GIORDANO BRUNO O EL ESPEJO DEL INFINITO de Eugen Drewermann

En noviembre de 2009 publiqué en este blog una entrada poética dentro del ciclo EL HOMBRE DE AZOGUE titulada “CAPÍTULO IX: FILIPPO BRUNO”

https://floredo.wordpress.com/2009/11/08/capitulo-ix-filippo-bruno/

Estrechamente relacionada con la vida y obra de Bruno, y especialmente con su muerte, está la vida y obra de Galileo y especialmente su abjuración (que significó de igual modo su muerte).

Sobre Galileo publiqué también en noviembre de 2009 la crítica/ referencia sobre la exposición “GALILEO Y LA ASTRONOMÍA, HABLARÁN DE TI SIEMPRE LAS ESTRELLAS” que tuvo lugar en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, MUNCYT.

https://floredo.wordpress.com/2009/11/15/galileo-y-la-astronomia-hablaran-de-ti-siempre-las-estrellas/

De este texto extraigo la referencia que hice sobre Bruno:

“El personaje me interesa especialmente por su relación con Giordano Bruno, como sabéis también Bruno fue condenado y asesinado por la iglesia entre otras acusaciones por defender las teorías copernicanas. Al leer el documento de abjuración he imaginado el inmenso esfuerzo de conciencia, humildad y estoicismo que necesitó Bruno para negarse a abjurar y afrontar la muerte. Fue ese estoicismo unido a una visión poética de sus tratados sobre la memoria lo que me hizo adoptar el seudónimo de g.bruno en mis obras y textos poéticos.”

Y en enero de 2010 publiqué la crítica/ referencia a la película “GALILEO”, dirigida por  Liliana Cavani en 1968 con guión de Tullio Pinelli,  que había ido a ver en la Filmoteca:

https://floredo.wordpress.com/2010/01/23/galileo-en-la-filmoteca/

De esta entrada copio aquí la reflexión que hice sobre Bruno:

“Para empezar me encuentro con mi alter ego, Giordano Bruno, hay muy poco filmado sobre Bruno y en esta cinta se expresan claramente, de forma sencilla y sin hermetismos sus ideas sobre el Universo, sobre la Iglesia y sobre la Ciencia. Formidable.

Y su relación directa con Galileo, y su influencia en las investigaciones de Galileo. Magnífico.

Cuando contemplé horrorizado la escena en que le queman vivo, y oí sus gritos de dolor, no pude por menos que reflexionar sobre cómo es posible que una organización que tanto terror ha causado a lo largo de su historia, puede seguir siendo legal en pleno siglo XXI. ¿Ningún juez va nunca a juzgar los crímenes de la Iglesia”.

Ayer, 18 de septiembre de 2010, mi amigo filósofo me visitó para regalarme una obra sobre Bruno, el libro de Drewermann:  “GIORDANO BRUNO O EL ESPEJO DEL INFINITO”. Editorial Helder, Barcelona, 1995.

Una obra que más que hablarnos de la vida y obra de Bruno, nos muestra las relaciones entre Humanismo- Libertad- Amor- Verdad- Conocimiento- Conciencia. En contraposición con los fanatismos de cualquier adoctrinamiento teologico.

La obra comienza: “Me han dado papel, exactamente 300 hojas, una pluma, tinta y arenilla” (página 9)

Cuando voy leyendo por la página 109, es decir llevo 100 hojas leídas; y en plena discusión sobre el enigma de la “santísima trinidad”; hago un alto en la lectura y comparto con vosotros las líneas de la primera “persona de la trinidad”  que he ido subrayando en el libro.

“Pero siempre habrá hombres que no necesitan folios escritos para leer correctamente” (página 12) Haciendo referencia a que aunque quemen con él sus escritos, siempre perdurarán sus ideas. Me recuerda la película Fahrenheit 451

http://es.wikipedia.org/wiki/Fahrenheit_451

Es tan difícil distinguir cuándo sueño y cuándo pienso” (página 15). Solemos decir que “soñamos despiertos” cuando imaginamos fantasías, es decir cuando pensamos y nos formamos ideas. Es así como crea el artesano, el escritor, el cineasta. Pero también “pensamos dormidos”, y en la secuencia de imágenes oníricas inconscientes se perfila nuestra personalidad, nuestro pensamiento. De ahí la importancia de la Interpretación de los Sueños del Psicoanálisis Véanse las películas surrealistas de Buñuel.

 https://floredo.wordpress.com/2008/10/03/luis-bunuel/

“Y solo la medida del amor de una persona define la dimensión de su saber” (página 23) Lo difícil es medir el amor, me recuerda un cuento infantil. “Adivina cuanto te quiero”

http://www.librosenblanco.com/libros-infantiles-y-juveniles/adivina-cuanto-te-quiero/

“La doctrina de la Iglesia es una bolsa apergaminada de prejuicios anticuados” “Un saco flácido con testículos muertos”, había querido decir originariamente. (página 39) A mí lo que me jode es que en 2010, 410 años después del asesinato de Bruno, siga siendo legal adoctrinar en las escuelas públicas a niños de 3 años en la doctrina católica. Y que haya partidos políticos “democráticos” cuyo programa se basa en imponer la doctrina católica negando y recortando derechos a personas laicas (el PP asegura que si llega al poder ilegalizará el matrimonio entre personas del mismo sexo, si se lo permitimos terminarán obligándonos a comulgar todos los domingos y fiestas de guardar). Y que haya un “estado” Vaticano…

“Lo que quiero decir es simplemente esto: conviene aceptar la muerte sin renegar de uno mismo, sostenido únicamente por dos pasiones heroicas: el anhelo de amor y el ansia de conocimiento” (página 63)

“Toda libertad es una función de la resistencia y de la identidad del propio nombre” (página 73)

Estas son las ideas que me insufló Bruno cuando allá por los primeros años 80 descubrí su biografía, a la vez que empezaba a plantearme el enfrentamiento con la institución militar. Yo no soy en cualquier caso un héroe dispuesto a aceptar la muerte, pero sí estaba dispuesto en esos momentos a aceptar el castigo de la cárcel. Un estadio menor de la Objeción de Conciencia. Por cierto ¿en qué estadio de la Objeción de Conciencia están esos que se niegan a practicar abortos en la Sanidad Pública, pero lo hacen gustosos en la Privada, o esos que se niegan a que a sus hijos se les enseñe en las escuelas la Constitución y los Derechos de la Humanidad? ¿Se sostienen sus posturas en el anhelo de amor y el ansia de conocimiento?

“La demonización de la sensualidad es en sí misma una tortura incesante del alma y del cuerpo, y no en vano el castigo de la carne pecadora es el instrumento principal de la santa inquisición” (página 71) Pues por eso yo pienso que tenemos que follar, cojones. Aunque, como dice Javier Krahe “también habrá que cantar muchas más canciones”

Todos cometemos errores de continuo, pero únicamente los que se equivocan de una manera honesta, quienes buscan con pasión, son los que rompen el caparazón de la ignorancia” (página 101) Este comentario lo hace en referencia a Miguel Servet, asesinado también, como Bruno, por el fanatismo religioso. La búsqueda de la verdad es lo que llevó a Gandhi a desarrollar el Satyagraha, la acción política basada en la Noviolencia y Resistencia Pasiva..

http://es.wikipedia.org/wiki/Satyagraha

“¿Tendríamos que ser realmente “todo” para realizarnos… adúlteros, pederastas, travestidos? ¿Pensáis que tenemos que vivir y padecer todos los vicios, todos los crímenes, para acabar convirtiéndonos en “todo” y para realizarnos por entero, según vos proclamáis?” (página 109) La pregunta está puesta en boca del Inquisidor de 1600, pero a mí me ha recordado la identificación que un representante actual de la misma institución hacía hace un año entre homosexuales y asesinos:

https://floredo.wordpress.com/2009/07/16/homosexuales-y-asesinos/

Desgraciadamente he comprobado que el video de La Sexta “La mentalidad moral de los obispos” ya no está disponible.

Bueno el libro, tiene más de 300 páginas, exactamente 344, me faltan más de dos personas de la trinidad, volveré a hacer comentarios más adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: