JULIO GONZÁLEZ Y JUAN MUÑOZ EN EL MUSEO REINA SOFÍA

Hoy, domingo 26 de abril he visitado las exposiciones de Julio González y de Juan Muñoz en el Museo Reina Sofía.

 

Me he sentido volar entre sueños descubriendo un mundo mágico al pasear por las salas donde están expuestas todas las esculturas y pinturas de Julio González, personaje universal e intemporal. Parece increíble constatar que estas obras se realizaran en los años treinta, con una evidente intención de perdurar a través de generaciones, adelantándose a su tiempo, escribiendo e inventando la historia del arte.

 

Julio González es uno de los escultores españoles que más le impresionaban a Manolo.

 

MUSEO DE ESCULTURA AL AIRE LIBRE. “LA PETITE FAUCILLE”:

 

Al poco de conocernos me llevó al Museo de Escultura al Aire Libre donde junto a otros artistas relevantes de la historia, la cultura y las vanguardias españolas se encuentra representado Julio González con la obra: “La petite faucille”.

 

En la web del museo encontramos este detalle sobre la escultura:

 

“La obra expuesta en el Museo de Arte Público, La petite faucille (La pequeña hoz), fue donada por la hija del escultor, Roberta González. Se trata de una ampliación en bronce, a partir de una obra original, realizada en hierro forjado, a menor escala (30 x 10,5 x 8 cm), de la que se fundieron varios ejemplares, que se conservan en diferentes Museos y colecciones de Europa y América, uno de ellos en la Colección Julio González del IVAM de Valencia. Según los especialistas en la obra de Julio González, esta escultura se puede fechar en torno a 1937, en plena Guerra Civil española. Esta obra, conocida también por el título Homenaje a la hoz y el martillo, es muy significativa ya que pone de manifiesto la postura adoptada por el artista durante la contienda, y está en relación con el arte beligerante del momento, influido fundamentalmente por la estética soviética. Es un magnífico ejemplo de la tendencia abstracta del autor en el que, según la expresión por él mismo acuñada y tantas veces repetida, “dibuja en el espacio” el perfil de un cuerpo en movimiento contenido, de formas angulosas y asimétricas, en el que juega con los espacios vacíos y los volúmenes, consiguiendo “la unión de las formas reales con las imaginadas y sugeridas”. Guarda una cierta semejanza con otras obras de este momento como Dajne (c.1937) o la Bailarina de la margarita (c.1937) y, sobre todo, con algunos dibujos preparatorios para esculturas. Esta obra está ya en la línea de esculturas posteriores, de las llamadas figuras fitomórficas -de formas vegetales-, como las de la serie Hombre Cactus (1939-1940).”

 

http://www.munimadrid.es/portal/site/munimadrid/menuitem.f4bb5b953cd0b0aa7d245f019fc08a0c/?vgnextoid=252434f3409ab010VgnVCM100000d90ca8c0RCRD&vgnextchannel=06a5be122ff2f010VgnVCM1000000b205a0aRCRD&idCapitulo=1254275

 

En la exposición del Reina Sofía podemos admirar algunas copias y dibujos de bocetos de esta obra, así como de esas otras obras relacionadas.

 

BIOGRAFÍA DE JULIO GONZÁLEZ:

 

He encontrado una amplia biografía de Julio González en el siguiente enlace que considero muy completa e interesante, recomiendo que le echéis un vistazo:

 

http://www.39ymas.com/temas/cultura/Biografia-Gonzalez/

 

Descubrimos curiosidades como que nació en el mismo año que Raymond Duchamp-Villon.(escultor, hermano de Marcel Duchamp), y Brancusi.

 

O que en 1929 mantuvo contactos con el grupo “Cercle et Carré” organizado por Torres García, que por otro lado es uno de mis escultores favoritos.

 

O como que en 1937 expone en el Pabellón Español de la Exposición Universal de París “La Montserrat”, obra que pensó sustituir por otra no figurativa pero le disuadió José Gaos, (Se trata del filósofo hermano de Lola Gaos que designado Comisario General de España en la Exposición Internacional de París. He estado brujuleando por la web en busca de información sobre el padre, también llamado José Gaos, que era notario y que según me explicó Manolo fue asesinado en la guerra civil. Incomprensiblemente no he encontrado ningún texto que haga alusión a este hecho histórico.)

 

MUSEO REINA SOFÍA. LA COLECCIÓN PERMANENTE

 

También al poco de conocernos, Manolo me llevó al museo Reina Sofía, para visitar la colección permanente. Yo había visitado el museo con anterioridad, pero Manolo me fue explicando apasionadamente  y con deleite la historia e importancia cultural de cada autor y cada obra, algunas de las cuales han sido expuestas también en la actual retrospectiva.

 

De la web del museo he destacado esta referencia sobre Julio González:

 

“González, Julio

Considerado por David Smith, el más importante escultor americano de la generación del Expresionismo abstracto, como el “padre de toda la escultura en hierro de este siglo”, Julio González es el creador de una obra cuya importancia radica en dos factores fundamentales: la utilización del hierro como material artístico y la equiparación del vacío y el pleno, como elementos plásticos que conforman la obra tridimensional.

 

Su trabajo como escultor comienza en los primeros años del siglo, con la realización de máscaras, cabezas y algunos desnudos en cobre repujado, cercanos al Modernismo y al Noucentisme. La colaboración con Pablo Picasso, iniciada en los años 1928-29, proporciona un nuevo impulso a su producción escultórica. En esta época comienza a aplicar la técnica que aportaría un cambio revolucionario a sus creaciones, el hierro forjado, cortado, curvado y soldado. La relevancia concedida al vacío como elemento integrante de la propia escultura se aprecia también en este mismo periodo. Algunas de las más importantes obras expuestas pertenecen a la última época de la producción del artista o periodo de madurez. Su característica más destacada es una cierta tendencia al estatismo, frente a otras realizaciones de estos mismos años, que insisten más en la delicadeza de las formas.

 

Uno de los espacios que integran la Sala 11D se ha dedicado al escultor norteamericano David Smith, cuya producción se inspira directamente en las propuestas de Julio González.”

 

http://www.museoreinasofia.es/coleccion/autores/gonzalez-julio.html

JULIO GONZÁLEZ, 11 DE MARZO – 1 DE JUNIO DE 2009

En la retrospectiva encontramos expuestas todas las famosas “monserrats”, “campesinas”  “mujeres con peines”, “hoces”, “manos alzadas”,

De éstas últimas decía una página de una anterior exposición en el IVAM de Valencia:

“La última versión del erizamiento expresivo se encuentra en la imagen de la mano abierta que González cultivó casi obsesivamente, en los años de nuestra guerra civil: el racimo de dedos de la mano alzada, en un gesto de súplica desesperada o de llamada a la rebelión.”

En el último viaje que hicimos, a los Países Escandinavos, en Copenhagen encontramos una escultura homenaje a los brigadistas de aquellas tierras que habían venido a luchar por los ideales de la República Española, se trataba de una mano alzada, en la redacción que hice entonces del monumento lo relacioné con Picasso, ahora veo que en realidad está tal vez más influenciado por Julio González, aprovecho para refrescaros este viaje:

 

https://floredo.wordpress.com/2008/09/30/2007-paises-escandinavos-ultimo-viaje/

 

Todas estas obras me recordaban a Manolo, su pensamiento siempre inmerso en la República y sus manifestaciones culturales.

 

Voy a transcribir el texto sobre la exposición que aparece en la web del museo:

 

“Julio González

Fecha: 11 de marzo – 1 de junio de 2009

Lugar: Edificio Sabatini. Planta 3

Organización: Museu Nacional d´Art de Catalunya en coproducción con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Comisariado: Mercè Doñate

Coordinación: Osbel Suárez

Itinerancia: Museu Nacional d´Art de Catalunya: 27 de octubre, 2008 – 25 de enero, 2009 / Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid: 10 de marzo de 2009 – 1 de junio de 2009

 

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía presenta la mayor retrospectiva de Julio González (Barcelona, 1876 – Arcueil 1942) realizada hasta ahora en España. La gran diversidad de registros de su trabajo está presente en una muestra que cuenta con más de 200 obras. Desde las esculturas ‘filiformes’ y las esculturas del ‘espacio vacío’, con las que consolidó su lenguaje artístico cuando contaba más de cincuenta años, hasta obras menos conocidas del período llamado ‘González antes de González’. De esta etapa son los numerosos trabajos de orfebrería, joyería así como diversos ejemplos de producción pictórica y escultórica.

 

Julio González está considerado el padre de la escultura en hierro y uno de los artistas fundamentales en el desarrollo de la vanguardia del siglo XX. Se forma en el taller de metalistería artística de su padre donde trabaja la forja y la fundición del hierro. Su vocación pictórica le llevará pronto a París, al igual que a sus amigos Picasso y al pintor Torres-García. En esta ciudad trabaja desde 1899 la pintura, alternándola con la producción de objetos y la escultura.

 

El aprendizaje en 1918 de una técnica industrial, la soldadura autógena, será decisivo en la experimentación de nuevos lenguajes escultóricos. El punto de inflexión en su sintaxis llegará en 1928. Picasso, habituado a trabajar con el metal, solicita la mano experta de González en la soldadura para lograr una escultura donde el vacío sea el protagonista. Deseaba materializar en el monumento funerario a su amigo Apollinaire la idea de ‘estatua de nada’, inspirada en un pasaje de El Poeta asesinado del propio Apollinaire: “una sólida estatua de nada, como la poesía y como la gloria”.

 

Esta colaboración dura hasta 1932 y será muy fructífera para ambos artistas. Los consejos de González permiten a Picasso comprobar la viabilidad de sus croquis, mientras Picasso dará a González el impulso necesario para su obra, limitada hasta entonces a hierros delicados de pequeñas dimensiones. Será el paso decisivo para la conquista del lenguaje formal por el cual había estado luchando desde sus primeros años.

 

Exposición organizada por el Museu Nacional d´Art de Catalunya

en coproducción con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía”

 

http://www.museoreinasofia.es/exposiciones/actuales/julio-gonzalez.html

 

JUAN MUÑOZ. RETROSPECTIVA, 21 DE ABRIL – 31 DE AGOSTO DE 2009:

 

Por otro lado he visitado también la exposición de Juan Muñoz, no me interesado tanto, quizás veo demasiada imagen repetida, pero debo reconocer que tiene buen humor y cariñosa sensibilidad.

Destacaría algunas obras como:

 

“Loaded Car”, un coche volcado cuyo interior está edificado con escalinatas y elementos arquitectónicos y que me ha recordado el “Coche Fosilizado”, serie que fotografié en los años noventa en Benidorm. Se trataba de un coche que había sido lanzado por un terraplén, se supone que accidentalmente en sucesivas ocasiones le habían derramado hormigón, y la naturaleza había forjado el resto, oxidando la chapa y enraizando arbustos en su interior.

 

“Descarrilamiento” representa, en la misma línea, el descarrilamiento de un tren que también ha sido fagocitado por la naturaleza por un lado (podemos ver un árbol que ha enraizado en su interior) y la arquitectura urbana por otro. No he podido por menos que imaginar que Manolo habría destacado esta obra como favorita de la exposición.

 

“La vida en una caja de zapatos”, es un móvil consistente en dos cajas de zapatos que se desplazan por unos raíles aéreos y donde viajan unos pequeños personajes. Me recuerdan las aventuras que Manolo me contaba de cuando era pequeño y con cajas elaboraba sus juguetes, (especialmente vagones de metro).

 

Por último me ha gustado la instalación con un montón de personajes de rasgos asiáticos, poblando toda una sala, obligando a las personas visitantes a caminar entre ellos, cada uno con una postura diferente, una actitud específica,  pero todos mostrando una destacada sonrisa enigmática a lo Gioconda.

 

Es una exposición muy amplia, aunque algunas salas me han parecido un poco vacías, pero en general merece la pena pasearse y descubrir los personajes, a veces en un rincón, a veces a través de un espejo, a veces subidos a un pequeño balcón. A casi todos los asistentes nos arrancaban simpáticas sonrisas.

 

Voy también a transcribir el texto de presentación de la web del museo:

 

“Fecha: 21 de abril – 31 de agosto de 2009.

Lugar: Edificio Sabatini. Planta 1. Planta 3. Jardín Sabatini.

Organización: Exposición organizada por Tate Modern, Londres, en asociación con el Museo Nacional Centro de Arte Reina

Sofía.

Comisariado: Sheena Wagstaff.

Coordinación: Osbel Suárez.

Itinerancia: Tate Modern, Londres: 24 de enero – 27 de abril, 2008/ Museo Guggenheim, Bilbao: 27de mayo – 28 de septiembre, 2008/ Fundación Serralves, Oporto: 31 de octubre, 2008 – 18 de enero, 2009.

Patrocinador: Fundación Banco Santander

 

La exposición que el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía dedica a Juan Muñoz (Madrid, 1953- Ibiza, 2001) es la retrospectiva más completa realizada hasta el momento sobre el artista. Esta muestra ha sido enriquecida con obras nunca expuestas hasta la fecha y ocupan diversas salas del museo así como el Jardín Sabatini. Junto a numerosas esculturas se exponen dibujos, escritos, obras sonoras y piezas radiofónicas.

 

Juan Muñoz es un referente en la renovación de la escultura contemporánea internacional. Los dieciséis años que median desde 1984, fecha de su primera exposición individual, hasta 2001 en que realiza su última obra, le permiten crear un corpus artístico de una excepcional narratividad.

 

En su obra existe una gran tensión entre los espacios irreales y los tangibles. Sus figuras poseen una presencia física extraordinaria y en ellas el silencio y la soledad adquieren un protagonismo especial. Acróbatas, enanos, bailarinas o personajes orientales acompañan a sus famosas figuras humanas con base esférica que interaccionan entre sí, formando su serie emblemática conocida como “escenas de conversación”. Su producción indaga en la idea de que ‘la obra es tanto la solución como su búsqueda’ especialmente en su obra cumbre Double Bind (Doble vínculo, 2001), que fue además su última creación.

 

Tras recibir en el 2000 el Premio Nacional de Artes Plásticas, Juan Muñoz es el primer artista español invitado a exhibir su creación en la Sala de las Turbinas de la Tate Modern de Londres en junio de 2001. Muere dos meses después en la cima de su carrera a los 48 años, poco antes de inaugurarse su retrospectiva en el Hirshhorn Museum de Washington. “

 

http://www.museoreinasofia.es/exposiciones/actuales/juan-munoz-retrospectiva.html

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: