ENCUENTRO INTERNACIONAL DE SURREALISMO EN SANTIAGO DE CHILE

Cartel surrealismo en santiagoENCUENTRO INTERNACIONAL DE SURREALISMO ACTUAL

EL UMBRAL SECRETO

Desde el miércoles 28 de octubre y hasta el 30 de noviembre tendrá lugar en Santiago de Chile el Encuentro Internacional de Surrealismo Actual con poemas, collages, pinturas, ensamblajes, objetos, esculturas… de compañeros de diversos países.

Os dejo información de las inauguraciones, junto con el cartel, un artículo aparecido en junio en el diario La Nación anunciando el encuentro:

EXPOSICIÓN SOBRE BRAULIO ARENAS Y ENCUENTRO INTERNACIONAL RENUEVAN AL MOVIMIENTO

SURREALISTAS REVIVEN CON CUMBRE MUNDIAL EN CHILE

http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20090611/pags/20090611212637.html

Información sobre el MUSEO DE LA SOLIDARIDAD SALVADOR ALLENDE:

http://www.museodelasolidaridad.cl/

Información sobre el Museo de Santiago:

CASA COLORADA Monumento Nacional

http://www.auroradechile.cl/newtenberg/681/article-5594.html

INAUGURACIONES:

Miércoles 28 de octubre a las 19,30 hrs. Museo de la Solidaridad Salvador Allende

Jueves 29 de octubre a las 19,30 hrs. Museo de Santiago

Viernes 30 de octubre a las 19,30 hrs. Diario La Nación

EXPOSICIÓN SOBRE BRAULIO ARENAS Y ENCUENTRO INTERNACIONAL RENUEVAN AL MOVIMIENTO

SURREALISTAS REVIVEN CON CUMBRE MUNDIAL EN CHILE

Viernes 12 de junio de 2009   

Por Gabriela García / La Nación 

http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20090611/pags/20090611212637.html

Un laberinto con la obra del fundador de La Mandrágora y el desembarco de artistas internacionales fijado para noviembre, despiertan el hambre por recuperar los sueños. El vocero del grupo Derrame y Ernesto Pfeiffer dan las señales.

Dicen que Braulio Arenas era silencioso, pero muy irónico. Y que escribía día y noche, en el encierro y a la velocidad de André Bretón. Esto es, “sin tema previo y con tal rapidez que no puedas caer en la tentación de releerlo”.

“No tenía ni un vicio y en los diarios de la época lo describían como un caballero”, cuenta Ernesto Pfeiffer (24), licenciado en literatura y responsable del laberinto de 75 metros, que ubicado en la Biblioteca de Santiago hasta el 26 de julio, recorre la obra del multidisciplinario escritor chileno.

“Son 56 paneles con 120 espejos y la idea es que el espectador transite desde el surrealismo al lar. Además se puede descubrir su labor de traductor, sus collages y su divertida narrativa”, explica Pfeiffer sobre el rescate que lleva por nombre “El laberinto en el espejo”. “La idea de caminos que se cierran y se abren y la del reflejo recorrieron su obra. El espejo tiene memoria, construye cuadros de óleo, inmortaliza y trasciende”, explica.

Nacido el 4 de abril de 1913 en La Serena, la leyenda negra escribió que el fundador del movimiento surrealista La Mandrágora comía alpiste y era homosexual. Que había sido mantenido por sus hermanas, que amaba el ajedrez tanto como Marcel Duchamp y que preferiría escribir “La divina comedia” antes de encender el calefón o freírse un huevo. “Nunca se casó ni tuvo hijos, pero escribió mucho sobre las mujeres”, desmiente Pfeiffer, “de hecho, una vez se enamoró de una y fue su amigo Teófilo Cid quien lo arruinó. Era una niña burguesa y cuando le iba a pedir su mano, éste y Jorge Cáceres llegaron borrachos a su casa”, explica el joven que paralelamente acaba de lanzar una antología de la pluma que ganó el Premio Nacional de Literatura en 1984. Titulada “Realidad desalojada”, hace alusión a un verso que Arenas rescribió doce veces en su famosa obra “El discurso del poder”.

“Me costó mucho encontrarla, porque a pesar de que a Arenas se le considera la cabeza del barco, ha sido relegado al olvido”, cuenta el literato. La razón según Pfeiffer viene de 1977, cuando el escritor publicó “Chile es así”, poema que se interpretó como un apoyo descarado a la dictadura. “Son turbulencias, como diría Gonzalo Rojas, porque si nos fijáramos en la ideología de los autores y no en su obra estaríamos todos leyendo Papelucho”, señala, “mi tesis es que como era un amante del orden, le chocó la UP, pero también fue crítico con el derechismo de Borges”, agrega.

Muerto de cáncer en 1988, Pfeiffer prefiere evocarlo como un escritor que según el propio Enrique Lihn debiera sobrevivir, porque es real y hasta de una cierta surrealeza”.

AMOR, LIBERTAD Y POESÍA

Esos son los tres lemas del longevo movimiento surrealista. Contrarios al capitalismo y a la burguesía, las banderas siguen levantadas en todo el planeta. Un encuentro internacional de la corriente corrobora su vigencia. Fijado para noviembre en Santiago y organizado por el colectivo Derrame, contaría con la visita de Alejandro Jodorowsky y promete tomarse los espacios públicos. Con acciones de arte anticipadas y cartas a la Presidenta Bachelet, los herederos calientan motores para una fiesta que tiene como fin cuestionar el sistema social, político y económico actual, a partir de las acciones de arte, el cine, el teatro, las mesas redondas y las artes visuales. “Son 250 invitados de todos los países, los que nos van a ayudar a recuperar los sueños, la utopía de mayo del 68 que los pingüinos buscan con avidez. La idea es conectarnos con el inconsciente y transformar el mundo, porque el surrealismo no ha muerto y tiene más fuerza que nunca”, advierte el coordinador Enrique de Santiago.

 

Museo de la Solidaridad Salvador Allende

Museo de la Solidaridad Salvador Allende

MUSEO DE LA SOLIDARIDAD SALVADOR ALLENDE

 

 

Breve Historia del MSA

El Actual Museo de la Solidaridad Salvador Allende, tiene sus orígenes en Santiago de Chile, a un año del triunfo en las elecciones presidenciales del conglomerado político de la Unidad Popular que lleva al doctor Salvador Allende a “La Moneda” en 1970.

En el marco de la denominada Operación Verdad, un encuentro internacional convocado en Octubre de 1971, para dar a conocer la imagen de un país inserto en un proceso político único, ante la agresión de los medios de comunicación que estaban en manos de los sectores más duros de la derecha chilena. Este hecho de desinformación política ayudó a sacar a la luz y materializar este proyecto. La invitación a intelectuales, artistas del mundo de la cultura y la política tanto de Latinoamérica como Europa, como: Carlo Levi, Mikis Theodorakis, Julio Cortazar entre otros; determina el tiempo para la gestación de “este efecto cultural”. José María Moreno Galván destacado crítico de arte español, José Balmes pintor de vanguardia chileno y Director de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, visitan y proponen al Presidente Salvador Allende la idea de crear algo más “concreto” que expresara el apoyo de los artistas e intelectuales. Conformar una manifestación de su compromiso con el sentido político–cultural de la Unidad Popular y el pueblo chileno. A la idea inicial de José María Moreno Galván y José Balmes, se unen otras personas vinculadas al mundo de las artes visuales. Mario Pedrosa de origen brasilero quien en aquella época estaba exiliado en nuestro país y trabajaba en la Universidad de Chile se suma. La puesta en marcha le fue encomendada a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile; logrando establecer las redes para recibir, albergar y posteriormente difundir las obras que llegarían en el transcurso del año 1972. Generándose así la primera muestra titulada: Solidaridad con el Pueblo Chileno, inaugurada el día 4 de Abril de ese año, la cual cuenta con la presencia del presidente Salvador Allende en el Museo de Arte Contemporáneo ubicado en la Quinta Normal de Santiago; Posteriormente se realizará una segunda y última exposición en Octubre del mismo año en la sede del edificio de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo UNCTAD III. Bautizado con el nombre de Gabriela Mistral,-conocido también como edificio Diego Portales durante el periodo de la Dictadura-.

Entre los años 1971 y 1973 se reciben más de 500 obras entre pinturas, grabados, esculturas, dibujos, tapices y fotografías. Estas primeras obras conforman el Museo de la Solidaridad con Chile y son producto de la inspiración de artistas de todo el mundo que quisieron ser partícipes del proyecto ético, libertario que se desarrollaba en el ámbito cultural.

Con motivo del Golpe de Estado del 11 de Septiembre de 1973; el Museo de la Solidaridad se desarticula, quedando sus obras guardadas en las bodegas de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile, actual Museo de Arte Contemporáneo. Al interrumpirse abruptamente la existencia del Museo en Chile, se proyectaron en el extranjero el nacimiento de nuevos museos denominados como Museos de la Resistencia, los cuales siguieron reuniendo nuevas obras de artistas, algunos también exiliados por las dictaduras militares que se establecen en la década 70/80 en Latinoamérica. Es en ese espacio histórico en donde se liga de forma definitiva el nombre de Salvador Allende al Museo de la Solidaridad.

Personalidades de la talla de Rafael Alberti, Giulio Carlo Argán, Dore Asthon, Mariano Rodríguez entre otros habían conformado el Comité Internacional de la Solidaridad Artística con Chile en 1972. Apoyando constantemente estos museos.

Con la recuperación de la democracia en Chile, en 1989 se logró reunir las obras acopiadas y las provenientes desde los países de Europa; Fundamental es la ayuda del gobierno autonómico de Valencia, la presencia del ministro Jacques Lang y del gobierno de François Miterrand, quienes junto Isabel Allende y doña Hortensia Bussi logran el traslado definitivo, para que se unieran al fondo original.

En 1991 se reinauguró el Museo de la Solidaridad Salvador Allende con una gran exposición de sus fondos de obra en el Museo Nacional de Bellas Artes,muestra inaugurada por el presidente Patricio Aylwin, agregando a la colección mas de dos mil obras ya que su volumen de quinientas había sido donada entre los años 1971 y 1973. Fue precisamente en este periodo inicial de que se hicieron efectivas las donaciones que corresponden a las obras emblemáticas de la colección de artistas como: Joan Miró, Victor Vasarely, Alexander Calder, Frank Stella, Equipo Crónica, Roberto Matta, Cruz Diez, Eduardo Chillida, Josep Guinovart, Manolo Millares, Lucio Muñoz, Tomasello entre otros. La segunda partida de obras corresponden a la época posterior al golpe de estado de 1973, las de los años del exilio del museo, obras que fueron recolectadas tanto en Europa: España, Francia, Italia, Suecia, Finlandia como en Latinoamérica Cuba, Panamá, México, Colombia. Obras de artistas como por ejemplo: Antoni Tapies, Saura, Wifredo Lam, Juan Genovés, Rafael Canogar, Julio Le Parc, Pierre Soulages, Valerio Adami.

La tercera parte de la colección se hace efectiva en Chile posteriormente a 1989 sumándose a esto el retorno desde el exilio del Museo de la Resistencia, En ese año se instaurará su nombre original Museo de la Solidaridad Salvador Allende reinaugurándose con una exposición el año 1991 en el Museo Nacional de Bellas Artes.

En general la colección del Museo Salvador Allende tiene como eje temático el compromiso político del arte, haciendo un recorrido, especifico por los movimientos artísticos del siglo XX y las vanguardias que pertenecen a las décadas de los 60, 70, y 80. Materializándose en las más de 2500 piezas que componen la colección el día de hoy.

MOVIMIENTOS ARTÍSTICOS PRESENTES EN LA COLECCIÓN DEL MUSEO DE LA SOLIDARIDAD

El Museo hace un recorrido bastante completo por los movimientos artísticos que caracterizan el arte moderno entre los años 60 y los 80. Este recorrido puede comenzar con lo que se denominó el Nuevo Realismo latinoamericano, donde observamos obras de artistas que ponen en valor la herencia cultural prehispánica y los valores de la cultura popular en la búsqueda de una identidad latinoamericana como es el caso de las obras donadas por Pedro Figari, Roberto Carpani, Osvaldo Guayasamín, Siqueiros entre otros. La colección es puesta en valor por la donación de obras de connotados artistas, que fueron emblemas del Museo de la Solidaridad, como el caso, por citar algunos, de la obra Mujer pájaro, 1972 de Joan Miró que fue específicamente realizada para el Museo, o como el caso de Alexander Calder, quien aparte de donar uno de sus esculturas móviles, dedicó una pintura titulada Au Museé de la Solidarité, 1972.

En contraste con la línea figurativa del Nuevo Realismo y de fuerte componente social, el Museo cuenta con una gran cantidad de obras que pueden enmarcarse dentro del arte óptico y cinético, con obras de Jesús Soto, Carlos Cruz Diez, Julio le Parc, Lygia Clark, Luis Tomacello, Victor Vasarely, Olle Baertling entre otros. El resto de los movimientos artísticos representados en el Museo de la Solidaridad, pueden sistematizarse en las siguientes tendencias: el expresionismo abstracto, con obras de Edouard Pignón, Pierre Soulages, el cubano Portocarrero, los italianos César y Valerio Adami entre otros.

El surrealismo, con obras del chileno Roberto Matta, el peruano Gerardo Chávez, el cubano Wilfredo Lam, el italiano Leonardo Cremonini, entre otros. El pop con obras de los artistas Juan Carlos Diestefano, Campodonico Berni y Ernesto Deira y la Nueva Figuración Argentina representada por Romulo Noé, Antonio Maccio y Luis Felipe Segui.

Para finalizar, quizás la colección más relevante del Museo, en términos de tipología por país donante, es la española, con más de 300 obras que han sido donadas paulatinamente por artistas de esta nacionalidad, quienes de algún modo se han sentido cercanos a la historia política que vivió Chile debido a la dictadura de Franco tras el gobierno republicano. Esta colección, se ha ido formando gracias a la solidaridad de connotados artistas y colectivos de toda la península, como Tapiés, Miró, Canogar, Millares, Oteiza, el Grupo Crónica, Dau el Set, entre muchos otros.

Como hemos podido observar, la especificidad del acervo cultural del Museo es la vocación solidaria y humanista que estimuló a artistas de todo el mundo a regalar obras en apoyo a un proyecto social. Junto a ello, dentro de este patrimonio, se ven reflejados muchos de los movimientos artísticos del siglo XX, por lo que la colección es un continente y un contenido que permite potenciar varias aristas de la misma. Una de ellas, es el recorrido que permite hacer por la historia del arte. Otra, es su propia historia, contada a través de la itinerancia de las obras, en estos pululantes Museos de la Resistencia y como reflejo de un acontecimiento histórico definitorio de la historia, tanto de Chile como de muchos otros países. Por último, esta invaluable colección es un testimonio vivo y un legado en términos de valores que se pueden rescatar para las futuras generaciones, en el sentido de que la utopía puede y fue tangible a través de la solidaridad, hecho que está materializado en las 2500 piezas donadas al Estado Chileno.

Solidaridad (1971 – 1973)

Este primer eje, corresponde a los años de la fundación del Museo. 700 obras llegaron a nuestro país para la construcción del Museo de la Solidaridad. Dos exposiciones se desarrollaron en este período; La inaugural que se realizó el día 4 de abril de 1972 en el Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de Chile y posteriormente en el Centro Cultural Metropolitano Gabriela Mistral, edificio que fue construido en tiempo record para la tercera conferencia de las Naciones Unidas (UNCTAD III). Estas obras fueron catalogadas como fundacionales.

Resistencia (1973 – 1990)

Abarca un período mucho más amplio que el anterior, desde el Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 hasta la instauración de la democracia chilena en1990. Durante este período, el Museo pasa a denominarse Museo de la Resistencia Salvador Allende.

Nuevas Donaciones

Este eje, abarca nuevas donaciones realizadas por mucho de los artistas que anteriormente habían donado obra. En un gesto de protesta y apoyo a la realidad de nuestro país, vuelven a entregar obra como una acción de solidaridad y necesidad de restablecer este museo que había quedado truncado por la dictadura militar.

Casa-Colorada[1]CASA COLORADA Monumento Nacional

http://www.auroradechile.cl/newtenberg/681/article-5594.html

La Casa Colorada debe su nombre a que en 1888, la fachada fue cubierta con una tintura natural de color rojo. Su dueño el distinguido “Conde de la Conquista don Mateo de Toro y Zambrano ” la mandó construir en 1769 al maestro portugués Joseph de la Vega. 10 años demoró su construcción y su estructura rompió con los cánones arquitectónico de la época, ya que fue la primera casa de dos pisos que a su fachada de ladrillo de la planta baja, la recubrieron de piedras.

La Casa Colorada es quizás, por su historia y tradición, el más típico ejemplo que se conserva de la casa colonial chilena.

Se ubica en la calle Merced, la cual durante la colonia el pueblo llegó a llamar Calle de los Condes Cruzados, debido a que allí se encontraban las casonas de mayor alcurnia de aquellos tiempos. Ésta fue la residencia de don Mateo de Toro y Zambrano, Conde de la Conquista.

El solar de la calle Merced fue adquirido por don Mateo de Toro y Zambrano en el año 1769, con dinero que le prestara su suegra, doña Francisca de Borja de la Carrera. La obra, a cargo del prestigioso maestro portugués Joseph de la Vega, fue iniciada ese mismo año, sin embargo tuvo numerosas interrupciones por problemas de desavenencias familiares con su suegra y por pleitos con los vecinos medianeros. El resultado de la obra fue una construcción única en su época, que rompió con todos los cánones arquitectónicos imperantes, acaparando los elogios y envidias de la sociedad santiaguina.

La Casa de don Mateo de Toro y Zambrano fue el único edificio particular dotado de una fachada de ladrillo recubierta de piedra en su primer nivel y levantada en dos pisos de altura. Su planta poseía la estructura típica de la época, de patios sucesivos rodeados de recintos. Un primer patio de pavimento duro, al que se llegaba desde la calle a través del zaguán, se hallaba rodeado de construcciones de un piso donde se guardaban las provisiones y productos de la hacienda. El cuerpo que da a la calle es de dos pisos, siendo el primero dedicado a las actividades comerciales del grupo familiar. Un cuerpo central de un piso que comprendía sala, cuadra y antesala, separaba el primer patio del segundo y marcaba la transición entre los espacios semipúblicos del primer patio y el área privada de la familia en el segundo. Este patio, adornado con enredaderas, flores y árboles, estaba rodeado de corredores.

La fachada es una muestra de la riqueza que puede exhibir una obra colonial en Chile. Su composición es simétrica; al centro, la portada de doble altura que jerarquiza el acceso; a cada lado, se alinean vanos de arcos rebajados que, en el primer piso son puertas y en el segundo puertas vidriadas que dan salida a balcones con un rico trabajo en fierro forjado. El ancho vano de arco rebajado que recibe el claveteado portón señorial señala el acceso al zaguán de ingreso, éste se encuentra decorado con pilastras y contrapilastras sobre las cuales se yergue un frontón donde se inscribe la curva que produce el cornisamento superior. El tejado se eleva sobre la portada en forma triangular.

En 1779, se colocó en lo alto de la fachada el escudo de armas de la familia tallado en piedra. La casa debe su nombre a que, en 1888, la fachada fue cubierta con un revoco rojo. Con un marco propio de gran calidad en su alzado y planta, la Casa Colorada, es una casa tradicional de la época de La Colonia. La composición lineal de la fachada, bien ordenada y clásica en su equilibrio, deja traslucir, no obstante, la concepción barroca atenuada de la segunda mitad del siglo XVIII.

En este edificio se constituyó la Primera Junta de Gobierno en 1810, y también se alojaron en él, luego de la batalla de Chacabuco (1817), José de San Martín y Bernardo O’Higgins.

Don Mateo de Toro y Zambrano vivió aquí hasta su muerte, en febrero de 1811. Más tarde, la Casa Colorada también fue residencia de Lord Cochrane.

A lo largo de los años la vivienda ha experimentado importantes transformaciones entregada a los excesos de una comercialización avasalladora. En 1977, el edificio fue expropiado por la Municipalidad de Santiago para su restauración, la cual ha ido rescatando su señorio inicial. El estado actual de la casa no corresponde a su construcción primitiva, sólo se conserva la estructura original del cuerpo de dos pisos que da a la calle Merced. Se ha reconstruido el primer patio completándolo con recintos semejantes a los originales y una fachada oriente que la casa no poseía. Actualmente la Casa Colorada alberga el Museo de Santiago, encontrándose en muy buen estado; allí se exhiben muestras relacionadas a la fundación de Santiago y su desarrollo a lo largo del tiempo.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    que grato es saber que las emociones y los sentidos se puedan reunir en un momento tan importante para nuestro pais ,pero porque solo el surrealismo, aunque su diversidad magnetica atrapa la vida y se plasma en obra.
    los invito a ver una nueva , antigua y no tan antigua forma de ver la poetica del arte, a traves del sursimbolismo.
    saludos amantes del todo.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: