PEPE ESPALIÚ

Espaliu partiendo el panEs uno de mis artistas preferidos.

Admiro su relación con la lucha contra el sida, como afectado, como militante y como creador de acciones de denuncia.

 Su obra gira en torno a la muerte y el desarraigo, la soledad y la comunicación, la búsqueda del otro, el deseo de vivir.Espaliú carryingSu acción artístico- reivindicativa “Carrying” fue quizás la mejor de sus obras, escultura humana, fotografía sociopoética, arte colectivo, representación de la lucha por la vida,  esfuerzo, solidaridad, respeto, concienciación, humanismo. POESÍA.muletasHe buscado en la web y he destacado algunas de los miles de entradas encontradas:carrying VII

SOBRE EL CENTRO DE DOCUMENTACIÓN DE ARTE Y ARQUITECTURA PEPE ESPALIÚ:

 

El Área de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba y Vimcorsa han presentado el “Centro de Documentación de Arte y Arquitectura Pepe Espaliú” que se instalará en la calle Rey Heredia en una casa anexa a la sede de la empresa de viviendas.

 

El centro pretende aunar en una misma sede tanto un centro de documentación sobre arte y arquitectura contemporánea como un archivo de arte y arquitectura de la ciudad y contará con un gabinete pedagógico y un área de difusión.

 

El Centro de documentación constituirá el primer núcleo del proyecto y albergará un espacio de consulta para investigadores y público en general que contenga documentos, publicaciones y archivos sobre arte y arquitectura contemporánea.

 

El Archivo de arte y arquitectura de la ciudad por su parte abordará la producción de contenidos y la investigación sobre temáticas relacionadas con el arte y la arquitectura contemporánea en Córdoba. Dentro de este apartado es donde se incluirá la colección y parte del archivo personal del artista Pepe Espaliú (1955-1993).

 

http://arsoperandi.blogspot.com/2009/01/presentado-el-centro-pepe-espaliu.html

 

SOBRE LA EXPOSICIÓN EN EL MUSEO REINA SOFÍA EN 2003:

 

El Museo Reina Sofía se sentía en deuda con el artista Pepe Espaliú (Córdoba, 1955-1993), que murió hace ahora 10 años, y para hacerle justicia le rinde homenaje con una exposición, abierta hasta el 31 de marzo, que recoge 100 pinturas, esculturas y vídeos que hizo entre 1986 y 1993. La muestra viajará a Dublín y podrá verse en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla del 25 de septiembre al 30 de noviembre.

 

“Algunos creen que el arte es una forma de entender el mundo. En mi caso, siempre fue la manera de no entenderlo…, de no oírlo”, decía Pepe Espaliú en Retrato del artista desahuciado, texto escrito en 1992, un año antes de morir víctima del sida. Así era el arte de Espaliú, silencioso. “Este país debía una gran exposición a Espaliú. Un año después de su muerte, el Reina Sofía le rindió homenaje con una muestra reducida y de carácter simbólico, pero merecía una mayor”, señaló ayer Juan Manuel Bonet, director del centro, en la presentación de la exposición, organizada con la Junta de Andalucía. La muestra reúne trabajos procedentes de Estados Unidos, Francia y Finlandia, además de diversas ciudades españolas.

 

Espaliú comenzó su producción artística en 1975 pero se recoge su trabajo desde 1986, cuando llega a la madurez plástica, hasta 1993, año de su muerte. “Son sólo siete años, pero muy ricos y con una gran coherencia. En su obra, fue de lo complejo a lo sencillo. Se fue volviendo más sintético”, afirmó el comisario, Juan Vicente Aliaga, sobre el artista, que se formó en Barcelona y París. En la capital francesa siguió cursos del psicoanalista Jacques Lacan que le influyeron en la fabricación de conceptos e ideas como los de goce y falta.

 

Peligro y amenaza

En los primeros cuadros, de 1986 y 1987, hay alusiones al arte de Francis Picabia y al catalán Joan Ponç, y tienen la irreverencia de los pintores figurativos alemanes. Se observa ya su obsesión por los temas que tienen al rostro como eje central, y la sensación de peligro y amenaza. Sus pinturas están llenas de guiños literarios a Vladimir Nabokov y Jean Genet.

 

Espaliú se introdujo más tarde en el campo de la escultura y de la acción entusiasmado con las culturas negras subsaharianas. Explora en lo que él llama “gramática de la ocultación” en máscaras y esculpiendo y dibujando tortugas que hablan de desprotección y fragilidad. “El arte no es un lenguaje de ocultación como práctica. Es lo que te permite seguir viviendo, soportándote”, escribió el artista.

 

Cuando en 1991 descubre que ha contraído el sida, aflora en él la sensación de miedo y rechazo a la corporalidad. Crea esculturas hechas con jaulas, entramados de filamentos y muletas que dan idea de levitación. Y rueda los carrying que se proyectan en la muestra. “Estos vídeos no son concebidos como arte sino como acción. Uno de ellos muestra cómo es llevado en brazos desde la sede del Festival de Cine de San Sebastián al Ayuntamiento de la ciudad. Otro carrying, su traslado en Madrid de las Cortes al Reina Sofía”, contó el comisario. Espaliú dijo entonces: “Nunca me he sentido más cerca de Dios”.

http://www.elpais.com/todo-sobre/persona/Pepe/Espaliu/1260/

 

SIDA (Artículo de Ruth Toledano)

 

“Ni siquiera se menciona la palabra sida”. Sigo las enseñanzas de Pepe Espaliú acerca del sentido del arte (concepto que puso en revisión cuando descubrió, en 1991, que había sido infectado por el virus de inmunodeficiencia) y titulo estas líneas con las siglas de su enfermedad como un homenaje póstumo al artista y como una actualización del conflicto que originó su denuncia y la incorporación intencionada a su obra de ciertos presupuestos que en la época (Pepe Espaliú se encuentra en los 80 en el cenit de su producción artística) se consideraban espurios al arte; como si vida y arte tuvieran poco que ver, el arte se había alejado de los procesos de la vida y se había extenuado en sus propios endogámicos procedimientos. Espaliú aseguraba que ese “onanismo absurdo, de falta de implicación social” era una enfermedad del capitalismo que el sida había venido a subvertir, y eso le agradecía.

 

Pepe Espaliú murió en 1993. Ahora, diez años más tarde, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía le dedica una retrospectiva comisariada por Juan Vicente Aliaga, un recorrido, exhaustivo y brillantemente diseñado, por sus referencias clave y sus temas recurrentes. He sentido un escalofrío ante el cuadro titulado Dentro de poco, porque me ha parecido ver en él un retrato de la propia muerte (ese entramado de hilos que vuelven laberíntico el acceso de la mirada a la tabla, pero que se abren en una puerta por la que tenemos la certeza de, una vez cruzada, no volver a pasar), aunque fue realizado en 1987, cuando aún no se había presentado la enfermedad, entonces letal.

 

Antes, su universo creativo se había nutrido de una suerte de bondage intelectual, poblado de clavos y de sogas, de máscaras y artilugios reminiscentes de torturas eróticas, de esos Santos de cuero inquietantes como herramientas de la Inquisición. Ya antes, habían aparecido sobre tela o papel sus figuras sin cabeza o sin pies, sin verticalidad, de rostro sin facciones. Ya habían aparecido esas tortugas que, como escribió después, en 1992, “no vuelven al mar tras desovar y se adentran, en dirección opuesta, para morir cansadas en un punto cualquiera del horizonte”. Como una evidencia, la muerte estaba en la obra de Pepe Espaliú, y con el sida llegó “no una razón fehaciente para morir, sino una razón para vivir”.

 

Porque la enfermedad “remite a la urgencia” y actuar se convierte en “una cuestión de aquí y ahora”. Desde esa necesidad, desde ese significado trascendente de lo inmediato, desde esas espinas y esas jeringuillas, Pepe Espaliú descubre que al sida se le debe “el haber vuelto a situarnos en el mundo, en lo real”, y concluye, limpio de dogmas académicos y mercantilistas: “El arte tiene que volver a ser comunicación”. En los ochenta comenzó a saberse de casos de sida en España, pero había un silencio al respecto cobarde, miedoso y condenatorio. Espaliú gestó sus acciones callejeras, los carrying a través de los que era transportado en volandas y pasaba de brazo en brazo descalzo y sin tocar el suelo, como metáforas de la paradoja en la que se encontraban los enfermos de sida: “Para nosotros, el mundo es un intento de seguir en él sin poder tocarlo, de seguir en la tierra sin tocar la tierra. Hay obsesión con el contagio”. Actualmente, se ha perdido el miedo por inercia y quizá por un sentido de contestación al imperio de la salud. La consecuencia es el aumento de unos contagios que ya no son mortales, pero se siguen silenciando. ¿Cuántas personas a nuestro alrededor declaran ser seropositivas tan abiertamente como dirían que padecen de una úlcera de estómago? ¿Por qué sigue produciéndose este silencio diez años después de la muerte de Pepe Espaliú? ¿Podemos seguir viendo, con él, en esa “gramática de la ocultación” unas razones de índole política: lo que se esconde no es el mal, sino el origen del mal (la homosexualidad, la pasión, el sexo profesional)?

 

Irreversiblemente enfermo, Espaliú bebió de la poesía sufí de Rumi y concibió unas piezas con muletas que remiten a la idea de elevación del pensamiento, “según el principio sufí de ‘Benditos aquellos que se elevan apoyándose en muy poco”. Había descubierto “las únicas cosas que realmente importan”, y consistían precisamente en “términos como solidaridad, entrega, amor, esperanza, vida, con los que siempre has jugado sin saber muy bien lo que significaban”. Estaba descubriendo otro sentido al arte.

 

RUTH TOLEDANO 17/01/2003

 

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Sida/elpepiespmad/20030117elpmad_2/Tes

 

EL ARTE DE VIVIR EL SIDA

 

El pintor Pepe Espaliú explica su experiencia vital y artística como víctima de la enfermedad

FIETTA JARQUE – Madrid – 16/11/1992

 

 En los últimos años se ha dado noticia de conocidos personajes que han muerto a causa del sida. Pero no hay voces que admitan públicamente el estar afectados por esa enfermedad, ni existe en España un debate intelectual sobre uno de los asuntos más urgentes de la sociedad actual. Pepe Espaliú, un artista español enfermo de sida, ha decidido hablar abiertamente sobre esta situación y va a realizar. una acción artística sobre este asunto en las calles de Madrid el 1 de diciembre.

 

A lo largo de los últimos dos años, tras pasar por el doloroso proceso de saberse enfermo de sida, ocultarlo, tratar de negarlo sí mismo, empezar a someterse la medicación e iniciar un proceso de aceptación de su estado, Pepe Espaliú ha decidido integrar su experiencia al desarrollo de su obra como artista. “En una etapa muy concreta de mi enfermedad en que yo decidí dejar de ocultar el hecho de que yo era un enfermo de sida, decidí hacer o de forma plena. Y para mí de forma plena significa lógicamente el integrar esa condición que para mí es esencial en mi vida a mi trabajo”, dice.Parte importante de esa labor es su voluntad de admitir públicamente su enfermedad y contribuir a que los afectados por ella no sean considerados apestados o culpables, por el simple hecho de serlo, de algún vicio censurable socialmente. Por ignorancia, se les desdeña o evita con una actitud casi medieval. En España, la enfermedad está muy difundida, pero son pocos los enfermos que se reconocen como tales por temor a sufrir mayores situaciones de marginación. En otros países, como Estados Unidos, el sida se ha convertido en un tema de debate intelectual y una bandera para muchos artistas que centran en este asunto su obra.

 

Imperio del miedo “En España es el miedo el que impera, y es ese miedo y esa ignorancia los que producen situaciones de marginación como las que estamos habituados a leer en la prensa”, dice Espaliú. “Con respecto al mundo de la creación quizás la cobardía sea aun mayor, porque, dado que el un colectivo que está tan enormemente afectado, cabría esperar más respuestas. Si realmente el arte puede ejercer una función, es precisamente ésa, evidenciar una serie de problemas que quizás por otras vías es más difícil abordar. Para mí es una exigencia hoy. Dado que se nos ha ofrecido un arma y esa arma es el arte, el no utilizarla en este caso en función de la urgencia que el sida significa sería imperdonable. En España revela hasta qué punto existe una desconexión entre lo que puede ser. una información superficial de la enfermedad como la que difunden los medios, vinculándola sólo a gente muy conocida que ha fallecido a causa del sida, y la realidad misma de esa enfermedad. Es una enfermedad que se está extendiendo de forma aceleradísima en este país, es quizá el país de Europa en que más rápidamente se está extendiendo, además en capas que ya no son sólo de grupos minoritarios, sino en hetero-sexuales también”.

 

“Es obvio que el arte no salva vidas, pero puede contribuir a que lo que te queda de vida lo vivas mejor. Vale la pena todo lo que sea una concienciación de unos y otros, hacer cosas que ayuden a esa concienciación social con respecto a la vida de los enfermos”, afirma.

 

Pepe Espaliú (Córdoba, 1955) pertenece al grupo de artistas andaluces que surgió con fuerza en los años ochenta y que, por la modernidad de sus medios expresivos y la sustentación teórica de sus obras, despertó gran atención, sobre todo en los principales centros internacionales de la vanguardia artística. Entre ellos, Espaliú es quizá el que aportaba mayor solidez intelectual creando pinturas y esculturas en las que la idea era la base sustancial de la obra.

 

Espaliú conoció su enfermedad mientras vivía en Nueva York. Fue allí también donde entró en contacto con otros enfermos y grupos de gente que se han organizado para ayudarlos voluntaria y gratuitamente. Ellos llaman a esta labor el carrying. Una palabra que ha inspirado a Espaliú una serie de esculturas y acciones simbólicas como la que realizará el próximo 1 de diciembre en Madrid. “La idea del carrying surgió en Nueva York. Es un término que tiene cierta ambigüedad porque alude a to care (cuidar, pero también tener cierto cariño por alguien) y to carry (llevar, transportar). A mí me gustaba mucho esa ambivalencia, que además, por efectos del spanglish, daba una especie de término intermedio que es el que yo quería utilizar en mi trabajo”.

 

“Las piezas tituladas Carrying son esculturas que utilizan la metáfora del palanquín, pero son palanquines cerrados herméticamente, haciendo alusión a la idea del contagio. Muchas veces están en conexión uno con otro, enfrentados, con una pared de Por medio. Normalmente están suspendidos, la suspensión y la levitación han sido una constante a lo largo de todo mi trabajo, pero que ahora cobra una dimensión mayor. Es como si hubiera una especie de premonición. Esas piezas son una metáfora de esa situación, la situación de los enfermos”.

 

Espaliú realizará una especie de performance con una cadena humana en la calle el próximo 1 de diciembre, Día Internacional del Sida, con la que pretende sobre todo llamar la atención sobre la situación de los enfermos. El artista ha formado un grupo llamado The Carrying Society, que mantiene su. nombre en inglés porque el proyecto es realizar esta misma acción en otros países. Por ahora tienen confirmada las fechas en Amsterdam la próxima primavera.

 

“Es una acción de artista relacionada con la idea de las esculturas, no es un acto político o social”, explica Espaliú. “El Carrying se ha hecho ya en San Sebastián el pasado 26 de septiembre. El trayecto en Madrid va desde las Cortes hasta el Reina Sofía. En él, una serie de parejas transportan a un enfermo de sida, en este caso, yo mismo. El enfermo va pasando de una pareja a la siguiente, como en relevo, sin que nunca toque el suelo. El enfermo va descalzo y en ningún momento toca el suelo durante todo el recorrido: Al llegar al Reina Sofía -que fue un antiguo hospital de tuberculosos-, las puertas estarán cerradas, y es el enfermo mismo con sus pies el que abre esas puertas pesadísimas. Ahí hay un elemento simbólico también importante que es el del esfuerzo desde el estado de absoluta debilidad, y que lo logra”.

 

“Lo único que está organizado es el trayecto, y está segmentado el espacio del recorrido para que las parejas sepan dónde se hará el relevo. Con respecto a los participantes- es algo completamente abierto y puede inscribirse quien quiera. La mayor parte de la gente que va a participar es gente relacionada con el mundo del arte, pero también hay gente del cuerpo médico, del espectáculo y la política. De lo que se trata es de mostrar hasta qué punto es un problema que nos toca a todos. No se trata únicamente de que un colectivo específico, el del arte por ejemplo, esté especialmente implicado, sino que el sida está presente para todos, y cada día más”.

 

 

Comunicación urgente

Una de las razones que han llevado a Pepe Espaliú a plantear la acción urbana que se celebrará el 1 de diciembre en Madrid es la necesidad de que su obra y el sentido que da a ella no queden restringidos al ámbito de las galerías de arte. “Joseph Beuys, el artista que más influencia ha tenido sobre los artistas actuales, definió sus acciones como esculturas sociales. Es en ese sentido en el que cabe entenderlo que yo hago en la calle, las performances “, explica.”Hasta ahora, en mi obra no había abordado las acciones como éstas, que involucran el cuerpo. Pero eso tiene que ver con la urgencia de hacer algo que incluya la comunicación como vía, en conexión con el sida. Es obvio que el ámbito del arte restringido a las, galerías es algo minoritario, incluso hasta hermético. Y a consecuencia de esa recreación en sí mismo a lo largo de los años ochenta, es algo totalmente alejado de lo que es el mundo y la realidad. El sida, para mí, es una puesta en el mundo. Es algo que, de una forma flagrante, contundente y atroz, nos ha vuelto a situar en el mundo. Una de las cosas que agradezco a la enfermedad es esa resituación. Es verdad que ha sido una puesta en el mundo muy forzada, muy urgente y radical, en la -que yo intento asumir mi parte. Pretendo que esas constantes que han sido el denominador común de mis piezas en estos dos últimos años, se den en las acciones urbanas”.

 

http://www.elpais.com/articulo/cultura/arte/vivir/sida/elpepicul/19921116elpepicul_16/Tes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: