EL VIAJE AL PODER DE LA MENTE de EDUARDO PUNSET (fin de la lectura)

EL VIAJE AL PODER DE LA MENTE de EDUARDO PUNSET

En Úbeda, en el marco de una casa con vestigios medievales y renacentistas, he terminado la lectura del libro de Punset. Ya había hecho algunas referencias al mismo destacando algunos párrafos especialmente relevantes, de acuerdo con mis intereses personales.

https://floredo.wordpress.com/2010/05/18/el-viaje-al-poder-de-la-mente-de-eduardo-punset/

https://floredo.wordpress.com/2010/06/21/el-viaje-al-poder-de-la-mente-el-cancer/

Es un libro con un abanico tan amplio de lecturas que seguro que cualquier lector puede destacar al menos una idea con la que está plenamente de acuerdo o desacuerdo, o que expresa una vivencia o aspiración personal compartida. Es una obra maestra.

Fácil de digerir, escrita con un lenguaje juvenil, tened en cuenta que, aunque a él a lo mejor le parezca mal, el autor tiene 74 años. Encontramos términos y expresiones tan “punteras” como:

  • infumable “: (una variedad infumable de vino que producían cuando yo era pequeño” (página 209)
  • aterrizado: “…aunque nuestro destino concreto no fuera este gracias a haber aterrizado en un entorno amable, pacífico, benevolente y considerado” (página 211)
  • punteros: “Neurólogos punteros de todo el mundo…” (página 213)
  • hablando en plata. “Hablando en plata, estamos descubriendo por fin los trucos a los que recurrían los niños para controlar sus impulsos” (página 279)
  • tomar algo. “…hemos descubierto maneras de gestionar el estrés. Llamamos a un amigo, o nos vamos a tomar algo…” (página 279)

No voy ahora a ampliar mucho más las ideas que compendia esta obra, tal vez apuntar el aprovechamiento didáctico del capítulo 11 “Hay vida antes de la muerte”, donde encontramos por ejemplo las siete emociones básicas del ser humano:

“Desde la cuna, disponemos de un lenguaje que permite decir a los demás, sin palabras, que tenemos miedo, que estamos rabiosos, sumidos en la tristeza, compungidos por el desprecio, asqueados, sorprendidos y, por último pero no menos importante, felices. ¿No es fascinante?” (página 269). Y me ha gustado la expresión españolizada de “The last but no least”.

En este mismo capítulo destaco la disquisición sobre la importancia de los premios y los castigos:

“¿Premiar es mejor que castigar? Depende de la edad, y hasta hace muy poco tiempo no lo sabíamos. Cuando un bebé o un niño  o un adolescente hace una barrabasada, se plantean varios problemas: primero, contener el enfado que produce –o debiera producir- en los demás un ser malcriado. Me refiero a los gritos, o a haber derramado la papilla sobre la falda de la vecina o tirar del mantel de la mesa con los efectos nefastos que pueden imaginarse.

Contenerse no es lo más trascendental, pero es lo primero que importa si se quiere abordar el siguiente paso: ignorar la mala conducta del bebé, del niño o del joven o, por el contrario, castigarla. En diversos experimentos se ha descubierto que la solución es distinta en el caso de los niños que en el caso de los jóvenes o adolescentes. Aunque cueste creerlo, resulta que los niños reaccionan mejor ante las recompensas que frente a las medidas disciplinarias…

La situación es totalmente distinta cuando se trata de adolescentes. Ante sus canalladas tanto como ante las faltas leves, es más eficaz aplicar una memida disciplinaria cuando se equivoca, que premiarles cuando aciertan” (páginas 280- 281)

Es un libro lleno de aventuras y enseñanzas. Una vez más os lo recomiendo.

Otra entrada anterior sobre Punset:

https://floredo.wordpress.com/2009/10/12/eduardo-punset/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: