1960 FABULOSO CEREBRO ELECTRÓNICO EN MADRID

“YA” 27 DE OCTUBRE DE 1960- MADRID

 

FABULOSO CEREBRO ELECTRÓNICO EN MADRID

 

Solo hay contados ejemplares en el mundo –En un segundo puede realizar doce mil sumas o sustracciones y mil multiplicaciones o divisiones. – Realiza en diez minutos lo que la mejor máquina calculadora tardaría en hacer ochenta horas. No hay posibilidad de error. Si recibe órdenes contradictorias, se para.

 

Se está terminando la instalación en Madrid, en el laboratorios de la Junta de Energía Nuclear, del “Univac- Solid- State”, un fabuloso cerebro electrónico de los que hay contados ejemplares en el mundo y, desde luego, sin precedentes en nuestro país.

Ya se realizan pruebas experimentales bajo el control del doctor Ortiz, del doctor Iglesia y de Mr. Harrison, un joven ingeniero inglés que vino con la máquina para dirigir su complejísima instalación, que ha hecho precisa la habilitación de salas especiales.

 

VELOCIDADES INCONCEBIBLES

El “Univac” es una portentosa creación de la Física moderna.

Algunas de sus características fundamentales dan idea de lo que decimos. En un segundo puede realizar las siguientes operaciones:

Doce mil adiciones.

Doce mil sustracciones.

Mil multiplicaciones.

Mil divisiones.

Opera, pues, a velocidades increíbles. Por ejemplo, el trabajo que una máquina eléctrica calculadora tardaría ochenta horas en realizar, lo resuelve el “Univac” en diez minutos. En cuanto a su equivalencia en trabajo de seres humanos, resulta imposible establecerla.

 

PROCESO MUY SENCILLO

El manejo del “Univac” es, por otra parte, muy sencillo. Tanto, que puede ser atendido por personal no especializado. Únicamente en el planteamiento del trabajo que haya que realizar o programa se requiere la intervención del hombre de ciencia. El resto es una cuestión puramente mecánica.

El programa se transcribe, mediante perforaciones, a unas fichas, que después pasan a la unidad relectura y perforación, y de ella al cerebro electrónico propiamente dicho, cuyo tambor registra magnéticamente los datos, elaborándolos y devolviendo los resultados a la unidad de lectura. Después otra unidad traduce las fichas a números comunes, con lo que la operación queda concluida.

La máquina puede resolver 150 fichas en un minuto. El tambor, que desarrolla más de diecisiete mil revoluciones por minuto, tiene una capacidad para cinco mil palabras, es decir, cincuenta mil números y cinco mil signos, puesto que lo que la electrónica llama “palabra” es una serie de diez números y un signo.

 

EL “CORAZÓN” DE LA MÁQUINA

El “Univac” puede hacer uso de dos mil doscientos circuitos impresos, cada uno de los cuales es portador de tres ferractores.

Al ferractor le llaman los técnicos el “corazón” de la máquina, porque es la unidad que puede considerarse fundamental. Consiste en un anillo ferromagnético con bobinas, que trabaja en frío, sin perdida de calor, siendo su duración ilimitada. El ferractor es un elemento pequeñísimo, no más grande que la cabeza de una cerilla.

 

 

QUINCE MILLONES DE PESETAS

Con este nuevo cerebro electrónico, la Junta de Energía Nuclear podrá abordar problemas e investigaciones que de otra manera serían insolubles, aparte de que harían necesaria la colaboración de centenares de expertos.

En el “Univac” no existe posibilidad de error. Únicamente si hay error humano en el planteamiento del programa, puede ocurrir que la máquina opere sobre datos falsos y arroje un resultado de acuerdo con tales datos. Pero el error jamás se producirá en la máquina. Más aún: cuando recibe órdenes contradictorias, se detiene.

En principio, este cerebro electrónico se aplicará al cálculo de reactores nucleares, pero nos dicen que tendrá ilimitadas aplicaciones, y que incluso otros centros de investigación ajenos a la Junta de Energía Nuclear podrán tener acceso al mismo.

Por último, un dato curioso: el “Univac” ha costado 248.000 dólares, que suponen la bonita cifra de casi quince millones de pesetas.

 

Vicente Fierro (Una exclusiva nacional de la agencia As-Press. Prohibida su reproducción)

 

Piés de foto:

v     Los circuitos impresos dispuestos en batería. El señor Harrison extrae uno.

v     La ficha pasa a una especie de máquina de escribir para recibir el programa.

v     A un gran pliego de papel pasan los resultados, traducidos en números corrientes.

(Fotos As- Press)

Foto destacada en página central del periódico:

Título: DOCE MIL SUMAS POR SEGUNDO

Pié: Esta serie de aparentes armarios metálicos forman el cerebro electrónico inaugurado ayer en el Centro de Energía Nuclear de la Ciudad Universitaria. En un segundo realiza doce mil sumas, cerca de diez mil multiplicaciones, más de dos mil divisiones. En el acto inaugural se realizaron diversas pruebas. Una de ella fue la de dar al cerebro electrónico para su realización, un sistema de ecuaciones lineales de seis ecuaciones con seis incógnitas. Utilizando las máquinas calculadoras de mesa se tardaría veinte horas en hacer las operaciones. El cerebro electrónico las realizó en sólo tres minutos. (Foto Santos Yubero).

En esta última foto aparece Manolo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: