UNA VIDA EN EL TÚNEL

Hoy, lunes 15 de junio de 2009 he encontrado en el periódico una historia muy cercana que quiero compartir con mis amigas y amigos.

Como ya he comentado en otras entradas del blog, una de las principales pasiones de Manolo era le de ser conductor del metro. En realidad le fascinaba todo el mundo de las locomotoras, los trenes y las estaciones en general.

De pequeño jugaba en casa con botes o cajas con las que se elaboraba un tren de vagones, el pasillo de la corrala donde vivía era la línea de metro y cada puerta de vecindad era una estación.

Solía escaparse de casa a la hora de la siesta cuando todos dormían, y se colaba en el metro para ver pasar los trenes.

La historia de José Luís López, que por su turno de noche ha pasado muchas nocheviejas en el trabajo, me ha recordado que tenemos un amigo que es conductor de metro y un año antes de que se le declarara la enfermedad mortal, nos invitó a pasar la nochevieja con él y su pareja en el metro. Manolo tuvo oportunidad de sentarse en el asiento del conductor y vivir de cerca una fantasía hecha realidad. Creo que fue una de las mejores nocheviejas de su vida.

Gracias Pilar Álvarez por este reportaje tan lleno de humanidad y emotividad.

RECORRIDO CON EL CONDUCTOR MÁS VETERANO EN EL 90 CUMPLEAÑOS DEL METRO

PILAR ÁLVAREZ – Madrid – 15/06/2009

Cuando empezó, le llamaban “el Niño”. El mote no desmerece. En la fotografía de la promoción de 1968, su cara de chaval destaca. La gorra rígida en la mano, el uniforme oscuro y la mirada del que tiene toda la vida por delante. “Ya ves, cometí la chaladura de meterme en esto”, dice José Luis López, de 65 años. Y se ríe. Ríe mucho el conductor más veterano del metro.

Él no quiere hacer cálculos -“¡Uy, eso ni lo pienso!”-. Pero bastan un par de operaciones. Ocho horas al día, 270 días al año, 42 años de servicio… José Luis López ha pasado más de una década de su vida metido en el túnel.

Ahora que el metro cumple 90 años, el hombre accede con un poco de vergüenza -“¡me vais a hacer famoso!”- a compartir un viaje por su línea (Metrosur) y por su memoria. Hace el relevo en el andén de Puerta del Sur. Entra y se acomoda en la cabina. Asiento de cuero, reclinable. Gran cristalera desde la que siempre se ve la luz al final del túnel. El tren se pone en marcha. El viaje en el tiempo también.

El Niño tenía un tío trabajando en el metro. “Están buscando conductores, ¿por qué no te presentas?”, le dijo una tarde. No parecía muy difícil, pensó. ¿Qué preguntaban en el examen? “Una suma, una resta, una multiplicación, una división y un dictado. Aprobé, claro”. Su primer sueldo fue de 3.500 pesetas. Ahora, con los pluses de antigüedad y del turno de noche, la nómina ha crecido hasta 2.300 euros, dice casi con reparo. Pulsa el botón que apaga los faros.

El tren frena en el andén de la estación de Universidad Rey Juan Carlos, donde pasean los chicos que vienen de hacer la Selectividad, con los ojos de miedo, el manojo de apuntes y casi la misma cara de inocente que José Luis López debía tener cuando empezó a bajar cada día a los túneles. Eso fue antes de rotar por la mitad de las líneas -ha conducido por los raíles de las líneas 1, 6, 7, 11 y 12-. Cuando, en lugar del asiento reclinable, tocaba pasar ocho horas en un sillín de bicicleta. Y dolía, sí. Nueva risa de lado. “A veces se aflojaba y te caías al suelo”. La cabina era mínima. Casi un metro por un metro. Con el freno de mano a un lado, multitud de botones tras la cabeza. López lo resume con una frase que retumba como si estuviera preparada: “Antes tú llevabas el metro, ahora el metro te lleva a ti”.

La conducción es automática. La pantalla de la izquierda ejerce de chivato. Alterna imágenes del interior del vagón, donde se han acomodado los chicos de la Selectividad, con otras de la siguiente estación (Manuela Malasaña), a la que aún no ha llegado el tren. Se ven nítidos los raíles vacíos, unos cien metros antes de frenar. “Es para evitar los suicidios”, dice. En 40 años se ha cruzado con alguno, claro. Comentario escueto. “Vuelves a casa con mal cuerpo”. El peor accidente, la noche que vio cómo un compañero perdía la pierna tras resbalar al andén.

El ruido del tren en el túnel -un chirrido terrible que retumba como una tormenta-, se come sus palabras. ¿Cómo se acostumbra uno al estruendo? “Ya ves, con los años, pero se pierde mucho oído aquí abajo… y mucha vista también”. De momento, sólo usa gafas para leer.

La estación de Hospital de Fuenlabrada está casi desierta. Como sus noches de trabajo. En los días buenos, confiesa, pasa el rato “mirando a las chicas guapas de los andenes”. Pero si está preocupado, las horas muertas sin compañía son un vaivén de pensamientos retorcidos. No guarda muchos malos recuerdos, a pesar de todo. Entre los peores, el 23-F, la noche del intento de golpe de Estado en 1981. “Salí de casa y le dije a mi mujer: ‘Milagros, que a lo mejor ya no vuelvo”. Y pasó la noche de turno (de 23.00 a 6.00) pegado a un transistor con los compañeros en una cabina de la estación de Aluche.

La de noches que habrá pasado Milagros con el hueco de la cama vacío. El conductor lleva casi 30 años en el turno de noche. Traslada a los últimos pasajeros del día y luego mueve trenes en las cocheras. Tantas noches fuera que ahora, cuenta José Luis, su mujer ya no sabe dormir acompañada. “Los días que libro, me dice que vuelva al trabajo, que quiere la cama para ella sola”. Sus tres hijos, ya mayores, aún le echan en cara las nocheviejas y nochebuenas que pasó en la cabina, con la cena en una tartera y la familia brindando sin él. “Las más tristes de todas, seguro”.

Ya no le ocurrirá más. En dos meses, José Luis López se jubila. Este madrileño – “gato puro, de padres y abuelos de aquí”- dejará los andenes y huirá a menudo de Getafe a Torremolinos, en Málaga, donde compró una casa para recuperar todo ese sol que ha perdido durante tantos años bajo tierra. “Sobre todo echaré de menos a los compañeros”, confiesa casi al completar el recorrido. Llega su relevo. Y se va, como vino, riendo.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    victor said,

    yo soy el conductor que se siente feliz por haber tenido la suerte de compartir con la gran persona que fue Manolo esa fabulosa Noche Vieja que a mi tambien se me grabó en la memoria para siempre pues yo entonces tambien fui feliz.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: