(Pido el pez y el taladro) Si tú me dices ven

Ya soy viejo y voy perdiendo el instinto,

canto con mi voz de amapola

dejándome libar por agresivos monstruos de cine

y obscenas mariposas, color de almendras.

 

He envejecido deprisa y sin apegos,

ya soy viejo y la memoria triste

-nunca fue alegre aún de joven-

dejo neuronas por la esquinas

cuando salgo de casa

y se las comen los mendigos.

 

Habré perdido muchos años en alguna apuesta

o tal vez los haya guardado no recuerdo donde,

ya soy viejo y mi deseo es una historia vacía,

sin inviernos, sin espejos, sin caprichos ni miedos.

 

Camino con paso indeciso,

la mano sin pulso,

el corazón, una antorcha de alquitrán

sin escrúpulos, sin vicios.

 

Soy viejo, soy muy, muy viejo

pero si tú, si tú me dices ven,

me prendo fuego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: