DÍA DE LA REPÚBLICA: JUEGOS DE LA MEMORIA

Para celebrar el Día de la República, voy a rememorar aquel penúltimo 14 de abril que pasamos en casa con Manolo y con casi todos nuestros amigos, con motivo de mi exposición “Juegos de la Memoria (Reflexiones sobre Identidad y Arquetipo)”.

 

Pero antes recomiendo recordar la experiencia de la II República Española a través de la enciclopedia wikipedia:

 

http://es.wikipedia.org/wiki/14_de_abril_de_1931

 

Y a través de la propia página de larepública.es, donde se reivindica el modelo no monárquico como opción más democrática de convivencia entre los pueblos de España, dentro de esta web voy a destacar la crítica a la película “La casa de mi padre” que fui a ver hace un par de días, me pareció fuerte, comprometida y humanista, coincido prácticamente en todo con la opinión reflejada por Blanca Vázquez en la web republicana:

 

http://www.larepublicacultural.es/article1547.html

 

La exposición “Juegos de la Memoria” tuvo lugar un único día en el local que estuve utilizando esos últimos años como taller, en la calle Tesoro y que bauticé para la ocasión como “Taller de Lunas”, en recuerdo de mi libro de poemas “Forjador de Lunas”, fue el Sábado 14 de Abril de 2007.

 

Invité a todas nuestras amistades, y casi todas respondieron a la llamada, quien no pudo asistir envió un mail, llamada o postal excusándose y felicitándome.

 

Quiero recordar aquí la presencia de nuestro amigo Eduardo y su compañera Lena. Sería el último viaje a España de este gran amigo que ya padecía una enfermedad muy parecida a la de Manolo y falleció poco tiempo después que él. Rememoremos las entradas que publiqué sobre él:

 

https://floredo.wordpress.com/2008/10/14/eduardo-tome/

 

También quiero recordar a nuestra amiga Amparo Segarra, que no pudo asistir pero me envió una postal de una obra de nuestro Eugenio Granell donde tras excusarse me expresa su cariño:

“…te quiero mucho y te recuerdo con cariño. Tu sonrisa y tus cajitas las adoro y recuerdo. Gracias por todo tu cariño. Te quiero y recuerdo, mi alma y corazón están contigo. Amparo.”

Posiblemente fuera el último contacto con ella, Amparo falleció el 4 de agosto de ese mismo año 2007.

 

En el minicatálogo- invitación que elaboré para la exposición introducía así mi obra:

 

“Los Juegos de la Memoria pretenden construir puentes entre la vida y obra del Pensador Copernicano asesinado por la Inquisición y la investigación del Genio Malagueño y la Historia Contemporánea de la España del siglo XX.

 

A través de objetos, esculturas, pinturas, assemblages, collages y decollages podemos reflexionar sobre la Identidad creadora  y el Arquetipo mítico que definen tanto la experiencia poética y política como la mirada introspectiva que marca la personalidad atravesando el tiempo y los espacios para dar lugar a nuevos sueños y proyectos liberadores.

 

Como en un Gran Circo de la Memoria Inabarcable, la magia o prestidigitación nos envuelve en una irrealidad onírica y revolucionaria capaz de atravesarnos con afiladas espadas, ideas o palabras mientras hacemos equilibrios insospechados sobre algunos recuerdos semihundidos en la búsqueda de la verdad o sostenemos sobre el dedo índice la bandera de la Santa Humanidad como una apuesta antropológica, con un pié resbalando por la transformación silenciosa.

 

Como en una composición sinfónica nuestros deseos podrían conjugarse interpretados por diferentes instrumentos sobre una inmensa partitura arrancada de las paredes, de los paredones, de los discursos democráticos, de los avances científicos, de los decretos bajo la lluvia, de las bombas de racimo y otras sociedades herméticas.

 

Todo es historia y nada es irrepetible, todo es necesario y nada es impermutable, todo es camino y las huellas nos invitan a reconocer el mundo en el que hemos naufragado y con el que a menudo nos confundimos y nos apareamos.”

 

Voy a trascribir también el poema que compuse expresamente para este catálogo dedicado a Picasso, y con introducción de un texto de Giordano Bruno:

 

“Concentu vario errabunt cæli volucres,

In terra, in vnd’ in aere.

Et to dimittent illæsum pisces maris,

Naturali silentio.”

 

Cantus Circaeus, Giordano Bruno, 1582.

 

“El silencio natural,

órbita que describe la noria,

  brazos de alabastro,

  juegos de la memoria.

 

Esperma en la cima de una montaña,

 alud de espejos,

 tiempo para respirar

 sin atmósferas que turben el recuerdo.

 

En la tierra, en el aire, en el mar,

 hilo de sangre,

 cuchilla de afeitar,

 hoguera de estambres.

 

Reconozco la mirada de un hombre,

su mano de fuego,

el silencio natural

de la libertad, del sueño.”

 

La exposición se componía de una serie de obras que todas tenían en común que incluían una postal con una fotografía de Picasso, era una colección de postales que había adquirido en el otoño anterior en la edición de la feria de arte “Estampa 2006” que tuvo lugar en el recinto de la Casa de Campo, y a la que asistimos con nuestro amigo Raúl Pérez, que había venido de Lisboa expresamente para asistir a esta feria.

 

Tras la exposición en el “Taller de Lunas”, nos trasladamos con todos nuestras amistades a Carlos III, donde habíamos preparado un vernissage y una performance poética, ya en la invitación terminaba con un “Esperamos contar con vuestra presencia, juntas y juntos tejeremos una red de poesía.

 

Había elaborado una serie de Hojas Volanderas, en recuerdo (siempre el recuerdo, la memoria) de las que se incluían en la exposición “Verso e Imagen. Del Barroco al Siglo de las Luces”, que tuvo lugar en 1993 en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

 

Eran poemas que estuve escribiendo a mano (con letra cursiva) y que repartí entre los asistentes para que los recitaran en una velada poética memorable.

 

Era nuestra manera de reflexionar sobre Identidad y Arquetipo, ya que había incluido los poemas que me emocionaban por temática y expresión, de todas las épocas, desde el siglo XV (“Abenamar, abenamar”, Anónimo, “Ni miento ni me arrepiento”, Jorge Manrique), pasando por Juan de la Cruz, Quevedo, Gracilaso de la Vega, Calderón de la Barca…hasta llegar al siglo XIX con Omar Kheyyam, Espronceda y Walt Whitman, y la gran mayoría del siglo XX, entre los que estaban nuestros amigos Mario Casariny ,Cruzeiro Seixas, nuestros adorables Mario Henrique Leiria, Antonio Machado, Juan Larrea, por supuesto José Francisco Aranda y otros muchos españoles y castellanoparlantes, hasta incluir un poeta del siglo XXI, Gamoneda.

 

Abrió la acción nuestro amigo Ángel Rodríguez Abad con un poema de Juan Larrea, yo me había reservado para recitar un poema de Luis Cernuda, “Unos cuerpos son como flores” de 1931.

 

“Unos cuerpos son como flores,

otros como puñales,

otros como cintas de agua;

Pero todos temprano o tarde,

serán quemaduras que en otro cuerpo se agranden,

convirtiendo por virtud del fuego a una piedra en un hombre.

 

Pero el hombre se agita en todas direcciones,

sueña con libertades, compite con el viento,

hasta que un día la quemadura se borra,

volviendo a ser piedra en el camino de nadie.

Yo, que o soy piedra, sino camino

que cruzan al pasar los pies desnudos,

muero de amor por todos ellos;

Les doy mi cuerpo para que lo pisen,

aunque les lleve a una ambición o a una nube,

sin que ninguno comprenda

que ambiciones o nubes

no valen un amor que se entrega.”

 

Recientemente lo he releído en la compilación editada por El País dentro de su colección de poesía de la que publicaré próximamente una entrada, de momento os recomiendo releer la entrada que sobre Cernuda publiqué en noviembre de 2008:

 

https://floredo.wordpress.com/2008/11/15/poemas-de-luis-cernuda/

 

Fue emocionante ver recitar a Manolo, aunque no estoy seguro, creo que fue el poema de Aranda “Prefacio” del libro “Circunstancias Atenuantes” de 1976, que tiene mucho que ver con la celebración del Día de la República y que está dirigido a su padre asesinado por el franquismo:

 

“Tiendo mis brazos largos y mi pensamiento

como un puente sobre cuarenta años de vacío

hacia ti, mi padre hermoso, a unos valores

sometido luego a escarnio, haciendo míos

modos, cultura y ética siempre excomulgados.

Cuantos decenios de robos soeces, credos intereseros,

humillación de un pueblo acorralado

al que, a la hora de la limosna, se le adosó

el parche del consumismo y los más ramplones goces.

Nada creasteis, asesinos, como os corresponde,

abyectos devoradores de libertad.

Cuando se hable de este tiempo de terror

no hablarán mal, dirán que fue inexistente.

Nuestro truco fue sobrevivir para recomenzar ahora,

ricos de experiencia, más fuertes y más buenos,

ante el espectáculo grotesco de vuestra agonía.”

 

Solo me resta decir ¡Viva la República!, ¡Viva la Memoria!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: