TATUAJE

TATUAJE

 

Era otras de las canciones favoritas de Manolo, que recordaba de escuchar cantar a su madre.

 

En el videoclip canta Pedro Almodovar interpretando junto a Marisa Paredes y Chus Lampreave, :

Fue popularizada por Concha Piquer y su autoría es de León y Quiroga.

Antonio Quintero, Rafael de León y Manuel Quiroga. fueron un trío de compositores españoles, poetas y músicos, reconocidos por su autoría conjunta de muchas canciones populares en el género de la copla.

Al componer, Quintero escribía los sainetes de los espectáculos que estrenaban, y coordinaba la parte teatral con las canciones, en las que también colaboraba con Rafael de León, aunque la responsabilidad de las letras recaía generalmente en Rafael de León, y la música era parte exclusiva de Quiroga. Compusieron entre otras, las siguientes canciones, muchas de ellas entre las de mayor recaudación y popularidad en España entre 1940 y 1965:

  • 1941 Tatuaje. Rafael de León y Manuel Quiroga.

Pero a Manolo le gustaban especialmente las versiones menos tradicionales tales como la de Pedro Almodóvar en el cortometraje “Tatuaje”de Gregori Baquet (1999) y la de Ana Belén dentro del álbum colectivo homónimo editado también en 1999.

Nos gustaba relacionar las imágenes de la canción con simbología de afectividad y erotismo.

El tema de los marineros nos recordaba siempre a Mario Cesariny quien los trató, nos habló profusamente y cariñosamente de ellos y los pintó como motivo erótico en numerosos cuadros.

El faro lo interpretábamos como símbolo fálico (y el “beso de plata” lo traducíamos por la eyaculación).

A Manolo, además, la descripción del marinero : “era hermoso y rubio como la cerveza”, “era gallardo y altanero y era más rubio que la miel”, le traía a la mente la imagen de Aranda.

 

TATUAJE


Él vino en un barco, de nombre extranjero.
Lo encontré el puerto un anochecer,
cuando el blanco faro sobre los veleros
su beso de plata dejaba caer.


Era hermoso y rubio como la cerveza,
el pecho tatuado con un corazón,
en su voz amarga, había la tristeza
doliente y cansada del acordeón.

Y ante dos copas de aguardiente
sobre el manchado mostrador,
él fue contándome entre dientes
la vieja historia de su amor:


Mira mi brazo tatuado
con este nombre de mujer,
es el recuerdo del pasado
que nunca más ha de volver.

Ella me quiso y me ha olvidado,
en cambio, yo, no la olvidé
y para siempre voy marcado
con este nombre de mujer.

Él se fue una tarde, con rumbo ignorado,
en el mismo barco que lo trajo a mí
pero entre mis labios, se dejó olvidado,
un beso de amante, que yo le pedí.


Errante lo busco por todos los puertos,
a los marineros pregunto por él,
y nadie me dice, si esta vivo o muerto
y sigo en mi duda buscándolo fiel.

Y voy sangrando lentamente
de mostrador en mostrador,
ante una copa de aguardiente
donde se ahoga mi dolor.


Escúchame marinero,
y dime que sabes de él,
era gallardo y altanero,
y era más rubio que la miel

Mira su nombre de extranjero
escrito aquí, sobre mi piel.
Si te lo encuentras marinero
dile que yo, muero por él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: