LOS HOMBRES QUE MIRABAN FÍJAMENTE A LAS CABRAS

Antimilitarista, surrealista, humanista y crítica.

Creo que hacía mucho tiempo que no me lo pasaba tan bien viendo una película.

Es un guión escrito especialmente para público de cuarenta a cincuenta años (esta es una buena escala para elegir qué película os puede interesar, me extraño cada vez más cuando oigo a gente de nuestra edad decir que quieren ver películas que evidentemente han sido creadas  para adolescentes, tipo Avatar).

Es para nuestra edad porque se plantea una alternativa antimilitarista a la invasión de Irak  basada en el movimiento hippy de los años sesenta: orientalismo, flowers, LSD, música New Age, plumas de águila, salutación al sol, pelos largos… De hecho, según se plantea en el film, la idea surgió en la guerra de Vietnam. Se diría que es una relectura de “Hair”.

Es para nuestra edad porque se plantea como respuesta pacifista a la “Guerra de las Galaxias”, y a las películas de superhombres que nos fascinaron de adolescentes (todo joven quiere ser/necesita sentirse superhombre). Nos refrescan conceptos como Jedis, lado oscuro…pero dentro de un contexto real de guerra de invasión actual.

Incluso hace un chiste sobre aquella película que muchos rechazamos en su momento, no por su contenido violento, sino porque era la primera en que el protagonista tenía características homosexuales. Y resultó ser el abominable asesino. Y no es que no haya homosexuales malvados, es que hasta ese momento no habíamos visto ninguna película con homosexuales normales, que nos sirvieran como ejemplo de normalidad, que nos enseñaran que lo nuestro no era ni enfermedad ni pecado. Reconozco que nunca llegue a verla. “El silencio de los corderos”.

Es surrealista porque es un canto a la necesidad de liberarnos de los prejuicios y tabúes que nos impusieron de niños. Me emociona la escena en que el protagonista no es capaz de bailar porque tiene en el subconsciente la frase de su padre diciéndole que bailar es cosa de maricones. Después dice algo así como que estaba orgulloso de estar rodeado de hombres que se sentían diferentes.

Es surrealista porque en todo momento tenemos la sensación de que es muy posible que algo así haya ocurrido de verdad. “Esto es más real de lo que parece”.

Es humanista porque pide perdón a los civiles iraquíes por los abusos de poder del ejército norteamericano. Porque se plantea que un buen ejemplo de defensa sería respetar los recursos naturales y no fomentar su consumo innecesario. No más sangre por petróleo.

Es absolutamente recomendable.

Lo peor es que a mí me gusta George Clooney vestido de traje y corbata y en esta película lo caracterizan con traje militar y polvo del desierto, pierde mucho encanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: