MIGUEL DE MOLINA, ARTE Y PROVOCACIÓN

Hoy, jueves 2 de abril de 2009 he ido a ver la exposición  “Miguel de Molina. Arte y Provocación” en el Complejo “El Águila” de la Comunidad de Madrid, en Delicias.

 

De la web de la consejería de cultura he tomado la información básica:

 

“Sala El Águila. Del 24 de marzo al 17 de mayo.
Esta exposición es fruto de la colaboración con la Fundación Miguel de Molina y pretende dar un justo homenaje al artista ya que en 2008 se celebró el centenario de su nacimiento. En esta muestra el visitante podrá admirar una gran parte del legado del artista, desde sus trajes más emblemáticos, pasando por cuadros, carteles, fotografías o películas.

 

Miguel de Molina nace en Málaga en Abril de1908 y fallece en Buenos Aires en Marzo de 1993, después de cinco décadas de exilio en los que pisó los más importantes escenarios del mundo desarrollando un estilo particular que elevó la canción española desde el “género ínfimo” hasta equipararlo al Music Hall de la época.

Sus éxitos, su gloria profesional y su carrera se desarrollaron al margen de lo que pasaba con la vida artística española. Supo expresar su arte y llegar a comunicarlo a todo tipo de espectador, cultivado o no, a través de un sentimiento tan español como es la emoción.

Dirección:
Sala El Águila
C/ Ramírez de Prado, 3 – 28045 Madrid”

 

http://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_Actuaciones_FA&cid=1142523446534&idConsejeria=1109266187272&idListConsj=1109265444710&language=es&pagename=ComunidadMadrid%2FEstructura&sm=1109265843983

 

Reconozco que ha influido en mí el hecho de que mi familia haya vivido la vida del teatro, para que me haya interesado especialmente el vestuario elaborado por el propio Miguel de Molina con lentejuelas y abalorios, pero sobre todo con creatividad a raudales, libertad de expresión, y desde luego dedicación y minuciosidad . De hecho todo el tiempo he estado pensando en que a mis padres les encantaría ver esta exposición.

 

Es emocionante oír la voz de Miguel narrando el rapto de que fue objeto por parte de los fascistas.

 

Aunque la frase que más me ha llegado es la que pronunció en el programa de Carlos Herrera: “Uno no es menos hombre por llorar, ni menos patriota” (cito de memoria, no sé si es literal pero es el sentido).

 

Durante toda la exposición estamos escuchando (y tarareando) las canciones de Miguel, salí con “La bien pagá” que me recordó la película de Patino “Canciones para después de una guerra”, que glosé en el diario del ciclo que la Filmoteca Española dedicó a José Francisco Aranda:

 

https://floredo.wordpress.com/2009/02/01/diario-del-ciclo-sobre-jose-franciso-aranda/

 

(Ver VIERNES 6 DE FEBRERO DE 2009-02-07)

 

Escribí en el libro de visitas que esta exposición es una parte de la historia del pueblo español. Una historia llena de vitalidad y libertad que nunca debió ser truncada por el fascismo.

 

Desde luego recomiendo la visita, incluye su biografía en paneles, con fotografías de sus películas, sus amistades y sus espectáculos. Además de la colección de botas y lo más llamativo sus camisas.

 

Pero tal vez lo mejor su voz, su música, su arte.

 

Por otro lado el edificio de la fábrica de “El Águila” es muy hermoso, muy bien recuperado y digno de darle una vuelta admirando los detalles de ornamentación de ladrillo, que me recordaba que cuando veíamos una iglesia con esta ornamentación Manolo siempre me repetía que eran de la época de la reina María Cristina.

 

En el siguiente enlace he encontrado más información sobre el edificio:

 

“Una fábrica convertida en templo de la cultura:
El edificio que alberga la Biblioteca Joaquín Leguina tiene mucha Historia detrás. El empresario Augusto Comas inauguró aquí, en el año 1900, la fábrica de cervezas El Águila. Eligió esta zona, entre Atocha y Delicias, por cuestiones estratégicas: su conexión directa con las líneas de tren.
Durante los 20 primeros años les fue de maravilla. Las vacas flacas llegaron en la década de los 30. Durante la Guerra Civil, los republicanos la tomaron durante más de 32 meses. Cuando acabó la guerra volvió a sus antiguos dueños.
Y de nuevo volvió a expandirse y a ser rentable. Abrió nuevas fábricas por España, el aluminio sustituyó al tradicional barril de madera, creó el envase de litro y sacó al mercado nuevos productos.
En 1985, esta fábrica de la calle General Lacy cerró. El Gobierno de entonces, comandado por Joaquín Leguina, pensó que podría ser un gran espacio cultural abierto a la ciudad.
Después de unos cuantos años, así ha sido.”

 

http://arqueologiaeconomica.blogspot.com/2007/06/fbrica-de-cervezas-el-guila-madrid.html

 

Os recomiendo que leáis todo el texto del enlace que es muy interesante sobre la historia de la fábrica.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: