25 DE SEPTIEMBRE DE 2008

Jueves 25 de Septiembre de 2008

 

Ayer falleció Eduardo Tomé, era un gran amigo de Manolo y mío.

Me gustaría recordar algunos detalles de nuestra amistad.

Eduardo ayudaba a Artur en las tareas administrativas y le organizaba las exposiciones, los viajes, los traslados cuando cambió de vivienda, y por supuesto era su fotógrafo particular.

A nosotros siempre nos ha mostrado cariño y nos ha colmado de atenciones.

 

Recuerdo el encuentro poético en casa de sus suegros. Era abril de 1996 y  nos habíamos reunido un montón de amigos y personalidades de la cultura portuguesa para la presentación del libro de poemas y collages “Claridade dada pelo tempo” de Mario Henrique Leiria que Juan Carlos Valera había editado en su colección” Menú, Cuadernos de Poesía”.

Tengo documentado con fotos este encuentro, las firmas de los ejemplares por parte de Juan Carlos y Artur Cruzeiro, fotos en las que aparecemos Manolo, Eduardo y yo, entre otros amigos. La lectura de poemas por parte de Juan Carlos y mía, yo leí un poema de mi libro “Aduar gitano”, titulado “Serpientes del heno y el incienso”, escogí este poema porque su ritmo repetitivo que consideré de fácil comprensión para el auditorio portugués. Creo que fue la primera y una de los pocas veces que he recitado en público.

Este libro fue expuesto junto con los de Mario Henrique Leiria.

Lena nos había preparado un aperitivo y entre otras delicias recuerdo especialmente los “Peiçinhos da horta”, me gustaron tanto que le pedí la fórmula y después los he cocinado muchas veces.

 

En otra de las numerosas visitas a Lisboa que hemos realizado en estos años, pero de las pocas que hemos viajado en avión, ya que solíamos ir conduciendo;  Eduardo nos sorprendió cuando llegamos al aeropuerto. Salíamos pensando en buscar alguna indicación que anunciara la parada de taxis, y allí estaba él esperándonos para llevarnos en su coche al hotel.

 

La mayoría de las veces nos cedía su apartamento con garaje en pleno centro de Lisboa, acogedor, decorado con objetos que me recordaban el “museo agrícola” de Úbeda, pero incluyendo detalles etnográficos principalmente japoneses, siempre con la despensa preparada para poder desayunar e incluso cenar. Siempre nos concertaba las entrevistas con Artur y se ofrecía a llevarnos en su coche.

 

Lena y Eduardo han estado en varias ocasiones en Madrid, en Carlos III. La última vez fue el 14 de abril de 2007, en la exposición “Juegos de la Memoria”  que yo organicé en mi taller y que incluía un recital colectivo en Carlos III a donde vinimos caminando para tomar unos aperitivos y recitar poemas de grandes poetas españoles y portugueses, que yo había manuscrito. Ambos recitaron poemas de nuestros amigos de Lisboa Mario y Artur. Cuando Manolo estaba recitando Eduardo me indicó que me colocara junto a él para hacernos una foto.

 

También recuerdo un viaje a Cuenca del cual Manolo guardaba fotos ampliadas y reproducciones de la impresora del ordenador en la carpeta “Pedrito” junto a los poemas que le regalé durante todos estos años.

 

Cuando estuvimos en el viaje a Nueva York, perdimos todas las fotos de la cámara digital que habíamos estrenado, Eduardo nos ayudó a recuperar algunas.

 

La última vez que lo ví fue en la inauguración de la exposición “O Figura, homenagem informal a Cruzeiro Seixas”, el 8 de Septiembre de 2007, en la sala de exposiciones de la Câmara Municipal de Amadora, localidad de nacimiento de Artur. Fue una exposición colectiva donde yo exponía un par de obras, y Eduardo también expuso una simpática foto de Artur subido en el capó de su coche. En el catálogo, además de las obras expuestas, puede verse una foto que hizo Eduardo a la casa de Artur en Rua da Rosa, donde aparece otra obra mía colgada de la pared.

En una ocasión regalé a Eduardo una obra que representaba un retrato suyo, estuvo también mucho tiempo colgado de esta pared y Eduardo se enorgullecía de haber escogido él el llamativo marco de terciopelo rojo.

 

Podría seguir recordando muchos pequeños e inolvidables detalles. Pero quiero agradecerle sobre todo el apoyo que le prestó a Manolo durante toda su enfermedad. Quiero reproducir aquí un extracto de uno de sus mails que he incluido como parte del homenaje del 27 de septiembre a Manolo:

 

“FUSETA (Extracto)

 

Querido Manolo:

Estamos pasando estos tres días de semana santa en el Algarbe, en la casa de Fuseta, rodeados de españoles por todas partes, especialmente de la vecina Andalucía. El tiempo está siendo agradable, con sol, aunque un poco fresco por la noche.

Hace poco estuve hablando con Lena de ti y de la eventual posibilidad de darnos un rápido salto a Madrid para visitarte. Claro que dependerá de muchos factores, entre otros de tus condiciones.

Quedamos inmensamente satisfechos de saberte en casa, es una buena señal. Vas a entrar en una fase de quimioterapia, adaptada a tus particularidades, pero dura y agresiva, con el normal caudal de complicaciones que conlleva. Tu única arma será la voluntad férrea de vencer, concentrando tus pensamientos en el futuro, planeando cosas y proyectos para cuando sobrepases este mal momento.

Claro que tendrás momentos de desánimo, que tendrás que sobrepasar con mucho querer.

Hice ocho violentísimos ciclos, entre la vida y la muerte y en los peores momentos, en que mi cuerpo era un harapo, siempre encontré en mí una fuerza sobrenatural de resistencia. Estoy perfectamente convencido, si no fuera por esa voluntad enorme de vivir ya no estará aquí.

Tus palabras muestran mucho coraje, estamos esperanzados de que conseguirás sobrepasar esta enorme prueba. Contará siempre con todo muestro apoyo, en todo lo que esté a nuestro alcance.

Un enorme abrazo para ti y para Pedro.

Eduardo.

 

Domingo 23 de marzo de 2008.”

(Traducción/versión g.bruno)

 

Para Manolo, Eduardo fue siempre el ejemplo de que se podía vencer a la enfermedad.

Le recordaré siempre.

g.bruno 08

 

 

 

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    PEDRO TOMÉ said,

    Hola Pedrito

    Muchas Gracias por tus queridas palabras sobre mi padre.

    Gustariamos de incluir en tu blog este breve poema, dedicado a nuestro querido Manolo y a Eduardo.
    Esto es de una poeta portuguesa, Olga Gonçalves, de el livro “20 Anos Da Colecção Círculo de Poesia”.
    “Como a palavra nua
    que partiu sem regresso
    a angústia voltou

    Nós estaremos lá onde o silêncio fecha
    os olhos moribundos nós estaremos
    lá à porta do silêncio.

    O sol desmanchará o corpo das sombras
    as pedras serão relógios os lugares voltarão
    a ser grandes lugares.

    E as lágrimas sem tempo e as lágrimas
    traçadas perderão formas definitivas

    nós estaremos lá.”
    Hasta siempre, queridos amigos.
    Un fuerte abrazo para ti.

    Helena, Pedro y Ana


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: