siglos nunca fue repartido

entre todos aquellos que hicieron lo posible

por empujar la historia hacia la LIBERTAD.

Habrá un día en que todos…

También será posible que esa hermosa mañana

ni tú, ni yo, ni el otro la lleguemos a ver,

pero habrá que empujarla para que pueda ser.

Que sea como un viento que arranque los matojos

surgiendo la verdad y limpie los caminos

de siglos de destrozos contra la LIBERTAD.

Habrá un día en que todos…

Como homenaje voy a copiar los artículos que parecen en la web del grupo antimilitarista de Elche TORTUGA.

http://www.grupotortuga.com/

HASTA SIEMPRE LABORDETA

http://www.grupotortuga.com/Hasta-siempre-Labordeta

Correo Tortuga – Pedro Mendoza – Domingo.19 de septiembre de 2010

En el día de tu muerte, 19-sep-2010

Querido José Antonio: Nos conocimos personalmente en Vera de Moncayo (Zaragoza) hace 36 años. Yo te hacía una entrevista que grababa en un Philips pequeño antes de tu concierto:

—En alguna de sus canciones, habla usted del Moncayo —(yo no las conocía).

—Sí, ésa es “Aragón”, siempre empiezo mis conciertos con esa canción —(“trágame, tierra”).

El concierto fue un revulsivo popular, un éxito. Te entrevisté otra vez en el escenario:

—Muchas gracias por venir aquí. ¿Sería posible invitarle alguna vez más?

—Sí, por supuesto. Yo vengo otra vez a Vera cuando queráis —me dijiste asertivo.

Ni tú ni yo sabíamos en ese momento que el alcalde estuvo a punto de parar el concierto en tu canción “La fuerza de la razón”: Te impondrán la razón de la fuerza… Pero un concejal joven (que me lo contó luego) le convenció: “Harás el ridículo, va por todo Aragón, acaba de cantar en Borja”…

Después merendamos juntos unos pocos con una antigua familia republicana. En Vera hubo varias decenas de fusilados después de la guerra, incluido el marido de la señora que nos atendía a los tres curas de la zona. Tú estuviste muy discreto e inteligente. Me impresionaste y seguí escuchando tus canciones como perenne cabecera cultural. A todos los sitios que he ido, han venido conmigo y las he cantado con otros, hasta en Burundi. Hasta siempre, José Antonio: “Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga LIBERTAD”. Un cordial saludo para ti, tu familia y tus miles de amigos personales en el día de tu muerte.

PEDRO MENDOZA de Cetina, www.pedromendoza.com , y LUPE ROMERO de Madrid.

LABORDETA Y EL CÁNCER

http://www.grupotortuga.com/Labordeta-y-el-cancer

El político y cantautor recibió su diagnóstico tras unos análisis rutinarios. Su tumor era inoperable, por lo que ha recibido tratamiento con ’quimio’ y radioterapia.

 – Martes.9 de marzo de

 ’He aprendido que el PSA no es sólo el Partido Socialista de Aragón’

JOSÉ ANTONIO LABORDETA*

MADRID.- Mi diagnóstico de cáncer de próstata fue muy gracioso, si se puede decir así. Tenía un dolor en el cuello persistente y mi médico de cabecera me mandó unos análisis rutinarios. Cuando fui a recoger los resultados, la enfermera, que era amiga mía, me preguntó si yo sabía algo del PSA. “Sí, el Partido Socialista de Aragón que fundé yo en el año 76”.

No tardé en aprender el significado de las siglas del antígeno prostático específico (en inglés, Prostatic Specific Antigen). Primero pasé por las consultas de Urología y de ahí a los oncólogos del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, que se han portado conmigo estupendamente en todo momento.

Cuando me detectaron el cáncer ya no había posibilidad de operar, así que mis dos tratamientos han sido la radioterapia y la quimioterapia. En la radioterapia tengo que decir que me lo pasé muy bien, porque la sala de espera solía estar muy animada. La quimio ha sido más dura, y no por la caída del pelo, porque como yo he sido calvo toda mi vida apenas lo he notado. Salgo sin pelo en todas las fotos de los recitales que he dado como cantautor y hasta en las de mi boda, así que supongo que por eso no me ha influido tanto esta cuestión estética.

Al principio era una quimioterapia mensual y luego un tratamiento semanal algo más suave. Uno de los ciclos me sentó tan mal que acabé ingresado en el hospital con una neumonía atípica que me dejó muy débil. Tan mal estaba que al regresar a mi casa del hospital me caí de rodillas y he estado varios meses sin poder moverme; lo que ha sido para mí casi tan malo como el propio cáncer.

Fue una estupidez, porque al llegar a casa me puse a organizar el desayuno y me fallaron las piernas con las dos manos ocupadas, así que no pude evitarlo. Pero la caída me ha obligado también a aprovechar todo este tiempo, y he podido acabar mi próximo libro para no estar mano sobre mano. Un amigo mío siempre me dice que yo cuento muchas historias que se perderán cuando me muera; así que en estos meses me he dedicado a recopilarlas, desde que era lector de español en el extranjero hasta mi diagnóstico.

Claro que al principio, cuando oyes la palabra cáncer, te quedas hecho polvo, pero creo que le ha afectado más a mi mujer. Yo he estado bastante animado desde el principio. Cuando por las noches no podía dormir, intentaba no deprimirme; al fin y al cabo me decía: “Tienes 74 años, el libro acabado, no se hunde el mundo”.

Siempre digo que lo fundamental es tener ánimo; la medicina avanza a pasos agigantados y hay que tener esperanzas. No es lo mismo padecer una enfermedad rara que tener un cáncer de próstata. Al principio los médicos me recomendaron no consultar mi diagnóstico en internet, porque iba a leer muchas cosas y no todas las iba a comprender bien. A la única recomendación de algún conocido que he hecho caso es sobre las bondades del té verde.

Dicen que es un buen antioxidante natural, y como de un tiempo a esta parte he notado que la leche no me sienta tan bien como antes pues la he sustituido por el té. Además, ahora he recuperado el apetito. Al principio perdí las ganas de comer, y adelgacé de manera brutal, pero cuando me ingresaron en el hospital empecé a recuperar el gusto.

Descubrí de repente que la comida del hospital estaba buenísima. Ya había estado otras veces allí, así que puede ser simplemente que hubiesen cambiado al cocinero desde mi última visita.

En el último análisis, el PSA ha bajado. Esperemos que siga así.

A LA MIERDA

http://www.grupotortuga.com/A-la-mierda

Guerra Eterna – Domingo.19 de septiembre de 2010

 Grande Labordeta:

“¿No puede uno hablar aquí o qué? Coño, a ver si no puede uno hablar aquí. ¡A la mierda, joder! -Rumores-. Estoy hablando con el ministro y no con ustedes. -Siguen los rumores-. Ustedes están habituados a hablar siempre porque aquí han controlado el poder toda la vida y ahora les fastidia que vengamos aquí a poder hablar las gentes que hemos estado torturados por la dictadura. Eso es lo que les jode a ustedes, coño, y es verdad, joder. A la mierda.”

http://www.guerraeterna.com/archive

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: