CIRCOS SIN ANIMALES

En la última década se estaban poniendo de moda los circos artísticos del tipo de “Le cirque du soleil”. La entrada es cara, bastante cara, aunque por otro lado yo he visto espectáculos gratuitos de circo de calle en esta línea.

He oído decir que el alto precio garantiza un sueldo justo tanto para artistas como para personal de montaje y unas buenas condiciones de seguridad laboral. Desde luego son circos que cuidan mucho todos los detalles del circo clásico como por ejemplo la vestimenta de los artistas, la luminotecnia o la música. La música suele ser excepcional. Todo esto cuesta dinero.

Pero lo más importante desde el punto de vista artístico- ético es que en esos circos no se torturan animales.

En varias ocasiones y en distintos colegios en los que he trabajado, he desarrollado junto con otras compañeras un proyecto educativo en torno al circo. Los proyectos educativos en educación suponen un proceso de investigación tanto del profesorado y el alumnado en las aulas, como de las familias en el hogar. En cada aula la investigación transcurre por diferentes derroteros dependiendo del tutor, del alumnado y de sus familias.

En mi aula me intereso y logro interesar a la comunidad educativa por el tratamiento de los animales en los circos. Llegamos a la conclusión de que hay que respetar los hábitats naturales de los animales. Así, los animales salvajes como los leones, tigres, elefantes etc, deben vivir en la selva y no enjaulados viajando de ciudad en ciudad, sin espacio para moverse, correr y hacer ejercicio, sin posibilidades de alimentarse o procrear de forma autónoma. 

Aprendemos mucho sobre todo tipo de acrobacias, sobre magia con operaciones matemáticas, sobre roles circenses, sobre música y canciones populares y tradiciones del circo. Pero también aprendemos sobre la importancia de respetar a todos los seres vivos y sus diversos hábitats naturales.

Pero llegó la crisis.

A lo largo de este año he visto anunciados en los espacios publicitarios del metro de Madrid varios circos, circos en la Casa de Campo, circos en la plaza de toros, circos en barrios. Y todos se anuncian con animales salvajes como reclamo. Me he fijado en los precios: 6 euros para niños, 10 euros para adultos. Al alcance de cualquier bolsillo.

Pero, ¿las familias se paran un momento a reflexionar si merece la pena pagar ese dinero, por poco oneroso que les resulte, para que sus hijos asistan a un espectáculo donde los animales se mueven a base de látigo?

Pertenezco a una familia que ha trabajado y vivido muchos años en trouppes de teatros ambulantes, de feria en feria, y en contacto con los empresarios y artistas de ese tipo de circo “de toda la vida”. Sé lo dura que es la vida de los artistas, que no siempre reciben un sueldo digno. Sé que los animales conviven con la compañía desde hace tantos años que prácticamente están domesticados. Sé que incluso el látigo no es para hacer daño, es simplemente un objeto llamativo, brillante, para hacer ruido, para simular la escena de obediencia del animal al hombre. Aunque también sé que en ocasiones hay que utilizarlo de verdad. Y desde luego sé que los animales tienen que estar enjaulados y encadenados por seguridad.

También sé que los tiempos han cambiado, que ser artista es siempre duro, pero que entre todas y todos debemos apoyar los espectáculos que deciden respetar los hábitats de los animales, aunque sean un poco (o mucho) más caros. A la larga está en juego la educación de nuestros hijos, la supervivencia del planeta. Y nuestra propia conciencia.

Adjunto un artículo de Ecologistas en Acción sobre este tema, es de 2006, pero igual de actual en 2009:

CIRCOS SIN ANIMALES

Naturaleza Diciembre de 2006  

“Con la llegada de las Navidades, aparecen los circos en las ciudades, si bien estos son espectáculos culturales para el entretenimiento u ocio, este ha de ser compatible con el respeto hacía otros seres vivos y sus derechos. Ecologistas en Acción se manifiesta en contra de los circos con animales y solicita a los ciudadanos que no acudan a estos espectáculos.

Muchos circos utilizan animales salvajes en cautividad para sus actuaciones, tales como osos, elefantes, tigres, monos o leones. El comportamiento de estos animales en cautividad está lleno de características anormales como idas y venidas, automutilaciones, golpearse la cabeza, balanceos, o morder los barrotes de las jaulas.

Cuando no hay representación los animales del circo pasan la mayor parte de su vida atados o encerrados en jaulas, en las que apenas tienen movimientos y en las que han de comer y hacer sus necesidades, además de viajar en camiones por todo el país, con condiciones climatológicas en muchos casos adversas a sus características fisiológicas. La forma de estancia y confinamiento de los animales en los circos es totalmente opuesto a lo que necesita el animal, lo que constituye en sí un maltrato desde un punto de vista fisiológico y etológico.

Existen denuncias sobre el maltrato que sufren los animales en el entrenamiento, como la extirpación de garras en los felinos para evitar accidentes, o la extirpación de dientes incisivos en los chimpancés, así como la utilización de varas, palos y látigos. Asimismo muchos de los animales que están en los circos, han sido capturados del medio natural, sustituyendo su forma de vida en libertad y de acuerdo a su especie, con la cautividad y una forma antinatural de vida.

Si bien el niño se siente atraído por poder observar en vivo a estos animales, el adulto ha de ser consciente del sufrimiento que estos espectáculos implican. Al tiempo que se está dando al niño una educación contraria al respeto y disfrute de poder observar a los animales en libertad y no a explotarles y observar comportamientos antinaturales.

Sería conveniente que la sociedad se planteará si es necesario el sufrimiento de estos animales para su propia diversión. Ecologistas en Acción considera que este tipo de espectáculos no están en consonancia con una sociedad que avanza hacía el respeto y la convivencia. De hecho los circos más progresistas buscan la audiencia mediante la destreza de sus artistas y no mediante la explotación animal.

Actualmente España, a diferencia de otros países europeos, carece de una legislación específica que regule las condiciones de vida de los animales en los circos. Cada vez son más los países que prohíben los circos con espectáculos animales: como Canadá, Finlandia, Suiza, Suecia, Dinamarca, o el caso más reciente de Río de Janeiro (Brasil). En España ya existe algún municipio, como el de Barcelona, que prohíbe la utilización de animales salvajes.

Por todo ello Ecologistas en Acción pide un circo sin animales, y pide a los ciudadanos que si van estas Navidades al circo, que este sea sin animales.”

http://www.ecologistasenaccion.org/spip.php?article6628

Este otro artículo es sobre le legislación internacional:

“A pesar que desde el año 1978 se cuenta con una Declaración Universal de los Derechos del Animal, aún no existe una institucionalidad internacional que permita vigilar su cumplimiento como sucede con la Declaración de Derechos Humanos.

Los circos contravienen dos artículos de la Declaración Universal de los Derechos del Animal: el artículo 4, que expresa: “(a) Todo animal perteneciente a una especie salvaje, tiene derecho a vivir libre en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse. b) Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho.” También contravienen el artículo 10: “a) Ningún animal debe ser explotado para esparcimiento del hombre. b) Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de animales son incompatibles con la dignidad del animal.”

A pesar de este gran fallo a nivel internacional, todos los países, en menor o mayor medida establecen algunas directrices legales para regular la actividad circense y las especies protegidas que actúan en ella, y con esto se regulan las condiciones en que se encuentran y tratan los animales. Sin embargo, la regla general es que exista o no una ley puntual para circos o leyes accesorias que lo regulen, siempre resultan insuficientes para garantizar los mínimos básicos de bienestar animal, ya no digamos para contemplar situaciones de mejoramiento de la situación de los animales. Podríamos resumir la situación de los animales en los circos en desprotección y abuso sistemático en aras del entretenimiento de los humanos.

En la Unión Europea

Los circos son empresas privadas independientes. No hay reglas específicas para regular ningún circo ni ninguna de las materias relacionadas. Generalmente se regula en cuanto a infraestructura, transporte, equipamiento y seguridad, pero los animales y su bienestar no cuentan con regulaciones. Excepcionalmente, desde la línea de preocupación de los activistas por los derechos animales, algunos estados de la UE o autoridades locales han introducido prohibiciones o restricciones generales en cuanto a la mantención y exhibición de los animales. Para algunos circos, éstas regulaciones coartan sus derechos y libertades como empresarios. Frente a estos problemas, algunos estados han optado por prohibir la instalación local de circos con animales salvajes dentro de su territorio, solución similar a la adoptada por algunas comunidades y ciudades de España.

La regulación 1739/2005 regula el movimiento de los circos con animales entre los estados miembros de la UE. La regulación fue introducida para uniformizar las normativas entre estados; y se aplica a los animales cuyo propósito primario sea la exhibición pública y el entretenimiento. Las especies protegidas son los mamíferos (incluyendo los murciélagos), aves, abejas, salmones y truchas. Pero sólo regula el transporte legal de animales.

Suecia prohibió los espectáculos con la mayoría de animales, incluyendo osos, grandes felinos, monos, hipopótamos, jirafas y rinocerontes.

Kalamaria, Patra y Tesalónica (Grecia) prohibieron los espectáculos con animales.

Finlandia prohibió los espectáculos con animales.

Austria y Croacia prohibieron el uso de animales salvajes en circos.

En España

Las leyes locales y estatales tampoco dan una adecuada protección a los animales, y aún cuando alguna ley intente protegerlos, la naturaleza del sistema legal y la itinerancia de los circos hacen más difícil poder perseguirlos de manera exitosa. En España no existe una legislación particularmente dedicada a los circos. Sólo durante agosto del 2009, el Ministerio de Ambiente y Medio Rural y Marino manifestó su interés por aplicar la Ley de Conservación de Fauna Silvestre en zoológicos y circos del territorio nacional. Sin embargo, existen algunas regulaciones a nivel autonómico o leyes nacionales que tocan tangencialmente el tema de los circos:

Instrumento de Adhesión de España de 16 de mayo de 1986 a la Convención de 3 de marzo de 1973, sobre el comercio internacional de especies amenazadas de Fauna y Flora silvestre (CITES), hecho en Washington (BOE núm. 181, de 30-07-1986).

Real Decreto 1430/1992, de 27 de noviembre, por el que se establecen los principios relativos a la organización de controles veterinarios y de identidad de los animales que se introduzcan en la Comunidad procedentes de países terceros (BOE 16-01-93).

Instrumento de adhesión de España al Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, hecho en Washington el 3 de marzo de 1973. (BOE 30.07.86)

Real Decreto 1739/97, de 20 de noviembre, sobre medidas de aplicación del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas del Fauna y Flora Silvestre (CITES), hecho en Washington el 3 de marzo de 1973, y del Reglamento CE 338/97 del Consejo, de 9 de diciembre de 1996, relativo a la protección de especies de la fauna y flora silvestres mediante el control de su comercio. (BOE 28/11/97).

Resolución de 5 de mayo de 1998, de la Dirección General de Comercio Exterior, por la que se designan los Centros y Unidades de Asistencia Técnica e Inspección de Comercio Exterior (SOIVRE) habilitados para la emisión de los permisos y certificados contemplados en el Reglamento CE 338/97 del Consejo, de 9 de diciembre de 1996, relativo a la protección de especies de fauna y flora silvestres mediante el control de su comercio, y se establece el modelo de “documento de inspección de especies protegidas” (BOE 26.05.98)

Real Decreto 1333/2006, de 21 de noviembre, por el que se regula el destino de los especimenes decomisados de las especies amenazadas de fauna y flora silvestres protegidas mediante el control de su comercio (BOE núm. 296, de 30-11-2006).

Ley 32/2007, de 7 de noviembre, para el cuidado de los animales, en su explotación, transporte, experimentación y sacrificio (BOE núm.268, de 8-11-2007).

Países como Suecia, Austria, Costa Rica, India, Finlandia, Singapur y Bolivia han prohibido los circos con la totalidad de animales o se ha reglamentado qué tipo de animales y las condiciones en que éstos deben ser mantenidos.

En el resto del mundo

En EE. UU la Ley de Bienestar Animal (Animal Welfare Act) establece estándares mínimos de manejo, cuidado, tratamiento y transporte de los animales de circo. Sin embargo, los circos carecen de una vigilancia y monitoreo en el cumplimiento de la ley, por esto, los circos pueden viajar con sus animales en condiciones extremas. Las instalaciones que no cuentan con las garantías de bienestar animal, o la posesión inadecuada de un animal no determinarán su decomiso.

Algunas localidades de EE. UU (Pompano Beach, Tallahassee (Florida), Fort Wayne (Indiana), Collinsville (Illinois), Jefferson County (Kentucky), Southampton (Nueva York), Aiken County (Carolina del Sur)) prohibieron el uso de cualquier herramienta manual o eléctrica para obligar a actuar a los animales, porque causan dolor, incomodidad y sufrimiento. Diversas localidades de EE.UU también han prohibido el contacto entre el público y los animales salvajes, peligrosos o exóticos. Otras localidades han prohibido espectáculos puntuales con animales, como las peleas de osos, las corridas de toros (incluso las sin sangre), el cerdo engrasado o las carreras de galgos. Algunas otras localidades han puesto severas restricciones a los rodeos.”

http://www.circos.org/p/1373/legislacion

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: