OBRAS DE ENRIQUE CARLÓN

"Norostro", 1990, esta obra de grandes dimensiones envolvía otra que Enrique regaló a Cesariny

"El paseo de Aurelio". Verano del 91, Cimadevilla, Gijón

Como presentación de las obras de este primer mes de 2010 voy a copiar las palabras que escribí sobre nuestro amigo Enrique Carlón, en octubre de 2008:

https://floredo.wordpress.com/2008/10/14/enrique-carlon/

“Siempre tengo que comenzar las reseñas de nuestras amistades, reconociendo que inicialmente Aranda ya había tenido contacto con ellos o los conocía, en alguna carta suya hace referencia al grupo Kula.

Nosotros contactamos con Carlón en 1991 tras nuestro primer viaje a Lisboa. Habíamos ido a visitar a Cruceiro y Cesariny y la vuelta nos acompañó Cesariny.

Con éste, salimos el 12 de Mayo hacia Gijón, Mario quería presentarnos a un pintor de allí, Carlón con quien también entablamos amistad que hemos mantenido hasta ahora. En ese viaje Carlón nos mostró varios lienzos, regaló a Mario un cuadro y lo envolvió en un lienzo que había desechado y cuando llegamos a Madrid, decidimos quedarnos con el envoltorio, ponerle un bastidor y desde entonces preside nuestra sala de estar. En una ocasión que estuvo en Madrid, nos lo firmó y lo dedicó por detrás con el texto “Rescatado del olvido por Pedro y Manolo”

Es el primer amigo común que conocimos a la vez Manolo y yo.

Participó en todas las exposiciones el Grupo Surrealista de Madrid.

Y ha tenido numerosas exposiciones individuales en diversas ciudades.

Recuerdo la de 1993 en león , Galería Tráfico de Arte. Creo que allí le compró Manolo un cuadro de los varios que tenemos en casa.

En casi todas las exposiciones que ha realizado, Manolo se ha animado a comprarle porque le gustaba mucho su pintura, su universo lírico, su libertad, el espíritu innovador, experimentador y de resultados efectistas.

Muy especialmente recuerdo la de 2001 junto a Mário Cesariny, Enrique Carlón, J.F. Aranda, en Torres Novas, Galeria Neupergama. Allí se expusieron los zapatos de Aranda. Manolo había regalado a Cesariny, como recuerdo, unos zapatos que habían pertenecido a Aranda. Mario los montó como homenaje en una tabla y los expuso. Tras su muerte, ese objeto fue a parar a la Galería Perve y Manolo quiso recuperarlo, pero el precio era desorbitado. Este hecho entristeció mucho a Manolo. Pero le quedaba el buen recuedo de haberlos visto expuestos.

Junto a ellos, Enrique recitó un poema de Artaud para lo cual había diseñado una escenografía con una cama antigua.

Hemos visitado su hogar y sus talleres en diversas ocasiones y siempre ha sido muy generoso y nos ha regalado alguna obra.

Él, junto a su compañera nos han visitado varias veces. Siempre nos han mostrado cariño.

A Manolo le parecía un personaje muy relevante de la cultura y a menudo se lamentaba de que no tuviera mayor proyección.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: