QUEDA MUCHO CAMINO POR ANDAR/ VENTA DE ARMAS

CARTAS AL DIRECTOR

Otra de las secciones del periódico que solíamos leer juntos Manolo y yo era la de las Cartas al Director: Comentábamos los diferentes puntos de vista con los que no siempre estábamos de acuerdo, pero destacábamos aquellas temáticas que más nos interesaban desde el punto de vista ideológico, cultural o social.

Como ejemplo, hoy lunes 14 de junio de 2009 voy a destacar dos cartas.

La primera carta: “Queda mucho camino por andar” trata de la homofobia fuera de los grandes núcleos urbanos, es una apreciación que solíamos hacer Manolo y yo, no es lo mismo abrirse a los demás en Madrid que en una población pequeña. Aunque el remitente, Javier, no lo especifica, he supuesto que se fue a estudiar a una ciudad más pequeña de Andalucía donde la homosexualidad sigue sin ser aceptada como en la capital Sevilla.

Este hecho dificultó nuestra relación con mi familia en una población de Badajoz, mientras que aquí en Madrid nunca tuvimos que esconder nada a los familiares de Manolo.

La segunda carta: “Venta de armas” trata de un aspecto que solemos reivindicar en estas fechas en que hacemos la declaración de la renta, muchas personas en España hacemos Objeción Fiscal, consistente en deducir una parte de nuestros impuestos que el estado emplea en gastos militares, entre los que está la investigación, elaboración, importación y exportación de armamento. Como dice la carta en muchos casos se exportan a países no democráticos, con conflictos bélicos, y yo suelo añadir en la carta que enviamos a la delegación de hacienda explicando nuestros motivos ideológicos, que también se exportan a países con legislaciones homofóbicas, donde la homosexualidad está reprimida incluso con pena de muerte.

QUEDA MUCHO CAMINO POR ANDAR

JAVIER MARZO ARTIGAS – Sevilla – 15/06/2009

Hace medio año confesé a mis padres que me enamoro de personas de mi mismo sexo. Les dije que no se preocuparan por mí, porque, salvo contadísimas excepciones, la sociedad veía la homosexualidad como algo cotidiano, normal, natural, visible. Nunca desde que acepté y dejé de esconder mi condición sexual tuve ningún problema con nadie.

Mi sorpresa ha sido mayúscula cuando me he ido a estudiar un máster a otra ciudad y me he encontrado con enormes faltas de respeto y ataques a mi dignidad como persona. No sólo por parte de estudiantes procedentes de países donde la homosexualidad está peor vista; también por parte de un gran porcentaje de españoles que han asistido a un intenso debate social sobre el tema durante los últimos años.

Suerte que en un mes volveré a mi hogar: allí donde nadie maquilla su homofobia diciendo que respetan y toleran mi opción (¿debería agradecerlo?). Allí donde nadie discute “lo natural” de mi sexualidad. Allí donde nadie presupone mi capacidad para educar y hacer feliz a un niño estando casado con mi pareja.

Me alegra haberme dado cuenta de que todavía queda mucho por hacer, incluso en uno de los países donde hemos conseguido tener los mismos derechos.

VENTA DE ARMAS

DOLORES SOLER-ESPIAUBA – Bruselas, Bélgica – 15/06/2009

Leo en EL PAÍS del 10 de junio que las exportaciones de armas españolas siguen creciendo y que sus clientes preferentes ofrecen una variada paleta de ideologías, conflictos bélicos, teocracias, y reales o supuestas democracias: Marruecos, Irán, Israel, Libia, Noruega y hasta Estados Unidos, entre otros muchos. Stupendo, como diría Forges, y a río revuelto, ganancia de pescadores, añado yo. No hay mal que por bien no venga.

Simultáneamente se siguen haciendo recortes y se están suprimiendo más que nunca puestos de investigadores en el CSIC (CIDE) y otros organismos moribundos por falta de recursos, que podrían hacer avanzar nuestra tecnología y nuestra ciencia. Organismos que darían puestos de trabajo a tantos jóvenes investigadores que van directamente al paro o al extranjero, y que nos permitirían exportaciones menos vergonzosas y más útiles para la humanidad, empezando por nosotros mismos.

Sé que las cosas no van a cambiar, votemos por quien votemos. Pero, por favor, que tengan la decencia, los próximos, sean quienes sean, de no hablarnos de Alianzas de Civilizaciones ni de Misiones Pacificadoras y, menos aún, de Paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: