(Pido el pez y el taladro) La noche amarga

Escupo sobre tu pecho de náufrago

anegando un banco de algas

mientras cierras humilde los ojos

y aprietas estoico la mandíbula

con sudor y escamas,

intentando ignorar mi ofensiva descarga.

 

Escupo con sangre

contra tus pectorales de acero

que despliegas con poder marcial,

pulmones de fuego,

corazón, latidos que dañan los oídos,

yunque de explosión y miedo.

 

Escupo con sables y escarcha,

saliva que hiere tu esternón, tu soledad.

Tu nariz intenta inspirar más oxígeno

pero solo encuentra invierno

y con un bostezo sin luz

despiertas en la noche amarga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: