RAÚL PEREZ

RAÚL PEREZ

 

“Nació en 1944 en Minho.

En 1972 realiza la primera exposición individual. Invitado por Cruzeiro Seixas, en la Galería Sao Mamede, de Lisboa.

Desde 1973 participa en exposiciones colectivas del Movimiento Internacional Phases.

En 1977 expone en Ámsterdam con el inglés Philip West, el holandes Rik Lina y el portugués Cruzeiro Seixas.

Realizó cadavres- esquís con Cruzeiro Seixas.

Meticulosamente elaborada, su pintura crea una imaginería organicista y contagiante de seres híbridos, de contornos blandos y ondulantes, en áridas arquitecturas y crepusculares ambientes metafísicos.”

 

(Del catálogo de la exposición “O surrealismo abrangente, colección particular de Cruzeiro Seixas”, editado en 2004 por la Fundaçao Cupertino de Miranda, traducción g.bruno 08)

 

Al igual que otros de nuestros amigos, primero fue conocido por Aranda a través de su amistad con Seixas y West. No sé si Manolo lo conocía personalmente antes de convivir conmigo.

 

Tampoco recuerdo el momento en que lo conocí. Supongo que en alguno de los muchos viajes que hicimos a Lisboa para visitar a Seixas y Cesariny, Manolo quedaría con él y me lo presentaría. De hecho hemos coincidido en varias ocasiones con que estaba exponiendo en alguna galería, habitualmente en Sao Mamede.

 

Recuerdo que en al menos una ocasión estuvimos comiendo en su casa con su mujer y con Seixas, nos mostró una serie de pinturas que estaba realizando y nos quedamos enganchados a su obra. Por la casa tenía varios meteoritos que podía utilizar como fuente de inspiración para sus paisajes.

Nos regaló un cuadro que tenemos en casa.

En otras ocasiones en que hemos estado en sus diversos talleres a lo largo de los años siempre ha sido muy generoso y nos ha ido regalado obras, especialmente serigrafías que nos dedicaba con mucha delicadeza con una letra caligráfica muy hermosa, ilustrando las dedicatorias con pequeños dibujos improvisados y característicos. Pequeños textos que completan poéticamente la obra.

 

Siempre nos llamó mucho la atención el nombre de su calle: “Campo dos Mártires da Patria”. Como antimilitaristas que nos considerábamos Manolo y yo, y que considerábamos a todos nuestros amigos del movimiento surrealista, nos parecía de lo más políticamente incorrecto vivir en una calle con un nombre a la vez de militarista y rimbombante y, por otro lado poético en su calidad de verso completo con diversas aliteraciones y ritmo interno. Vamos que suena muy bien y sobre todo en portugués. Elucubraciones nuestras que me gusta recordar.

 

Recuerdo que, hace unos años, estuvo en Madrid con una amiga para asistir a Estampa, una feria de arte gráfico y sobre papel en la Casa de Campo. Les acompañamos y allí compré una  colección de postales con fotografías de Picasso. Más tarde partiendo de estas postales elaboré una serie de obras ensamblajes y pinturas que expuse en mi Taller de Lunas, con el título “Juegos de la Memoria”.

 

Le admiramos. Espero que sigamos siendo buenos amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: