CAPITALISMO, UNA HISTORIA DE AMOR

La vi ayer en el Cine Renoir de Martín de los Heros.

Casi siempre que se estrena una película de Michael Moore oigo o leo críticas parecidas. La principal es que se manipula mucho la información.

Yo debo ser gilipollas porque no veo la manipulación por ninguna parte, por supuesto no cotejo los datos que se esgrimen en sus documentales con otras fuentes, entre otras razones porque no creo que sean para nada relevantes.

Para mí lo que importa es el mensaje. Y suelo estar de acuerdo con los valores que rechaza y que aprueba, las propuestas que hace para que otro mundo mejor sea posible, las denuncias que hace de los poderes fácticos.

No quiero decir que “comulgue” cien por cien con él. Por ejemplo en esta última película parece que propone el cristianismo como alternativa socialista al capitalismo. Mi alternativa siempre sería el humanismo, sin seres divinos superiores de por medio. De hecho me dio un poco de “grima” la escena en que los trabajadores que ocupan la fábrica terminan “comulgando”.

Al margen de ese detalle, las denuncias que hace de los abusos financieros, de los lobbies de la bolsa y la banca, de la falta de derechos de la población norteamericana, me parecen muy importantes y necesarias.

Los críticos denuncian que en la película se manipula, porque se rechaza el capitalismo cuando lo malo son algunos efectos negativos o algunas prácticas de capitalistas radicales. Bueno, yo veo que la película se centra en la denuncia de varias de estas prácticas. Es verdad que en todo momento se habla de lo malo que es el capitalismo, pero por otro lado se compara la democracia norteamericana con las democracias de las potencias que perdieron la guerra mundial, y sale malparada. En toda Europa y Japón impera el capitalismo, pero según el documental son capitalismos menos dañinos y más humanistas. En nuestros países tenemos más libertad sindical, educación universal, sanidad pública, protección para desempleados y pensiones de jubilación. Todo lo que ahora quiere ir implantando Obama y que al parecer ya propuso en su día Roosevelt antes de finalizar la guerra mundial.

Por supuesto la palabra “manipular” tiene muchos sentidos. Claro que se puede considerar manipulación a la escena inicial en que se muestra un paralelismo alegórico entre la decadencia del Imperio Romano y la crisis económica actual. Al margen de que estemos de acuerdo o no con este presunto paralelismo me parece una escena muy amena, con humor, con gancho, con sentido cinematográfico… Un arranque estupendo para la película.

También me imagino que las cooperativas no se acabarán de inventar con la crisis, que ya existirían. Pero desde luego estoy absolutamente de acuerdo en que son una buena alternativa a los despidos masivos.

En definitiva creo que quienes intentan manipularnos son los críticos de determinada ideología.  Ya lo intentaron con la película “Fahrenheit 9/11” (2004), descalificándola porque aparecía Bush jugando al golf y, al parecer, esa imagen correspondía a un tiempo anterior al golpe terrorista, bueno ¿y qué?

Sin embargo debo reconocer que en general este documental me ha gustado menos que otros de Michael Moore, quizás el tema era más arduo y genérico, quizás no esté acostumbrado a películas con tanta información, o mi situación emocional no haya sido la adecuada. Quitando el buen arranque que he comentado, el resto me ha parecido menos ameno, demasiado denso.

Pero creo que sí es una película recomendable y sobre todo necesaria para mejorar la salud de la democracia y la política en general.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: