2009 PASAN LOS MONSTRUOS

El miedo es silencio

y no tengo más remedio que escuchar su palabra.

 

El olvido es tiniebla

y no me resigno a vivir sin su luz.

 

Pasan los meses y mis ojos se irritan

con efluvios de almanaque,

y me restriego con los dedos manchados de Manuel,

con cantos esparcidos por los surcos,

con estrellas huyendo de su estudio.

 

Envejecen los rostros y solo queda el mar.

Pasan los monstruos y nos dejan herramientas.

 

No consigo ver más allá de la vida,

y no tengo más remedio que curar esta herida.

 

El olvido es mi palabra

y al gritarla me sumo en sopor desteñido.

 

g.bruno 09

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: