2002 CENTROEUROPA

2002 CENTROEUROPA

 

Lunes 15 de Julio: Salimos en coche hacia Francia, vamos en el Ford Probe rojo que tanto nos ha acompañado a lo largo de estos años.

Pasando por Puigcerdá, llegamos a dormir a Prados en el Hotel Hexagone. Antes de recogernos cenamos en “Les Glycines”.

 

Martes 16 de Julio: Volvemos unos pocos kilómetros porque a la ida habíamos pasado sin parar por una ciudad pintoresca y habíamos decidido volver a visitarla. Se trata de Villafranque, una ciudad medieval amurallada. Nos llamaron la atención sus puertas de entrada en la muralla que conservan las poleas y cadenas de los puentes levadizos. Paseando por sus calles visitamos una iglesia gótica con una portada románica. Tras dar un paseo continuamos viaje.

Paramos en Aigües Mortes, es otra ciudad también con murallas medievales, tomamos un tentempié y continuamos.

Llegamos a dormir a Grasse.

 

Miércoles 17 de Julio: Vamos a visitar Gourdon, cerca de Vence, es una ciudad medieval muy simpática con muchas tiendas de artesanos. En esta zona del país, el gobierno ha propiciado la recuperación de estas poblaciones, que llaman “Villas de Francia”, facilitando la instalación de diversas tiendas de artesanía de muy diversa índole y promocionando el turismo tanto interior como exterior. Disfrutamos de una vista extraordinaria.

Volvemos hacia Vence, pasamos por Tourlette sur Loup, otra de las Villas de France, medieval.

Viajamos hasta Cremona, visitamos esta ciudad donde hay que destacar su inmensa catedral.

 

En el camino desde Ventimiglia hasta Cuneo, pasando por parte de Francia y por el Túnel de Tende, varias señales nos indican que la carretera está cortada en Limone, pero preguntamos a un trabajador de carreteras quien nos anuncia que al menos al mediodía estaba abierto. A pesar de las advertencias de las señales que seguían insistiendo en que estaba cortado el paso, decidimos continuar. En la entrada del túnel vemos una señal de prohibida la circulación a todos los vehículos. A pesar de ello vemos salir un auto y nos arriesgamos a entrar. Al final la carretera no estaba cortada sino solamente regulada por semáforos.

 

Llegamos a dormir sin problemas cerca de Mantua.

 

Jueves 18 de Julio: Visitamos Mantua, tengo reseñados algunos lugares de interés como el Palacio Te, el Palacio Ducale del que conservo las dos bellas entradas que representan la cúpula celestial y el detalle de un personaje muy italiano.

También vimos, la Piazza Sordelo, el Duomo.

En la Piazza Dell´Erbe, nos deleitamos con un hermoso reloj astronómico. A Manolo le fascinaba el mundo de los relojes. También nos gustó la iglesia “Rotonda” y el monumento a Virgilio.

Continuamos hacia Verona, donde vemos el Duomo, damos una vuelta en coche, cenamos en la pizzería “El Cantón de Verona” y dorminos en el Hotel Valverde.

 

Viernes 19 de Julio: Visitamos el Castelvechio, con hermosas esculturas y pinturas. También conservo las entradas, con mosaicos de bellas imágenes del museo.

El Coliseo, donde estaban preparando la escenografía de la ópera Aída.

 

Viajamos por autopista hasta Venecia, Manolo pensaba que no íbamos a encontrar hotel o que nos costaría carísimo y que tendríamos que dar una vuelta e irnos, pero al llegar a Mestre, una población en las afueras de Venecia, vimos un simpático y pequeño hotel con cartel de plazas libres y garaje, se llama “Hotel da Tito” era asequible, estilo Bed and Breakfast y nos gustó. Dejamos allí el coche y compramos unos pases de tres días para barcos, vaporettos y autobuses.  Y empezamos a disfrutar de Venecia.

Nos montamos en el Vaporetto para llegar al Lido, allí encontré unas conchas que me llamaron la atención y me las guardé. Desgraciadamente ya no las conservo. Ahora que ya no tengo la compañía de Manolo, me gustaría guardar más recuerdos de nuestros viajes.

Paseamos por la Piazzale di Roma, hasta Rialto. Vimos el Puente de los Suspiros, el Campanille, la Torre del Reloj con dos moros que tocan la campana, y la conocida Piazza San Marcos con sus dos estilizadas y elegantes columnas con los símbolos de la ciudad.

 

Sábado 20 de Julio: Seguimos visitando Venecia, entramos en la catedral de San Marcos y subimos a la Sala dei Cavalieri, en la cúpula, salimos a un balcón donde se encuentran las esculturas de varios caballos.

Visitamos la Academia de la que también conservo las entradas con unas esculturas y una pintura. Allí vemos cuadros de Tiziano y Tintoretto.

Caminamos por la ciudad entre los canales.

 

Volvemos al hotel a descansar y por la noche salimos para ver los fuegos artificiales en la Bahía de San Marcos. Fue algo memorable. Estábamos miles de personas, al principio nos subimos a unas escalinatas para intentar verlo mejor, pero se formaron varias filas y dejamos de ver, al final nos sentamos en el suelo y desde luego se veían esplendorosamente desde cualquier punto. Todo un espectáculo inolvidable. La vuelta tuvo que ser caminando mucho tramo hasta tomar el vaporetto, nos gustó recorrer las calles, pero Manolo se agotó y le costó mucho llegar, ya temíamos que saliera el último, pero lo conseguimos.

 

Domingo 21 de Julio: Visitamos las islas del Norte: San Michele con el cementerio donde encontramos las tumbas e Stravinsky y de Diaghilev. Murano con la fábrica y museo del vidrio y Burano donde hay varias tiendas de encajes.

 

Lunes 22 de Julio: Salimos en dirección a Trieste. Damos una vuelta por la ciudad y escribimos unas postales.

Pasamos a Eslovenia, en la frontera nos piden todo tipo de documentación y nos hacen todo tipo de preguntas.

Al cruzar la frontera comienza una gran tormenta de viento y aguacero. Enseguida vimos pancartas anunciando la Gruta de Postojnska Jama. Al paso por alguna población tuvimos que vadear por zonas anegadas, afortunadamente pudimos continuar despacio y con un poco de miedo.

 

Llegamos a la gruta, nos hacen un recorrido impresionante en tren y a pié por las inmensas galerías plagadas de estalactitas, estalagmitas, columnas, velos, espaguetinis, corales, todo de formación cárstica. Una visita inolvidable.

 

Continuamos hasta Lubiana, tras cenar dimos una vuelta nocturna, vimos el Tromostovje di Plenk que es un triple puente, el Ponte del Draght (dragones), la Kongresni Trg (plaza del Congreso), la Filarmónica, la iglesia y la columna de la Trinidad, el palacio Kazina. La PresernovTrg, con el monumento al poeta y la Vodnikov Trg, con el Mercado de Plecnik.

Dormimos en el Hotel Turist.

 

Martes 23 de Julio: Visitamos el castillo donde compramos algunos regalos y continuamos viaje hasta Zagreb. Allí nos alojamos en hotel Ilica y tomamos el funicular para ir a la zona de Kaptul y Gradec, con la iglesia de Sv Marko, los museos, el Katerinita Vrata (túnel tenebroso con capilla y lapiditas de agradecimiento “Hvalati”, a modo de exvotos, pasamos junto a la catedral. Y vuelta en autobús al hotel.

 

Miércoles 24 de Julio: Visitamos la zona de Donji Grao. Vemos el museo Minara, con la colección de arte y arqueología. Conservo la entrada con imágenes de esculturas, monedas, pinturas y cerámicas.

Vemos el Hrvatsko Narcono Kazaliste, (Teatro) con la escultura “La fuente de la vida” de Ivan Mestrovic.

Llegamos hasta la estación de ferrocarril, con la plaza Tomislavov, donde hay una escultura ecuestre y el Umjetnichi Paviljon (Pabellón de Arte). Volvimos hasta la plaza Jelacica y visitamos por dentro la catedral.

 

En la plaza hay una exposición antimilitarista con viñetas humorísticas sobre la guerra, incluye música y discursos por megafonía. Tomamos un tranvía hasta Dubec y por el camino vamos admirando toda la parte este de la ciudad. Volvemos hasta el hotel. Ha empezado a llover. Salimos a cenar.

 

Jueves 25 de Julio: Salimos de Zagreb rumbo a Hungría. Paramos en la frontera para escribir y enviar postales. Continuamos hasta el lago Balatón. Paramos en Keszthely para ver el lago y comer.Llegamos a Timany donde vemos la basílica y tomamos el barco que cruza el lago. Desde la otra orilla seguimos hasta Budapest y nos alojamos en el Hotel Art, de la cadena Best Western. Bajamos a cenar al Képiro Étterem Restaurant.

 

Viernes 26 de Julio: Me levanté a las 7:00 para aprovechar el gimnasio del hotel. Tras el desayuno salimos a visitar Budapest, compramos en el metro un bonotransporte para un día. Vamos al castillo de Buda, vemos los museos de arte contemporáneo y de arte húngaro. Vemos los puentes, atravesamos la isla Margarita, pasamos por el Parlamento, la Ópera. Volvemos a cenar y dormir.

 

Sábado 27 de Julio: Partimos hacia Bratislava, pasando por Szentendre donde damos una vuelta y hacemos unas compras (caja secreta que regalé a mi madre, sombrero, cesta de cerámica y vino). Continuamos hasta Visegrad donde vemos el Palacio del siglo XV convertido en un museo de cera temático medieval. Seguimos a Esztergom con su basílica gigante y llegamos a Bratislava. Hotel Junior.

 

Recuerdo que Manolo se había hecho año en un pié en el museo de Buda y le dolía mucho, así que fuimos al hospital. Era feo, de aspecto cochambroso, por dentro grandes espacios, anchos y muy largos pasillos por donde nos condujo un enfermero con cara muy seria, sin hablar y caminando demasiado rápido para la dolencia del pié. En la sala de curas le hicieron una radiografía y se lo vendaron. Le aconsejaron reposo absoluto.

 

Domingo 28 de Julio: Por supuesto no nos quedamos reposando sino que visitamos Bratislava, la zona peatonal con algunas plazas, edificios e iglesias. Al volver a donde habíamos aparcado el coche un policía nos obliga a pagarle una multa de 1500 coronas, ya que al parecer estaba prohibido a pesar de que era día festivo.

Seguimos viaje hacia la República Checa. Paramos en Brno y visitamos la ciudad con edificios modernistas y algunas iglesias.

Llegamos a Olomuc. Al entrar en la ciudad otro policía nos obliga a pagarle 500 coronas por entrar en una calle que estaba señalizada como zona peatonal, pero no como circulación prohibida a vehículos. Visitamos la ciudad con una gran plaza con fuentes, el ayuntamiento con el reloj, la catedral.

Vemos mucha policía patrullando a la caza del turista, en el hotel coincidimos con unas chicas españolas quejándose de que también las habían multado en Bratislava y Olomuc.

 

Lunes 29 de Julio: Salimos hacia Kutna Hora, tardamos una hora más de lo necesario ya que nos equivocamos varias veces. Visitamos la corte italiana, la catedral de santa Bárbara, San Jacobo y el Osario, nos llaman la atención las esculturas realizadas con los huesos. Compramos en un anticuario unos grabados y un metro de ferrocarril. Continuamos hasta Praga. Hotel Ariston. Compramos un pase para viajar en todos los transportes públicos durante 3 días.

 

Martes 30 de Julio: Subimos al castillo y visitamos la catedral subiéndonos a la torre con vistas de todo Praga, vemos el Palacio Real, la Basílica de S, Jorge, la Torre de la Pólvora, el Golden Lane con casas medievales.

Por la tarde asistimos a un concierto de cuerdas en la basílica de S. Jorge a cargo de la Prague String Soloists Chamber Ensemble, con música de Vivaldi, Mozart, Beethoven, Bach y Dvorak.

Vemos la iglesia de S. Nicolás, damos un paseo por la Stare Mesto, recorriendo el puente de Carlos y las calles con edificios modernistas hasta la plaza Staromestské con el monumento a Jan Hus, el reloj astronómico, la iglesia de Tyn, y caminamos hasta el ayuntamiento nuevo Art Decó.

 

Miércoles 31 de Julio: Museo de arte moderno. Vuelta por la ciudad, zona de Josefat (barrio judío) con sus sinagogas. Buscamos Legarná y cenamos en un restaurante checo del que conservo un posavasos muy turístico que representa un mapamundi.

 

Jueves 1 de Agosto: Salimos dirección Alemania, paramos en la frontera para hacer unas compras y acabarnos las coronas. Llegamos a Heilbronn donde cenamos y dormimos en el hotel Arcade.

 

Viernes 2 de Agosto: Atravesamos Alemania y Suiza llegando a Francia para dormir en el Hotel Campanile de Grenoble. A lo largo de estos años hemos dormido en numerosas ocasiones en los hoteles de la cadena Campanile, siempre que viajábamos por Francia, son aparthoteles muy asequibles, siempre están en las inmediaciones de las autopistas, dan una cena con un primero de buffet muy variado y copioso y un segundo a la carta. Atienden muy acogedoramente. Desde uno se puede ir reservando el siguiente.

 

Sábado 3 de Agosto: Viajamos hasta el Campanile de Toulouse.

 

Domingo 4 de Agosto: Llegamos a Madrid.

 

Casi todo el camino hemos vuelto lloviendo, (y a demasiada velocidad por las autopistas). Al día siguiente o a los dos días de llegar vemos en las noticias de televisión que Praga se ha inundado y se han deteriorado muchos de sus bellos edificios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: