MAX ERNST Y PICASSO EN MAPFRE

El sábado 7 de marzo de 2009 estuve en la Fundación Mapfre viendo dos exposiciones muy relevantes. La primera es la “Suite Volard” de Picasso que ya había visto en otras ocasiones, pero que siempre es deliciosa de ver con detenimiento y alevosía. En casa tenemos una serigrafía adquirida en la Fundación Juan March: ”Minotauro vencido”, que representa a un joven desnudo apuntillando a un minotauro. Aunque soy políticamente antitaurino, debo reconocer que cautiva la delicadeza del trazo, la belleza del joven retratado y la ternura del minotauro, pero también la dulce expresión del joven que más que matarlo parece estar acariciándolo, mientras el minotauro más que morir parece estar reverenciándole.

 

Pero la que más me impresionó fue la de “MAX ERNST. UNE SEMAINE DE BONTE. LOS COLLAGES ORIGINALES ».

Aunque ya había visto reproducidos varios de los collages que forman parte de la muestra, el conjunto es una explosión de una fuerza extraordinaria, casi atómica, de una poesía revolucionaria, con una visión cinematográfica, freudiana, ensoñadora, con un posicionamiento anticonvencional, antisocial, anticlerical. Surrealista y humanista. Desde luego nada que ver lo que el mercado y la clase media entienden por “arte”. (En el texto que reproduzco más abajo trascrito de la enciclopedia “Wikipedia”, he eliminado la palabra “artista”, que me chirriaba).

 

En la web de la Fundación Mapfre hay una amplia información sobre el autor, su obra, imágenes de la exposición, incluso su propia definición de collage:

 “La explotación sistemática de la coincidencia casual, o artificialmente provocada, de dos o más realidades de diferente naturaleza sobre un plano en apariencia inapropiado… y el chispazo de la poesía, que salta al producirse el acercamiento de esas realidades”.

(http://www.exposicionesmapfrearte.com/maxernst/)

 

En Wikipedia he encontrado una somera biografía de Ernst e introducción a algunas de sus técnicas:

 

“Max Ernst fue una figura fundamental tanto en el movimiento dadá como en el surrealismo. Se caracterizó por la utilización de una extraordinaria diversidad de técnicas, estilos y materiales.

 

Nacido en Brühl en 1891, ingresó en la Universidad de Bonn donde estudió filosofía y psiquiatría. Se alistó en el ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial. Cuando Ernst dejó el ejército ya había surgido en Suiza el movimiento dadá; atraído por la revolución dadaísta contra lo convencional, Ernst se instaló en Colonia y comenzó a trabajar en el collage.

 

En 1922 se trasladó a vivir a París, donde comenzó a pintar obras en las que figuras humanas de gran solemnidad y criaturas fantásticas habitan espacios renacentistas realizados con detallada precisión (L’eléphant célèbes, 1921, Tate Gallery, Londres).

 

En 1925 inventó el frottage (que transfiere al papel o al lienzo la superficie de un objeto con la ayuda de un sombreado a lápiz); más tarde experimentó con el grattage (técnica por la que se raspan o graban los pigmentos ya secos sobre un lienzo o tabla de madera). Ernst fue encarcelado tras la invasión de Francia por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial; en la prisión trabajó en la decalcomanía, técnica para transferir al cristal o al metal pinturas realizadas sobre un papel especialmente preparado.

 

En 1930, debutó como actor en el cine con La edad de oro (L’ Age D’ Or), segundo filme surrealista del director español Luis Buñuel, donde interpreta el papel del cruel jefe de los bandidos. Dicho film causó un verdadero escándalo en Francia, y fue prohibida por más de 50 años. Sin embargo, Max Ernst siguió colaborando en otros filmes de corte surrealista, en los siguientes años.

 

En 1941 emigró a Estados Unidos con la ayuda de Peggy Guggenheim, que se convertiría en su tercera esposa en 1942. En 1953 regresó a Francia y a partir de entonces sus obras gozaron de una notable revalorización.

 

Ernst se caracterizó por ser un experimentador infatigable. En todas sus obras buscaba los medios ideales para expresar, en dos o tres dimensiones, el mundo extradimensional de los sueños y la imaginación”.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Max_Ernst

 

Ambas exposiciones estarán  hasta el 31 de Mayo en la Fundación Mapfre, Paseo de Recoletos, 23.

Muy recomendables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: