VICTOR JARA: TE RECUERDO AMANDA

Esta es otra de las canciones que me gustaba cantarle cuando viajábamos en coche.

 

Victor Jara es uno de mis cantautores preferidos. Aunque Manolo no conocía en general este tipo de música, si era sensible a la historia de tortura y asesinato de la que fue víctima:

El Golpe de Estado del general Augusto Pinochet contra el presidente Salvador Allende el 11 de septiembre de ese año le sorprende en la Universidad Técnica del Estado, y es detenido junto a profesores y alumnos. Lo llevan al Estadio Chile, donde permanece detenido varios días. Según numerosos testimonios, le torturan durante horas, le arrancan la lengua, le golpean las manos hasta rompérselas con la culata de un revólver y finalmente le acribillan el día 16 de septiembre. El cuerpo es encontrado el día 19 del mismo mes.[]

En 1990 la Comisión de Verdad y Reconciliación determinó que Víctor Jara fue acribillado con 44 disparos el 16 de septiembre de 1973 en el Estadio Chile y que fue arrojado a unos matorrales en los alrededores del Cementerio Metropolitano, ubicado a orillas de la Carretera 5 Sur. Luego fue llevado a la morgue, donde le asignaron las siglas NN y donde más tarde sería identificado por su esposa, la coreógrafa inglesa Joan Turner. Sus restos descansan en el Cementerio General de Santiago de Chile.

Como homenaje a su memoria, a 30 años del golpe militar, en septiembre del 2003 se puso su nombre al Estadio Chile.

http://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%ADctor_Jara

 

Te Recuerdo Amanda

Texto y música de Víctor Jara

Canción-vals 

 

Te recuerdo, Amanda,

la calle mojada,

corriendo a la fábrica

donde trabajaba Manuel.

 

La sonrisa ancha,

la lluvia en el pelo,

no importaba nada,

ibas a encontrarte con él.

 

Con él, con él, con él, con él.

Son cinco minutos. La vida es eterna en cinco minutos.

Suena la sirena. De vuelta al trabajo

y tu caminando lo iluminas todo,

los cinco minutos te hacen florecer.

 

Te recuerdo, Amanda,

la calle mojada

corriendo a la fábrica

donde trabajaba Manuel.

 

La sonrisa ancha,

la lluvia en el pelo,

no importaba nada

ibas a encontrarte con él.

 

Con él, con él, con él, con él.

que partió a la sierra,

que nunca hizo daño. Que partió a la sierra,

y en cinco minutos quedó destrozado.

Suena la sirena, de vuelta al trabajo

muchos no volvieron, tampoco Manuel.

 

Te recuerdo, Amanda,

la calle mojada,

corriendo a la fábrica

donde trabajaba Manuel.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: