1996-2 SILENCIO EN MANUEL

SILENCIO EN MANUEL

(La caída de Ícaro)

 

 

 

Silencio en tu coraza con laminillas de acero imbricadas.

Intenso redolor sordo y oro líquido en tus labios,

lañas que abrazan tu propio pecho vidriado

entre la silente noche y la luz de sal hastiada.

No laves la Luna chafarrinada en tu rostro de estaño.

Come de mis manos la cera que exudan al Sol mis alas,

inocuo amanecer de lactíneas y cobrizas palabras

orna tu sueño con un abrir de ojos sosegado.

 

 

 

Espera que mi beso de suero conduzca tu mudo paseo,

no ciegues tu avanzar que será vano rastreo.

 

 

 

Mostea mi palma cual imbornal invierno,

agujero de desagüe en mi buque que destila

nieve cálida sobre tus velas de incienso,

untura que ablanda tu ánimo con mercurial ungüento.

Estribos que de tu cuerpo en los márgenes estriban.

Lacónico corazón con clavos de silencio.

 

 

g.bruno 96

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: